Cómo pintar tu moto

Cómo pintar tu moto

Existen varias razones por las que puede ser preciso pintar una moto, por ejemplo, personalizarla según las preferencias de su dueño. Aunque también podemos hacerlo para hacer que una moto vieja luzca como nueva después de la mano de pintura.

Sea cual sea el motivo que le ha llevado a decidirse a pintar su motocicleta, para hacerlo correctamente va a necesitar no solo pintura, sino también imprimación transparente para un acabado lo más profesional posible. ¡Descubra los detalles a continuación!

Preparación y productos necesarios para pintar una motocicleta

Lo primero que debe hacer será preparar su moto para la pintura, así como los productos necesarios para ello. Necesitará lijar, para dejar la superficie bien preparada, dar una o más capas de imprimación y la pintura, para tapar los poros y que la pintura se fije bien.

Por otra parte, el sellador o masilla contribuirá a crear una superficie adecuada cubriendo las imperfecciones de la chapa. Para finalizar, después de la pintura será necesario aplicar un lacado, que le otorga a la pintura ese aspecto brillante tan bonito a la vez que la protege.

En cuanto a las cantidades, si usted es una persona experimentada en el tema de la pintura, con un litro de pintura del color que desee será suficiente. En cambio, para pintores inexpertos, recomendamos adquirir el doble de esa cantidad, pues al rociarla, siempre se pierde pintura.

Por cada litro de pintura, debe adquirir un cuarto de litro de imprimación, un cuarto de masilla y un cuarto de aparejo, si fuera necesario. Además, necesitará un par de lijas. Otra vez, si es la primera vez, debe duplicar las cantidades. Y ahora, ¡veamos cómo pintar una moto!

Cómo pintar una moto

Cómo pintar una moto

Antes de nada, debe saber que también necesitará un compresor de aire o una cabina de pintura, así como una pistola de pintura adecuada para un resultado lo más profesional posible. Aunque puede que no quede igual que si realizase el trabajo un pintor profesional, y tampoco será tan duradero.

Si quiere hacerlo usted mismo, también puede conseguir resultados aceptables. Además, aprenderá el proceso practicando, además, la satisfacción de hacerlo con sus propias manos no tiene precio. Es recomendable hablar un experto para que le recomiende detalladamente los mejores productos.

Paso 1: Decida el acabado y cree una cabina de pintura

Cuando tenga claro si desea una acabado brillante o mate para su moto, debe hacerse una cabina de pintura. Para ello, elija una zona de trabajo amplia y sin restricciones donde las manchas de pintura no supongan un problema.

A continuación, proteja el área con láminas de plástico y sujételas con chinchetas o clavos a las paredes. Utilice cinta adhesiva para proteger la parte en contacto con el suelo. Así, evitará que los plásticos se muevan y no manchará nada.

También es conveniente que instale un ventilador oscilante con velocidad variable para dirigir los gases tóxicos fuera del espacio de trabajo. Una iluminación adicional será de gran ayuda, por ejemplo, lámparas de pie o de mesa en una superficie plana y elevada, pues aportarán mejor visibilidad.

Paso 2: Prepare la motocicleta

Pintar moto sin desmontar

Puede pintar moto sin desmontar, pero es más complicado hacerlo sin ensuciar otras piezas, como el depósito, el tubo de escape, etcétera. Por ello, nuestra recomendación es que retire y separe las piezas de la moto que desea pintar.

Comience por el depósito, que es sencillo. Tendrá que comprobar el tamaño de la llave allen que necesita para quitar los pernos del depósito y guardarlos en una bolsa con su nombre. Ponga el depósito a un lado y retire las demás piezas siguiendo las mismas indicaciones.

Es el turno de lijar las superficies que va a pintar. Es una tarea ardua y tediosa, pero necesaria para un resultado regular y deslumbrante. Frote con la lija realizando movimientos circulares hasta quitar la pintura vieja. También retire las pegatinas si las lleva.

Limpie las superficies que haya lijado con un trapo para retirar los residuos que puedan haber quedado. A continuación, nivele las superficies lijadas con una capa de masilla, para dejarlas lo más lisas y niveladas posible.

Para hacerlo correctamente, remueva bien la masilla para que no quede grumosa ni muy líquida. Luego, aplique la masilla en capas de un grosor aproximado de 3 milímetros, y tenga en cuenta que seca muy rápido, así que debe realizar este proceso en varias veces y con la frecuencia que sea necesario.

Espere alrededor de una hora hasta que la masilla seque bien y vuelva a lijar la superficie. Cuando esté uniforme y lisa, continúe dando la imprimación.

Paso 3: Aplique la imprimación

Antes de la pintura, aplique dos capas de imprimación con imprimante epóxico para proteger el metal de la oxidación. Es tan sencillo como seguir las indicaciones del fabricante para saber con qué endurecedor debe mezclarlo. Consulte las instrucciones de ambos productos antes de mezclarlos.

Una vez que tenga la mezcla preparada, vierta la solución en el depósito de su pistola rociadora y aplique una capa de manera uniforme sobre las piezas de la motocicleta. Deje secar siguiendo las recomendaciones y repita el proceso. Mueva la pistola de forma lenta y uniforme por toda la superficie.

Cuando seque la segunda capa de imprimante, lije suavemente las superficies, pues el producto deja una textura parecida al polvo. Utilice una lija al agua y al seco con grano 2000. Acabado el proceso, limpie las superficies con un trapo húmedo con un poco de disolvente y limpie también la pistola rociadora: no debe mezclarse el imprimante con la pintura.

Paso 4: Pinte la motocicleta

En primer lugar, mezcle la pintura con la cantidad recomendada de disolvente según las indicaciones del envase. Asegúrese de mezclar bien ambos productos para conseguir una capa lisa y evitar que se obstruya la rociadora. Pero, cuidado porque tendrá que aplicar entre tres y cuatro capas de pintura.

Para ello, deje que se seque cada capa de pintura según el tiempo indicado. Tras la tercera capa de pintura, y una vez se haya secado bien, lije la superficie de nuevo con la lija al agua y al seco hasta que la superficie quede perfectamente lisa para aplicar la última capa de pintura.

Recuerde limpiar las superficies con un trapo limpio después de cada lijado. Cuando aplique la capa final, deje secar por completo y limpie de nuevo la pistola rociadora para evitar que la pintura se seque y se quede pegada.

Para el acabado final, aplique dos capas de laca transparente, para proteger la pintura de los agentes externos y las inclemencias del tiempo. Una vez más, siga las recomendaciones del envase tanto para aplicar la laca como para saber el tiempo de secado antes de aplicar la segunda capa.

Si observa imperfecciones en el acabado, lije la última capa y aplique una nueva capa de laca transparente hasta que la apariencia de su moto quede a su gusto.

Para pintar plásticos de la moto, tendrá que seguir las mismas indicaciones, pero se retiran primero las pegatinas u otros adornos que puedan dificultar la tarea. También tiene la opción de pintar moto con vinilo líquido, que tiene sus ventajas e inconvenientes.

Por ejemplo, con el paso del tiempo puede llegar a despegarse, pero lo bueno es que si no le agrada el resultado, solo tiene que retirar el vinilo y su moto volverá a estar como al principio. Ahora que sabe cómo pintar plásticos de moto, ¿a qué espera para ponerse manos a la obra?

    Su perfil es su asistente personal.

    Realiza un seguimiento de gastos, registro del coche, calendario sustituciones, materiales, notas y documentos favoritos.