Cuál es el mantenimiento de una moto

Cuál es el mantenimiento de una moto

El cuidado y mantenimiento de la moto son algo que cualquier motorista que se precie de serlo debe realizar. Al fin y al cabo, nuestra seguridad depende de ello, por lo que siempre debemos saber cómo cuidar la moto, procurarle las revisiones correspondientes y solucionar los problemas de inmediato.

Aparte de la ayuda que nos pueda prestar un taller mecánico cuando surge al un problema complicado, hay mucho que podemos hacer por nuestra cuenta, por ejemplo, controlar y corregir la presión de los neumáticos de la moto cuando sea necesario.

Para proporcionarle una buena guía sobre los tipos de mantenimientos de motos que podemos realizar por nuestra cuenta y no tengamos problema al pasar la ITV de la moto, hemos recopilado algunos consejos para procurarle un buen mantenimiento. ¡Aprendamos a cuidar de nuestra preciada moto!

Cómo cuidar mi moto correctamente

Para aprender a cuidar los distintos componentes de su motocicleta, es necesario saber cómo hacerlo por nuestra cuenta. Esto no quiere decir que no le hagamos una revisión a la moto cuando corresponda. Simplemente, se trata de unas acciones sencillas que pueden facilitarnos las cosas y evitar problemas:

  • Limpieza de la moto. Para empezar, siempre es recomendable mantener la moto limpia. Así lucirá mejor y evitaremos que la suciedad se vaya acumulando y pueda llegar a estropear alguno de sus componentes. Para lavar la moto se puede utilizar agua y jabón neutro, una esponja suave o un cepillo, como una brocha suave o un cepillo de dientes, para llegar a los sitios de difícil acceso. Se debe lavar siempre a la sombra y, después, secarla muy bien, procurando circular con ella un poco para que suelte todo el agua que haya podido quedar. No es recomendable utilizar agua a presión ni tampoco un jabón no testado, pues puede provocar deterioro en determinadas partes, ni tampoco se deben usar estropajos abrasivos.
  • Batería. Si ya tiene cierto tiempo, deberíamos asegurarnos de que está cargada y que el nivel de líquido en su interior es el correcto. Si hay que añadir líquido, se utiliza solo agua destilada. Como siempre, si no tenemos experiencia es mejor que se encarguen de ello en un taller de motos especializado.
  • Cambio de aceite. Es recomendable controlar el nivel del aceite, reponer o cambiarlo según sea necesario. La revisión del aceite, del nivel de aceite, se realiza a través del ojo de buey o con la varilla medidora. Circular con menos aceite de lo recomendado es peligroso, puedes podemos provocar sobrecalentamiento del motor y otros problemas mecánicos de difícil solución. También hay que tener cuidado de no rebasar el nivel máximo indicado. Si no tenemos experiencia realizando el cambio de aceite de la moto, es mejor acudir a un taller mecánico profesional para que se encarguen de ello. En el manual de la moto se indica cuál es el aceite de motor recomendado por nuestro vehículo.
  • Filtros. Los distintos filtros de las motos, como el filtro de aire o el filtro de aceite, también deben inspeccionarse y sustituirse si se han ensuciado. Para encontrar el filtro de aire de una moto, lo mejor será mirar el manual de instrucciones. Cuando lo tengas localizado, tendrás que desmontar el filtro viejo, limpiar la suciedad y los bichos que se hayan colado y montar el filtro nuevo. El buen estado del filtro de aceite de la moto garantiza que el motor esté protegido y funcione bien durante mucho tiempo, por ello, si se ha ensuciado debe sustituirse de inmediato.
  • Cómo cuidar mi moto correctamente
  • Refrigerante. Igual que ocurre con el aceite, el nivel de refrigerante debe encontrarse en el nivel recomendado. Se comprueba mirando en nivel en el vaso de expansión, que debe encontrarse entre los indicadores de máximo y mínimo. Esta maniobra de reponer el líquido refrigerante no es difícil de realizar pero hay que tener cuidado al hacerlo, porque si se abre el tapón del radiador en caliente, uno se puede quemar y sufrir quemaduras graves.
  • Cuidado de la cadena. La cadena de la moto necesita mantenimiento, esto es, debe estar siempre engrasada y su tensión debe ser la correcta. El nivel de tensión recomendado viene indicado en el manual del vehículo. Tanto el engrasado de la cadena de la moto como el ajuste de la tensión puede realizarse en casa fácilmente. Solo hay que utilizar un producto engrasante adecuado y manipular los tornillos tensores que se encuentran al final del basculante. Se debe cambiar la cadena de la moto entre los 20.000 – 30.000 kilómetros de viaje, dependiendo de el estilo de conducción y el cuidado que se le haya procurado.
  • Mantenimiento de los frenos. En motocicletas que llevan frenos de disco, se debe controlar el nivel de líquido de frenos que tengan los depósitos, además de asegurarnos de que no haya ninguna fuga. En caso de que la moto lleve frenos de tambor, hay que regular la tensión del cable para procurar que tanto la acción de la maneta de freno como la frenada sean adecuados. Por supuesto, debe controlarse el nivel de desgaste de las pastillas de freno y las zapatas de freno. Si fuera necesario, se deben cambiar las pastillas de freno de la moto.
  • Luces. Los faros de la moto, tanto los de la parte delantera como los de la trasera, deben funcionar a la perfección. Esto es vital para la seguridad en una motocicleta, debemos poder ver con claridad la carretera delante nuestro, y también que los demás conductores puedan vernos a nosotros perfectamente en la carretera. Básicamente, el mantenimiento de las luces de la moto consiste en comprobar que funcionen bien y que no hayan perdido intensidad o se perciba alguna zona más oscura en el haz de luz, se deben cambiar las bombillas cuando no lo hagan.
  • Neumáticos. Este es uno de los componentes de la moto con un mantenimiento sencillo que suponen un gran cambio en el desempeño del vehículo. Los neumáticos deben inspeccionarse cada cierto tiempo, para comprobar que su desgaste no sea acusado y que el dibujo todavía tenga la profundidad adecuada. Más regularmente debe comprobarse la presión de aire en el neumático de la moto. Para realizar la medición, que debe hacerse con el neumático en frío, se utiliza un manómentro y, para darle aire, un compresor. Si no disponemos de ellos, en la gasolinera deben tener uno. Es recomendable saber bien la presión recomendada por el fabricante de la moto para ese modelo en concreto y también lo indicado por el fabricante del propio neumático. No conviene tomarse a la ligera el correcto hinchado de los neumáticos de la motocicleta, pues el comportamiento del vehículo cambia con el exceso o la falta de aire y puede provocar imprevistos en la carretera.

Conclusión

En esta sencilla guía se recogen los principales componentes de la moto que necesitan mantenimiento y cómo realizarlo. Si necesita más información sobre uno de los componentes en concreto, puede consultar con su taller o informarse en línea sobre cada uno. Realizar un mantenimiento rutinario de las motocicletas no es complicado y proporciona grandes beneficios a la vida útil de los componentes y al buen funcionamiento general de la moto. Por ello, es muy recomendable no descuidarlo. ¡Cuide bien de su moto y disfrute siempre del paseo!

Su perfil es su asistente personal.

Realiza un seguimiento de gastos, registro del coche, calendario sustituciones, materiales, notas y documentos favoritos.