Las causas de la vibración del coche

Las causas de la vibración del coche

A menudo, cuando vamos conduciendo, podemos percibir vibraciones en el coche y entonces surge la pregunta: ¿por qué vibra el coche? Un coche que vibra, tiembla o da sacudidas supone toda una molestia para miles de conductores de automóviles. Constituye uno de los problemas más desagradables y habituales a los que puede que tengamos que enfrentarnos. Hay infinidad de motivos que pueden originar este problema, que pueden ir desde lo más triviales, como una superficie de la carretera en mal estado o neumáticos desgastados, a aquellos bastante serios, como serían fallos y anomalías en el funcionamiento del motor. Por todo ello, vamos a echar un vistazo en detalle a los problemas más habituales que producen vibraciones en un coche y que pueden dar lugar a problemas de seguridad, siendo de gran importancia solventar este asunto con la mayor rapidez posible

¿Por qué vibra mi coche?: estas son las siete razones más habituales

Tal y como hemos mencionado anteriormente, unos neumáticos viejos, desgastados y secos pueden hacer vibrar y temblar a su coche. Constituyen la fuente más común y evidente de vibración excesiva, al ser la única parte del coche que está en contacto con la superficie y asfalto de la carretera. Además, están expuestos a numerosos impactos negativos que pueden hacer que su vida útil se vea acortada considerablemente. Los neumáticos planos pueden ser en sí mismos una fuente de vibración o dar lugar a daños en las ruedas, los cuales serían la segunda razón más común que explicaría el temblor de su coche.

El desgaste desigual en cualquiera de los ejes es también de lo más habitual. Al detectar este problema, habrá que sustituir el neumático inmediatamente. Cuando sustituimos los neumáticos es importante hacerlo en un taller autorizado, puesto que hay que equilibrarlos para evitar vibraciones en el habitáculo.

Desgastados y secos pueden hacer vibrar

Otra de las causas posibles serían unas ruedas desequilibradas o dañadas. De hecho, las ruedas no son redondas a la perfección. En determinados lugares, sus paredes metálicas pueden presentar un grosor ligeramente mayor o menor, lo que da lugar a desviaciones respecto a una rotación circular perfecta. Estas desviaciones reciben el nombre de “Runout”. Esta vibración causada por unas ruedas desequilibradas se hace más evidente al conducir a elevadas velocidades. Incluso imperfecciones diminutas e insignificantes pueden hacer que su coche experimente sacudidas, sin mencionar los nocivos efectos que traen consigo unas ruedas dobladas.

Ruedas dobladas pueden hacer vibrar

Otra posible razón que origina vibraciones en un coche serían problemas en los frenos. Si al aplicar los frenos, las vibraciones aparecen o se vuelven más intensas, éstos serán la raíz del problema. Un rotor de freno deformado puede ser el causante de estas molestias. En el momento en el que los frenos son aplicados, las pastillas y las pinzas de freno son presionadas contra el rotor. Si su superficie es irregular a causa del desgaste o la corrosión, el agarre entre ellos se produce de forma desigual, de manera que el coche comienza a temblar.

Si un coche vibra al frenar, puede ser que los discos de freno estén deformados. Si éstos no están completamente planos y presentan deformaciones, percibiremos vibraciones en el volante del coche que podrían desviar la dirección.Los cambios de temperatura en los frenos y el propio desgaste son los mayores causantes de este problema, siendo necesario revisarlos.

No obstante, tenemos que señalar que no sólo los neumáticos, las ruedas o los rotores pueden llegar a ser una fuente de vibración, los ejes también pueden originarla. Colisiones, accidentes o percances pueden suceder provocando que los ejes se doblen. Si nota que la vibración se ve fortalecida al acelerar, eche un vistazo a los bajos de su coche. No se olvide de revisar también las juntas homocinéticas (juntas CV) y los fuelles guardapolvos del eje. Unos fuelles rotos o rasgados hacen que puedan penetrar suciedad y polvo de la carretera, provocando daños en las articulaciones y que dan como resultado la aparición de vibraciones.

Discos de freno pueden hacer vibrar

Cabe mencionar que unos soportes de motor defectuosos también pueden hacer que su coche sufra sacudidas y vibraciones al acelerar. Estas piezas de repuesto están fabricadas de metal y caucho. Su objetivo principal no es otro que mantener el motor en su lugar y no permitir que vibre. El caucho es un material que amortigua las vibraciones, de modo que si se agrieta, rompe o se seca, no podrá realizar su función correctamente. Si el metal está desgastado, tampoco será capaz de proporcionar un agarre firme en el motor.

Movimiento y sacudidas procedentes de debajo del capó podrían ser, lamentablemente, indicativos de algunos problemas con el motor. El más habitual sería un fallo de encendido del motor, que al mismo tiempo puede estar causado por diversos motivos, entre los que se incluye combustible de mala calidad, bujías defectuosas o filtros obstruidos. Normalmente, el testigo luminoso Check engine se encenderá en el salpicadero.

Check Engine

Dirección: Al estar conectada directamente con el volante, la dirección es otro de los mayores causantes de las vibraciones en el coche, así que, en caso de que se produzcan, es importante alinear la dirección, porque hace que vibre el volante. También puede notar una disminución de la capacidad de respuesta. Si este fuera el caso, sería conveniente realizar una comprobación de la dirección asistida y los componentes de la dirección. Deberá tener en cuenta que la vibración aparece normalmente al girar el volante, incluso si el coche se encuentra aparcado. Otro indicio de que el problema estaría relacionado con unos componentes del sistema de dirección en mal estado sería el desgaste desigual de los neumáticos, el cual podría estar causado por el desgaste de los tirantes. Habitualmente cuando cambiamos los neumáticos, además de equilibrarlos, la dirección podrá ser equilibrada en el mismo taller

Qué puedo hacer si mi coche está vibrando: posibles soluciones

Antes que nada, deberá detectar y determinar la fuente de vibración. Para ello, una inspección visual bastará. Compruebe el estado de sus neumáticos. Si están desgastados, ruedan de manera desigual o presentan una falta de redondez, deberán ser sustituidos. Es aconsejable comprobar también la presión de los neumáticos. Si esta fuera demasiado baja, utilice un inflador de neumáticos con el fin de garantizar la presión correcta.

En el caso de que sus neumáticos se encuentren en buen estado, procedamos a echar un vistazo a las ruedas de su coche. La suciedad y el barro pueden quedar atascados e incrustados, alterando el equilibrio de las ruedas. Simplemente tendrá que limpiarlas. Si esto no fuera de ayuda, habrá que optar por acudir a un mecánico de coches. Los profesionales realizarán un chequeo con la ayuda de un equipo especial y equilibrarán las ruedas de su coche adjuntando a las mismas algunos pesos de equilibrado para ruedas. Normalmente, las ruedas dañadas y dobladas son objeto de sustitución.

Qué puedo hacer si mi coche está vibrando

Si el coche solo comienza a vibrar cuando se efectúa la maniobra de frenado probablemente la causa se encuentre en unos rotores desgastados. Si sus rotores no presentan daños graves, pueden ser limpiados y restaurados. De no ser así, su sustitución sería la única opción disponible. También deben ser comprobadas las pinzas y las pastillas de freno. Las piezas de repuesto desgastadas pueden ser reacondicionadas si fuera necesario. Debe comprobar que todos los componentes están lubricado correctamente.

Si usted tuviera la sospecha de que sus ejes se encuentran detrás del problema, proceda a examinarlos a fondo, centrándose especialmente en las juntas homocinéticas (juntas CV) y en los fuelles. Compruebe que no haya restos de lubricante que esté fugándose y de que todas las abrazaderas están fijadas de forma segura. Si usted percibiera juego libre en las juntas y articulaciones o que los fuelles se han roto, deberá acudir a un taller mecánico para que realicen una revisión de su coche. Es posible que algunos componentes tengan que ser sustituidos.

Si la vibración aparece al realizar maniobras de giro y el volante tiembla, una revisión por parte de un taller va ser necesaria Además, si usted observa fugas del líquido de la dirección asistida, sin duda habrá llegado el momento de visitar a su mecánico.

Por otro lado, detectar soportes de motor que estén defectuosos resulta fácil. Viene indicado por la ausencia de vibración cuando su coche está en neutro o aparcado, apareciendo ésta al presionar el pedal del acelerador. Un ligero movimiento del motor es aceptable, pero grandes sacudidas vienen a indicar la necesidad de sustitución de los soportes de su motor.

En lo que respecta a las vibraciones causadas por fallos de encendido, deberá estar seguro de que el combustible empleado es de la calidad adecuada. El uso de gasolina de mala calidad puede dar lugar a obstrucciones en el filtro de combustible, lo que a su vez tiene como resultado que la proporción de la mezcla de aire-combustible sea magra.

Una limpieza del filtro de aire también debería ser llevada a cabo. Los fallos en el encendido del coche también pueden deberse a bujías en mal estado. Realice la sustitución de las mismas considerando siempre los intervalos recomendados por el fabricante.

Las razones expuestas en este artículo, que pueden ser el origen de las vibraciones de su coche, son las más habituales. Siempre resulta recomendable y conveniente acudir a profesionales en el mantenimiento y reparación del automóvil, independientemente de cúal sea la causa. Detectar y solventar problemas en su coche durante las primeras etapas le ayudará a evitar problemas de mayor envergadura que podrían traer consigo indeseables y costosas facturas en reparaciones.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *