Cada cuánto se cambia la correa de distribución

Cada cuánto se cambia la correa de distribución

No importa si su coche es diésel o gasolina, ya que, casi seguro, su motor tendrá correa de distribución. Sepa o no lo que es, la correa es un elemento que se desgasta y debe ser sustituida siguiendo los plazos estipulados. De no hacerlo, el motor de su coche podría sufrir una avería importante. Pero, ¿cada cuánto tiempo se cambia la correa de distribución?

En este artículo, le explicamos todo lo que debe saber sobre la correa de distribución de su vehículo, pues este sencillo componente se encarga de que todas las piezas del motor funcionen con la sincronización adecuada. ¡Vamos allá!

Todo lo que debes saber sobre la correa de distribución

¿Qué es la correa de distribución?

La correa de distribución es un elemento imprescindible para el funcionamiento óptimo de cualquier motor de combustión, ya sea diésel o gasolina. Esta correa, a través de un conjunto de poleas y tensores, conecta el cigüeñal del motor con los árboles de levas, cuya función es regular la apertura y cierre de las válvulas de admisión y escape.

Por su parte, estas válvulas son las que permiten que entren en el motor el combustible y el aire, expulsando los gases de escape fuera del vehículo. Dicho de otro modo, esta correa se encarga de que todos los elementos mecánicos del motor de combustión funcionen de manera acompasada.

Cómo saber si el motor de mi coche lleva correa de distribución o cadena

Algunos motores tienen distribución por cadena, que debería durar durante toda la vida del vehículo. La forma más sencilla de saber cómo funciona el motor de nuestro coche es consultar el manual de usuario. En él se detallará si usa correa de distribución además de sus intervalos de mantenimiento.

 Se pueden diferenciar tres tipos de distribución según el vehículo: 

  • Distribución por engranaje. Este tipo es el menos utilizado a pesar de que tiene la ventaja de que no requiere de ningún mantenimiento.
  • Distribución por cadena. Con este sistema de distribución por cadena metálica no será necesario realizar una sustitución, aunque puede cambiarse a partir de los 350.000 km para nuestra tranquilidad.
  • Distribución por correa dentada. Este es el sistema de distribución más común, pero requiere de un seguimiento y mantenimiento para evitar su rotura y averías más graves.
Cómo saber si el motor de mi coche lleva correa de distribución o cadena

¿Cada cuántos kilómetros se cambia la correa de distribución?

Con el paso del tiempo, es inevitable que la correa de distribución se desgaste, sobre todo si se trata de una correa dentada. La velocidad de giro es muy alta y está sometida a un rozamiento constante, por no hablar de las altas temperaturas a las que está expuesta.

Las correas de distribución soportan distintos esfuerzos según el vehículo, por ello su diseño puede variar de un modelo a otro. Hace algunos años era común que las correas de distribución tuvieran que cambiarse en intervalos inferiores a los 90.000 km. Sin embargo, hoy en día el intervalo de cambio recomendado oscila entre los 100.000 y los 120.000 km.

Por lo tanto, tendrá que consultar el manual de su coche para saber cuál es el intervalo de mantenimiento de su correa de distribución, que incluso puede ser diferente entre motores del mismo modelo. Además, las correas de distribución pierden propiedades y flexibilidad con los años.

Aunque no se haya alcanzado el límite de kilómetros, por regla general debe sustituirse la correa de distribución a los 10 años de uso. De modo que no olvide consultar los intervalos de mantenimiento de la correa de distribución de su coche. Si tiene dudas, siempre puede acudir a un taller especializado.

Intervalos de mantenimiento de la correa de distribución de su coche

También es recomendable inspeccionar cada cierto tiempo la correa de distribución para asegurarnos de que tenga la tensión adecuada y no esté muy desgastada. Tenga en cuenta que si somete su coche a esfuerzos elevados y constantes, por ejemplo si es repartidor o taxista, la correa de distribución podría sufrir un desgaste prematuro. En estos casos, recomendamos adelantar su reemplazo.

Las correas bañadas en aceite

Este tipo de correas van en el interior del motor, selladas mediante una tapa hermética metálica. Tienen la ventaja de que el propio aceite del motor las lubrica, además están fabricadas con materiales reforzados para soportar las altas temperaturas del aceite y sus vapores.

Como consecuencia, estas correas tienen un intervalo de mantenimiento muy superior al de las correas de distribución secas, pudiendo incluso superar los 200.000 km. En contraposición, su sustitución es bastante más compleja y más cara.

Y es que, debido a su ubicación en el interior del motor, cambiarlas es mucho más complicado que cambiar una correa común. La mano de obra es mayor debido a que tendrán que abrir el motor, previa desconexión de algunos componentes auxiliares del mismo. Pero tranquilo, es una operación que los talleres hacen a menudo y no debería preocuparle.

Averías del motor si no cambia la correa de distribución

Si no se cambia la correa de distribución puede quedarse sin motor. Piense que si deja que la correa de distribución se desgaste acabará rompiéndose y, cuando esto ocurre, se pierde la sincronía entre pistones y válvulas.

Dicho de otro modo, si la correa de distribución se parte y el pistón pierde su sincronía con las válvulas, acabará impactando contra ellas en cuestión de milisegundos. La velocidad del pistón de un motor es de decenas de metros por segundo, así que cuando el pistón impacta con las válvulas del motor las dobla, además de causar daños en su superficie y la culata.

Es una avería catastrófica y la reparación asciende a miles de euros, pues suele implicar la instalación de un motor nuevo.

Síntomas correa de distribución gastada

Algunos síntomas o indicadores podrían ayudarle a saber si la correa de distribución está desgastada. Para ello, debe prestarle atención a si el tubo de escape expulsa humo en exceso, si el kilometraje del vehículo es excesivo, arranca con dificultad, si el motor vibra o el automóvil tiembla durante la conducción.

Asimismo, si abre el capó y observa que hay grietas, sequedad en la goma, deformidad en los dientes de la correa de distribución o falta de tensión, es importante acudir al mecánico para realizar el cambio antes de que acabe rompiéndose.

¿Cuánto cuesta cambiar la correa de distribución?

Cambiar la correa de distribución antes de que se rompa no es un procedimiento complicado ni caro. A pesar de que cada coche es un mundo, en motores delanteros transversales de acceso más o menos sencillo, es una operación que costará menos de 500 euros en cualquier taller. Aunque en algunos vehículos esta operación puede implicar desmontar medio frontal, medio motor o incluso sacar todo el motor del coche.

[Total: 0   Promedio: 0/5]