Cojinete de rueda: averías, ruidos, síntomas

Cojinete de rueda: averías, ruidos, síntomas

Existen muchas averías del automóvil que pueden apreciarse a simple vista. Sin embargo, las averías de algunos otros componentes, al no estar visibles, deben identificarse por los síntomas que producen mientras utilizamos el vehículo. Este es el caso del cojinete de rueda.

Cuando fallan estos componentes, se pueden escuchar ruidos y también se puede percibir que algo no funciona bien cuando circulamos, sobre todo al tomar las curvas. Si hemos notado ruido de golpes o vibraciones al realizar estas maniobras, deberíamos revisar los cojinetes de rueda de inmediato.

Esta no es una avería trivial y debe solucionarse cuanto antes para evitar que derive en un problema mayor. Con el fin de conocer todo lo necesario sobre estos discretos pero importantes componentes del automóvil, vamos a desarrollar toda la información importante sobre ellos. ¡Empecemos!

¿Qué es un cojinete de rueda?

El cojinete de rueda de un coche o rodamiento es un componente del automóvil inventado por Sven Gustav, de origen sueco, que lo patentó en el año 1907. Este es un pequeño componente diseñado para transferir movimiento y fuerza, a la vez que absorbe las cargas del automóvil.

Estos no son componentes exclusivos del automóvil, pues se utilizan en muchas máquinas. En los vehículos, estos van instalados sobre el cubo de rueda. Una de sus principales funciones es la de reducir la fricción entre el eje y los elementos móviles para que el movimiento se realice más fácilmente.

Hay dos tipos principales de rodamientos que se suelen utilizar: radiales y axiales. Estos pueden desempeñar las citadas funciones de transmitir movimiento lateral o movimiento de giro sobre un eje. Los rodamientos llevan elementos de rodadura, que son unos pequeños rodillos o bolas.

Qué es un cojinete de rueda
 Las partes básicas que forman un rodamiento son: 
  • Anillos. Llevan dos, un dentro y otro fuera, con guías de rodadura. Estos se suelen fabricar con aleaciones de acero, que se caracteriza porque resiste bien la corrosión y por su dureza. La razón por la que se utiliza este material es por su elevado índice de carga y porque esto les otorga una vida útil más larga que con otros materiales.
  • Elementos rodantes. Van girando entre los anillos y suelen ser unas bolas o rodillos. También se suelen fabricar de acero, aunque es posible encontrarlos hechos de cerámica o de plástico y con otras formas, como cónica o de aguja. La jaula se encarga de mantenerlos en su sitio.
  • Jaula. Este componente se encarga de separar y guiar los elementos de rodadura entre los anillos, evitando que estos elementos de rodadura colisionen entre ellos y provocando su rotación, en vez de su deslizamiento. Los hay hechos de acero, de plástico o de latón.

Los rodamientos van instalados en varias partes del coche en las que se produce una transmisión de movimiento, por ejemplo en la caja de cambios o la cremallera de la dirección. Se mantienen en su lugar por medio de elásticos, embutidos o encajados.

Aunque no tienen una vida útil determinada, no están libres de sufrir averías, que veremos a continuación. Por lo tanto, conviene conocer qué comportamientos pueden causar un deterioro prematuro de estos componentes y cuáles son los síntomas de un cojinete de rueda estropeado.

Averías de los cojinetes de rueda

Nuestro oído será el instrumento más fiable para detectar una avería de los rodamientos de rueda. Normalmente, estos ruidos se producen cuando se circula a cierta velocidad, a más de 50-60 kilómetros por hora, y se escucha como un zumbido, golpes, traqueteo, etcétera, procedentes de las ruedas.

El ruido aumenta cuando sube la velocidad y cuando tomamos las curvas. Pero, no debe confundirse con otros problemas similares, como fallos del sistema de suspensión o una alineación incorrecta de las ruedas. Por ello, debemos comprobar que no hay holgura en las partes móviles con rodamientos.

Cuando estemos seguros de que la avería se encuentra en el rodamiento, se procede a sustituirlo de inmediato. Conducir con los cojinetes desgastados es peligroso: provocan temblores y daños al sistema de frenos, incluso pueden llegar a romperse por completo provocando la salida de la vía del vehículo.

Averías de los cojinetes de rueda

La falta de lubricación provoca averías de estos componentes. Cuando se produce una fuga, hay una mayor resistencia a la rodadura, lo que provoca el sobrecalentamiento del componente, lo que supone una mayor posibilidad de que el rodamiento de rueda se quede agarrotado.

A la hora de elegir un recambio para un rodamiento estropeado, se recomienda elegir siempre componentes de calidad. Los rodamientos de baja calidad puede llevar sensores de calidad similar, que pueden llegar a provocar problemas con el sistema ABS y, en general, con el sistema de frenos.

Al contrario, los cojinetes de rueda de buena calidad se caracterizan por su buen desempeño y seguridad: buen montaje, respetan las recomendaciones de los fabricantes, materiales resistentes sometidos a un tratamiento térmico, con revestimiento, usan elementos de rodamiento de calidad, etc.

Si decidimos cambiar los cojinetes de la rueda por nuestra cuenta, es necesario saber bien cómo hacerlo. Por esto, es recomendable contar con información sobre el tema: manuales para cambiar cojinetes de rueda que nos ofrezca los pasos a seguir detalladamente para evitar cometer errores.

Cómo cambiar los cojinetes de rueda

Cómo cambiar los cojinetes de rueda

Aunque la sustitución de estos componentes no es complicada, como siempre, se necesitan herramientas y ciertos conocimientos para realizar el cambio. Cabe indicar que el tiempo necesario para hacer el cambio en un taller es de media hora y no es una reparación demasiado costosa.

 Si aún así decidimos proceder por nuestra cuenta, debemos disponer de varias herramientas especiales para hacerlo: 
  • Llaves de varios tamaños.
  • Llave dinamométrica.
  • Un sistema elevador para el vehículo, sea una plataforma elevadora o un gato.
  • Una bomba hidráulica. Esta es una herramienta que se utiliza especialmente para esta tarea.

El cambio de estos componentes siempre se debe realizar por parejas. Si uno se encuentra desgastado es posible que el otro también lo esté, pues están sometidos a fuerzas similares.

 Para hacer el cambio adecuadamente seguiremos estos pasos: 
  1. Alzar el coche o ponerlo sobre una plataforma elevadora.
  2. Quitar los neumáticos.
  3. Quitar los discos de freno.
  4. Encontrar el cojinete que ahora debe estar visible.
  5. Extraer el componente de su punto de montaje utilizando una la bomba hidráulica u otra herramienta para este fin.
  6. Empujar el repuesto nuevo en su punto de montaje.
  7. Volver a montar los discos de freno.
  8. Poner los neumáticos.
  9. Comprobar la correcta instalación del cojinete nuevo y si presenta holgura.
  10. Revisar el giro de los neumáticos y asegurarse de que están bien.
  11. Volver a bajar el vehículo al suelo.

El coste de estas piezas de repuesto depende del modelo del vehículo y puede variar bastante. Aproximadamente, puede costar entre 60 y 200€. Igualmente, el coste de la reparación en un taller mecánico puede variar según el modelo, pues el proceso puede ser complicado en algunos de ellos.

Por último, también es importante saber que los cojinetes de las ruedas motrices suelen ser mucho más difíciles de cambiar, por lo que el coste de sustituirlos en un taller también será mayor.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *