Cojinete de biela: funciones, mantenimiento, síntomas

Cojinete de biela: funciones, mantenimiento, síntomas

El cojinete de biela realiza varias funciones distintas en un vehículo. Por ejemplo, proporciona una superficie de resbalamiento cuando arrancamos el vehículo y la película que ha formado el lubricante es todavía fina. Pero esta no es la única función que realizan, como veremos más adelante.

Sin embargo, con el uso y el paso del tiempo, el cojinete de biela puede estropearse, principalmente porque se ensucia con partículas extrañas. Si esto ocurre, puede que tengamos que sustituirlo. Una de las cuestiones cuya respuesta debemos saber es ¿cuándo debería cambiarse el cojinete de biela?

Si está escuchando un ruido metálico al mismo accionar la llave de contacto de su coche, este puede ser uno de los síntomas de casquillos de biela mal. En esta publicación encontrará respuestas a distintas cuestiones relacionadas con este componente e información relevante sobre el mismo. ¡Empecemos!

¿Qué es el cojinete o casquillo de biela?

Cojinete de biela función

Los cojinetes son unos elementos del motor que protegen y permiten el libre giro de las piezas. Por ejemplo, permiten que la biela pueda girar en el cigüeñal con libertad, a la vez que posibilita la rotación del cigüeñal sobre el bloque motor con una resistencia mínima.

El cojinete o casquillo es, por lo tanto, un componente básico del motor. El material del que están hechos los cojinetes de biela es un respaldo hecho de acero, un módulo elástico para el asiento y varias capas antifricción. Estas capas van superpuestas y se caracterizan por su gran resistencia.

Además, se pueden encontrar otras tantas combinaciones de distintos metales de biela, aleaciones y medidas de un cojinete de biela. Por ejemplo, bimetálicos, con capas de aluminio superpuestas sobre el acero. Trimetálicos, que llevan aleaciones de tres metales, como cobre, plomo y acero, etcétera.

Causas de avería del cojinete de biela

Cojinete de biela desgastado

Los casquillos de biela pueden durar mucho si se realiza el mantenimiento adecuado del motor. Proporcionarle una lubricación adecuada para disminuir el rozamiento es algo básico. Si se produce un problema con los cojinetes de biela, algunas posibles causas pueden ser estas:

  • ! Montaje. Un montaje indebido, por una limpieza insuficiente de los distintos componentes del motor cuando los estamos montando, puede provocar que entre suciedad en el bloque del motor. De este montaje sucio pueden derivarse muchos problemas. Por ejemplo, se pueden formar sedimentos en el bloque motor por las partículas metálicas o por los materiales de limpieza.
  • ! Juntas del motor dañadas. Si las juntas se han sometido a un gran esfuerzo o han sufrido daño durante el proceso de montaje, pueden permitir que entre la suciedad y que ensucie los componentes del motor. Estos puede provocar distintos problemas de funcionamiento.
  • ! Lubricación insuficiente. Se deben respetar los intervalos de mantenimiento y de lubricación. Si se exceden estos intervalos o se descuida el cambio de componentes como los filtros de aceite, esto puede provocar problemas y que se acumule suciedad en el aceite lubricante.
  • ! Cavitación. Las partículas desprendidas de los materiales de los que está hecho el cojinete pueden pasar al aceite. El aceite las arrastra y estas se pueden depositar e incrustar en el propio cojinete provocando daños, o en otros componentes del motor.
  • ! Gripado. Las partículas de los componentes del motor deteriorados, como los semicojinetes o los pistones, van depositando pequeñas partículas dentro del circuito del lubricación. Este problema afecta a muchos componentes del motor.
  • ! Daños por el uso. Los distintos elementos del motor pueden sufrir desgaste y rotura, de manera que los materiales de residuo resultantes pasan al aceite y, junto con él, pueden llegar dentro del cojinete dañándolo.

Como puede observar, un cojinete de biela desgastado se producen en muchos casos por la entrada de partículas extrañas, por un mantenimiento inadecuado, por un aceite lubricante contaminado y por una lubricación deficiente. La suciedad puede incrustarse y pueden producirse estrías.

Las estrías son marcas de cierta profundidad, como rayas, que se producen en el mismo sentido en el que se produce el deslizamiento. Aparecen acompañadas de deformaciones en los bordes del material. Este es un problema serio, aunque no crítico. Veamos a continuación, qué hacer si se ha dañado.

Cómo y cuándo reparar o cambiar un casquillo de biela en mal estado

Aunque se hayan formado estrías o tenga partículas incrustadas, es posible seguir utilizando los cojinetes de biela. Aunque esta no es una afirmación definitiva, porque los daños pueden ser muy graves, por la deformación del material, en cuyo caso tendríamos que sustituir el cojinete de biela.

Si los daños no son tan graves, se puede tratar de reparar el cojinete de la biela. Si quiere reparar un cojinete de biela, el proceso puede ser complicado, por lo que suponemos que cuenta con experiencia en reparaciones de este tipo. De no ser así, será recomendable acudir al taller para que lo hagan.

En cualquier caso, si no se soluciona la causa por la que el cojinete se ha deteriorado, el problema se producirá de nuevo. Para prevenir y solucionar la causa , así como para procurarle un mantenimiento efectivo al vehículo por nuestra cuenta en este sentido, debemos prestarle atención a esto:

  • i Limpiar los componentes. Se deben limpiar bien los orificios del aceite en la caja y el árbol. También hay que limpiar los conductos de aceite de los otros componentes anexos. No deben quedar partículas extrañas ni virutas en absoluto.
  • i Revisar las juntas. Deben encontrarse en buen estado, si se detecta algún problema con alguna de ellas, se sustituye.
  • i Cambio de filtro y de aceite. El filtro del aceite y el aceite deben cambiarse, siempre eligiendo un filtro de calidad y siguiendo las recomendaciones del fabricante en cuanto al tipo de aceite que debemos utilizar.
  • i Filtro de aire. Si este no realiza su función correctamente, puede provocar el ensuciamiento del sistema. Esta puede ser una de las causas de los problemas, por lo que debemos cambiarlo en caso de que corresponda.
  • i Comprobar los demás componentes del motor. Debemos revisar que no presenten daños, como gripado, cavitación o fatiga. Ya hemos visto que un cojinete dañado suele tener que ver con las partículas acumuladas que terminan estropeándolo.

En caso de que todavía no pueda saber por qué se han producido los depósitos o estos se siguen formando después del mantenimiento, habrá que tomar una muestra de aceite y analizarla para saber su composición química y, por ende, su procedencia.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *