El coche no arranca: ¿por qué y qué hacer?

El coche no arranca: por qué y qué hacer

Sin duda, una de las peores situaciones en las que puede verse un conductor es accionar el contacto y ver que el coche no arranca. Esto puede llegar a complicarnos mucho las cosas y, muy posiblemente, tendremos que recurrir a los servicios de una grúa para solucionarlo.

Pero, ¿por qué no arranca el coche? ¿Cómo arrancar un coche que no reacciona al contacto? Este problema puede venir de distintos componentes y, con los conocimientos adecuados, se puede diagnosticar el problema. A veces, esto podría sacarnos del apuro cuando no me arranca el coche.

En este caso, nos encontramos distintas situaciones, por ejemplo, que el coche no arranca no se enciende nada. A continuación, vamos a repasar las situaciones más típicas que causan este problema, los fallos de arranque síntomas y sus soluciones, que perfectamente podrían salvarle un viaje.

El coche no arranca – Situaciones más típicas

Los problemas de arranque pueden tener su origen en distintos sistemas y componentes del vehículo. Puede deberse al sistema de encendido o a alguno de sus componentes, como el motor de arranque o las bujías, puede deberse a fallos en la instalación eléctrica del vehículo, el sistema de combustible…

1. Problemas con la instalación eléctrica

Lo primero que nos viene a la cabeza cuando nos encontramos que un coche no arranca es la batería. Si la batería se queda sin carga, lógicamente, el motor del vehículo no se podrá poner en marcha. Si se produce este caso, conviene disponer siempre de un multímetro.

Comprobar el alternador con un multímetro

Se ponen las sondas en los polos de la batería y se mide el voltaje, así, saldremos de dudas sobre si la batería se ha descargado. La medición debe ser de 12 o más V. Si no tenemos un multímetro, si las luces no funcionan con la intensidad debida, puede ser un síntoma de que la batería está descargada.

La solución inmediata es utilizar un cargador de batería para probar a cargarla, aunque hay formas de arrancar un coche con la batería descargada. Si la batería sea muy vieja, puede que no cargue bien. Si este es el caso, hay que cambiar la batería para solucionar este problema de arranque del coche.

Puede ocurrir que, aunque la medición del voltaje sea adecuada, las luces del coche no emitan la luz que deben. Esto puede indicar un problema con los contactos, observe que los cables se encuentren bien conectados, sin holgura, y que los no tengan óxido. Límpielos si lo tienen y pruebe de nuevo.

Los problemas con la batería y de que el coche no arranque también pueden estar relacionados con un alternador averiado. Es muy importante saber dónde está el problema cuando el coche no arranca batería o alternador. Para ello, consulte cómo saber si el alternador está averiado.

Los problemas con componentes eléctricos, como relés y fusibles, son también una posible causa. ¿Cómo saber si un fusible está fundido? Hay que comprobar los fusibles que permiten que los componentes relacionados con arrancar el coche funcionen correctamente con un multímetro.

Lo mismo es aplicable a los relés. Los relés son interruptores que permiten que la electricidad fluya cuando reciben una corriente de baja intensidad. Así, son responsables de que componentes como la bomba de gasolina funcionen, un relé averiado puede ser responsable de que el coche no arranque.

Los sensores pueden también estar detrás de los problemas de arranque de un coche. Por ejemplo, en los coches modernos en los que se arranca el motor pulsando un botón y pisando a fondo el embrague , si el sensor de final de carrera no funciona bien, no se podrá encender el motor.

Además, en los coches automáticos también es necesario pisar el pedal de freno a tope y en los vehículos con cambio automático poner la palanca en posición P o N. Si lo correspondientes sensores están averiados, ¿cómo arrancar el coche automático? Si no se cambian, no se podrá arrancar.

2. Problemas con el sistema de encendido

Si se encuentra en la situación mi coche no arranca y tiene batería, entonces el problema puede encontrarse al comprobar el sistema de encendido. Si ocurre que el coche no arranca no se enciende nada, el principal sospechoso puede ser el motor de arranque.

Problemas con el sistema de encendido

Se trata de un motor pequeño que sirve para accionar el volante de inercia, acoplándose al mismo y dándole el empujón inicial. La avería más típica de este componente es que sus rodamientos se hayan desgastado, entonces, nos encontramos con que el coche no arranca hace clac clac.

La solución para este problema es cambiar el motor de arranque o los rodamientos, si es que puede encontrar repuestos para su vehículo en concreto. Esto es algo complicado pero no imposible. Si puede acceder al componente y se le da un golpe soltando el rotor, puede intentar arrancarlo.

Los calentadores y las bujías de precalentamiento pueden hacer que el coche no arranque. Estas, producen la alta temperatura necesaria para la detonación. Las bujías síntomas, si se averían son que el coche no arranca o arranca con dificultad y se enciende el testigo con forma de muelle.

3. Problemas con el sistema de combustible

Otro problema típico que puede provocar que el coche no arranque es la falta de suministro de combustible a los cilindros del motor. Si hay una avería en algún componente del sistema de suministro de combustible se puede producir esta situación.

En primer lugar, se comprueba el depósito físicamente, para ver que tiene combustible, pues podría haberse estropeado el aforador y el indicador del nivel realizar una lectura errónea.

Problemas con el sistema de combustible

El filtro de combustible no puede estar obstruido, asegúrese de ello, así como de que el circuito no tenga fugas.

Si no hay ningún problema con estos componentes, entonces hay que revisar la bomba de combustible. Cuando esta se pone en marcha, emite un zumbido. Si funciona, entonces se revisan los sellos de los inyectores, la bomba de alta presión.

En los propulsores Common Rail de un coche diésel, el combustible debe alcanzar la presión correcta para poder arrancar. En caso de que perciba un olor fuerte a combustible en el compartimento del motor, posiblemente el problema se encuentre en estos componentes.

Conclusión

Hay cantidad de causas por las que un coche no arranca y hemos revisado las más comunes, como comprobar la batería de su coche, pero hay otras. Por ejemplo, baja compresión por el desgaste de los asientos de las válvulas, un filtro del aire obstruido, una avería de la mariposa de admisión, etcétera.

Con esta información y ciertos conocimientos de mecánica automotriz, puede afrontar algunas de estas situaciones por su cuenta. Sin embargo, en una situación complicada y sin herramientas y conocimientos necesarios, lo mejor será llamar a la grúa y confiar la reparación a un taller mecánico.