Convertir un coche a eléctrico: retrofit y homologarlo

Convertir un coche a eléctrico: retrofit y homologarlo

¿Cuál es la procedencia del retrofit?

Los vehículos eléctricos están cada vez ganando más terreno en el parque automovilístico y está claro que van a ser los más predominantes en un futuro cercano dado el creciente interés por la movilidad sostenible y lo relacionado con cómo funcionan los coches eléctricos. Los vehículos híbridos por su parte comenzaron su irrupción y escalada en el mercado hace ya unos años. Estos disponen de la posibilidad de ir alternando el funcionamiento de un motor eléctrico, gracias a una serie de baterías, con uno de combustión interna, generalmente de gasolina. A estos se sumaron los denominados híbridos enchufables, que poseen una mayor autonomía eléctrica, una eficiencia muy alta y constituyen una alternativa intermedia entre los híbridos convencionales y los vehículos completamente eléctricos.

Todas estas alternativas suponen un ahorro considerable de combustible para sus usuarios, que además de poder conducir un coche silencioso, contaminan menos y contribuyen así a que el aire de las ciudades sea más limpio.

En el contexto actual en el que las normativas de emisiones son cada vez más restrictivas y las autoridades recomiendan e incentivan la adquisición de vehículos eléctricos e híbridos y el ir deshaciéndose de aquellos coches más contaminantes, la opción de convertir un vehículo de combustión a eléctrico resulta muy interesante y cada vez son más los interesados en llevar a cabo esta transformación.

Este proceso de convertir un coche a eléctrico también es conocido como retrofit y permite darle una segunda vida a tu viejo coche, tu acompañante a lo largo de muchos años del que no quieres deshacerte. Si bien no se trata de un proceso económico, lo es más que la compra de un vehículo eléctrico nuevo. Vamos a descubrir los pasos que lo componen con más detalle.

¿Cómo convertir un coche con motor de combustión en uno eléctrico? ¿A quién y a que tipo de vehículos se dirige?

El término “retrofit”, en el mundo de la automoción, consiste en la actualización de un coche antiguo de combustible a eléctrico. La terminología procede del inglés y significa “modernizar”.

El perfil del cliente que llevaría esto a cabo corresponde a un conductor concienciando medioambientalmente y propietario de un vehículo de combustión de muchos años, del cual no desea deshacerse y que busca evitar la obsolescencia de su vehículo.

Los coches más indicados para ser sometidos a este proceso de conversión y mejora serían aquellos que se encuentran prácticamente al final de su vida útil, que han quedado desfasados y que pueden ser adaptados para convertirse en vehículos ideales para la circulación urbana. Esta segunda vida resulta crucial para ellos, ya que lo más seguro es que hubieran terminado en el desguace o abandonados.

El coche ideal para ser transformado en eléctrico debería ser pequeño y ligero, con un peso entre 800 y 1.000 kilos. Cuanto menos pese, menor será la resistencia que éste opondrá por el rozamiento con la carretera, y el motor elegido no tendrá que ser muy potente al necesitar menos energía para moverse. También se aconseja que sea antiguo, incluso clásico, ya que esto asegura que el coche elegido no tenga demasiada electrónica ni complejos sistemas que complicarían la conversión.

Hay que tener en cuenta que por medio del retrofit del coche, éste no va a convertirse en un vehículo actual desde el punto de vista de la seguridad, pero sí va a cumplir con las normativas actuales en términos de emisiones. Estos vehículos están destinados sobre todo para trayectos urbanos hasta que las baterías evolucionen, ya que dado el estado actual de las baterías de litio, su autonomía no supera los 200 km.

El importe aproximado que se maneja para la realización de una conversión de vehículos de gasolina a eléctricos, con la inclusión de la mano de obra y del coche en sí, podría ser de unos 15.000 euros. Cabe señalar que el precio de un vehículo eléctrico nuevo está rondando en estos momentos los 30.000 euros.

Estas transformaciones se dirigen en definitiva a un perfil muy particular, ya que debemos considerar factores como la autonomía eléctrica del coche que obtenemos, que puede rondar los 100 kilómetros de media, cuánto tarda en cargar un coche eléctrico según la batería instalada y que las prestaciones, asistencia a la conducción y medidas de seguridad que posee serían mínimas.

¿Cómo se realiza la conversión a vehículo eléctrico?

El proceso de transformar un coche a eléctrico es de una gran complejidad y puede requerir varios meses, ya que no consiste en algo tan sencillo como extraer todos los componentes del coche e instalarle algunas baterías, sino que cada parte nueva va a necesitar una adaptación.

El procedimiento a seguir podría dividirse en las siguientes fases:

  1. En primer lugar habría que desmontar el coche prácticamente por completo y vaciar toda la parte mecánica del coche. Aquí incluimos, además del motor, la transmisión, el depósito de combustible, el escape, etc. De este modo solamente quedaría la carrocería y un interior completamente libre de aquellos componentes que funcionan gracias a combustibles fósiles.
  2. A continuación pasaríamos a la parte esencial de cómo hacer un coche eléctrico. Aquí habría que preparar y adquirir los repuestos necesarios para el cambio a eléctrico, con su tiempo de investigación y compras pertinentes: motor eléctrico, baterías, terminales electrónicos, cables, acelerador, etc. Algo que se puede demorar semanas.
    Cómo hacer un coche eléctrico
    • i Como hemos señalado, debería tratarse de un coche pequeño, por lo que el motor no requiere demasiada potencia. Los motores de corriente continua son más baratos, pero su eficiencia es menor, mientras que los de corriente alterna son más pesados y caros, pero de mayor eficiencia.
      Otra instalación necesaria es la de un variador, también conocido como controlador. Es el componente que se encarga de convertir la electricidad de las baterías del coche al voltaje que requiere el motor, además de regular su velocidad. Por ello, debe ser compatible con el motor que se haya elegido.
    • i En lo que respecta a las baterías, constituyen el componente más crítico y que va a determinar la autonomía y la potencia del coche. Son muy complejas en su funcionamiento y dinámica y, al ser además el componente más caro de todo el coche, pueden marcar la diferencia en cuanto a rentabilidad. Hay que considerar además cuánto cuesta cargar un coche eléctrico. Por ejemplo, una batería con una autonomía de 100 kilómetros, una carga que consuma 2.000 W y cuya carga completa tarde unas cuatro horas, tendría un coste de unos 1,10 euros si efectuamos la carga con una tarifa estándar y alrededor de 50 céntimos de euro si efectuamos la carga con una tarifa valle.
      Las baterías más adecuadas son las de litio, que aunque son más caras, poseen el doble de capacidad y pesan la mitad que las de plomo y AGM, algo que a su vez hace que el consumo del coche sea menor. Su inconveniente, además de su elevado precio, es que requieren de un sistema de gestión de baterías para controlar que nunca se baje del voltaje mínimo ni se supere el máximo recomendado por el fabricante, garantizando así su perduración.
    • i Una vez preparadas las piezas principales, tenemos que ocuparnos de otras, como por ejemplo, las encargadas de frenar el coche. Los motores de combustión se valen a este fin del vacío provocado en el servofreno. En la conversión se utiliza una bomba de vacío, la cual reproduce ese principio.
      Un potenciómetro, fusibles y un contactor (relé para alta tensión) se colocan al acelerador. El salpicadero también se suele modificar para poder monitorizar el estado de la batería, además de la velocidad y otros parámetros.
      retrofit coche

      No se trata por tanto sólo de conectar las piezas y todas las funciones fundamentales deben de ser efectivas en su totalidad, como el sistema de luces, la dirección asistida de estar presente, etc.
  3. La homologación sería el último paso y el que entraña una mayor dificultad. Una vez que tenemos el coche preparado para circular desde el punto de vista técnico, queda certificar que lo está también a nivel burocrático y jurídico. Cada una de las piezas nuevas que han sido instaladas debe quedar debidamente documentada en el propio proyecto, el cual es firmado por un ingeniero y cuya instalación debe ser llevada a cabo en un taller certificado. Ya sabemos cómo es la burocracia en nuestro país y además es necesario aprobar los exámenes en los laboratorios certificados por el Ministerio de Industria. Un examen por cada reforma, es decir, frenado, masa, motor, construcción, distribución de pesos, según lo que contempla la normativa.

¿Es posible hacer la conversión a coche eléctrico en España? ¿Cómo sería la homologación?

La conversión a eléctrico sí se puede realizar en España, pero, al tener que someternos previamente a la tediosa burocracia española, los trámites a seguir no van a ser nada fáciles.

Cada coche debe ser estudiado individualmente y dicha transformación siempre debe ser analizada y planificada pensando en la homologación, algo que toma más tiempo del imaginado inicialmente.

Siempre se recomienda cambiar el motor a eléctrico y sustituir las piezas relacionadas con la mecánica de combustión por las eléctricas sin que el peso entre ellas varíe demasiado.

En lo que respecta a estas modificaciones, la burocracia en nuestro país resulta algo muy confusa e incluso obsoleta. Es necesario presentar un proyecto técnico, un certificado de conformidad del servicio autorizado y el certificado del taller que ha efectuado la modificación. Algo que en principio, no parece tan complicado, pero que en realidad es un laborioso proceso. Cada ensayo para certificar pueden costar unos 2.000 y 8.000 euros y solamente se lleva a cabo en el INTA donde hay que pedir cita y contar con largo tiempo de espera. Como vemos, sí es posible homologar este tipo de vehículos en nuestro país pero hay que tener presente que va a costar tiempo y dinero.

En España ya contamos con proyectos dedicados a desarrollar comercialmente estas conversiones de coches de combustión a totalmente eléctricos. Empresas como Elektrun Cars o eCoche llevan a cabo una transformación completa atendiendo a la legislación vigente y a las preferencias del cliente. También encontramos fabricantes de kits de conversión a coche eléctrico, y en este sentido, Elektrun por ejemplo planeó en 2020 dejar de convertir coches de manera individual para pasarse a montar kits que puedan ser usados en muchos coches, en concreto, en aquellos modelos que suscitan más interés. La empresa se encargaría únicamente del montaje, pero la homologación pasa a ser grupal al homologarse el kit directamente. Así, a partir de veinte interesados en un modelo concreto, el desarrollo de un kit de retrofit comienza a ser viable.

Conclusión:

La legislación insta cada vez más a los fabricantes a que las emisiones medias declaradas sean cada vez más bajas, hasta el punto de que estos niveles sólo serán alcanzables si éstos incluyen en sus vehículos baterías que posibiliten la movilidad eléctrica. Del mismo modo, los automóviles de combustión tendrán cada vez más restricciones en el acceso a las grandes ciudades.

Pero eso, es evidente que los modelos eléctricos tienen futuro y el retrofit supone una alternativa para ciertos vehículos de combustión que necesitan de su transformación a eléctricos para volver a la vida.

Este proceso tiene un coste inferior al que tendría la adquisición de un vehículo nuevo de motricidad eléctrica, además de brindarnos la posibilidad de poder utilizar nuestro viejo compañero por cualquier ciudad, incluidas aquellas con restricciones al tráfico para coches de combustión.

Los tiempos vendrán marcados por el avance tecnológico de las baterías. Dada su autonomía actual, estas transformaciones están más enfocadas en coches ligeros,con motores de potencia moderada para trayectos cortos y mayoritariamente urbanos.

La legislación deberá ser adaptada y actualizada en consonancia con los tiempos actuales y por la propia inercia del sector, facilitando y agilizando los trámites burocráticos por el beneficio de la movilidad sostenible y de todos.

    Comentarios - 1

  • @user_87827720.03.2022
    Miembro

    ¿Podéis mostrar alguna conversión a eléctrico homologada en España?

    Responder

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *