Motor de hidrógeno: cómo funciona un coche de hidrógeno

Motor de hidrógeno: cómo funciona un coche de hidrógeno

Las alternativas a los motores de alimentados por gasolina y diésel cada vez tienen una mayor presencia e importancia en todo el mundo. En la actualidad la alternativa más popular y más común es el motor eléctrico, pero existen otras alternativas que pueden abrirse hueco en el mercado durante los próximos años.

El hidrógeno es el elemento más abundante en el universo, sin embargo en nuestra naturaleza solamente se encuentra combinado con otros elementos como el oxígeno o el carbono. Es por ello que los científicos están investigando nuevas maneras para poder aprovechar este recurso en los motores de vehículos creando motores libres de emisiones. En este aspecto una de las alternativas con más fuerza, sin tener en cuenta los coches eléctricos, es el motor de combustión de hidrógeno cuyos modelos se pueden ver en la siguiente lista de coches de motor de hidrógeno.

¿Cómo funciona un motor de pila de hidrógeno?

Cómo funciona un motor de pila de hidrógeno

A continuación se explica cómo funciona un motor de hidrógeno y en qué se distingue de los vehículos con motor eléctrico.

La principal diferencia entre un coche eléctrico y uno con motor de hidrógeno es que en el motor eléctrico la electricidad se encuentra almacenada en la batería y es esta la que va aportando la energía necesaria para que el coche se mueva. En cambio, en el coche con motor de hidrógeno esa electricidad, o energía, necesaria se va generando durante la conducción del vehículo.

Los vehículos de hidrógeno utilizan una pila de combustible, algo parecido a una central energética portátil. En los coches de combustible tradicionales la energía se obtiene por quemar los derivados de petróleo, en este caso se procesa el hidrógeno para producir la electricidad que necesita el coche.

El hidrógeno en forma de H2 se almacena en un depósito, este hidrógeno pasa hacia la pila de combustible, donde se mezcla con oxígeno para producir electricidad. En vez de CO2 los coches con motor de hidrógeno expulsan por su escape vapor de agua.

La electricidad que se genera en esta pila va a una batería, igual que en los coches eléctricos. Esta batería se encarga de enviar electricidad al motor o a los motores eléctricos de los que dispone el coche. El resto de energía que sobra, proveniente del hidrógeno y de la recuperación de energía que se consigue con la frenada regenerativa, se acumula en la batería permitiendo así que el coche funcione sin estar consumiendo hidrógeno.

Ventajas de los vehículos con motores de hidrógeno

Ahora que sabemos cómo funciona un motor con pila de hidrógeno es momento de descubrir las ventajas que puede aportar esta nueva tecnología a nuestros vehículos.

  • + Motor de cero emisiones: Como ya hemos dicho anteriormente el motor de pila de hidrógeno solamente expulsa vapor de agua de su interior. Evitando así la emisión de gases nocivos para el medio ambiente. Por tanto también nos podemos beneficiar de la pegatina CERO de la DGT, junto con todas las ventajas que esta ofrece.
  • + Velocidad de repostaje: Este es el punto donde el coche de hidrógeno destaca y supera con creces al eléctrico. A diferencia de los coches eléctricos que pueden tardar incluso horas hasta tener la batería completamente llena, los coches de hidrógeno requieren un tiempo de repostaje similar a los de combustible, por lo que tras unos 5 minutos podríamos volver a estar en marcha sin problemas.
    Top 5 mejores coches de hidrógeno
  • + Autonomía: Su autonomía es muy similar a la de los coches de combustión, es decir entre 400 y 600 km. En este punto también ofrecen una gran diferencia a su favor al compararlos con los coches eléctricos.

Inconvenientes de los vehículos con motores de hidrógeno

Pero este tipo de vehículo también tienen ciertas desventajas que hacen que de momento los coche híbridos no estén ocupando un puesto más importante en el mercado automovilístico.

  • - Falta de estaciones de servicio: Hoy en día el número de estaciones de repostaje en España es de solamente 6, aunque de momento no son de uso público. Esto hace que todavía quede un gran recorrido por delante hasta que sea viable viajar por el país con un coche con motor de pila de hidrógeno. El gobierno aprobó la Hoja de Ruta del Hidrógeno que prevé una implantación de mínimo 100 hidrogeneras para 2030. En cuanto al resto de Europa existen un mayor número de hidrogeneras en países como, Alemania, Suecia, Noruega, Bélgica o Italia, pero todavía que un trecho por recorrer hasta que se pueda viajar sin preocupaciones por el viejo continente.
  • - Proceso de obtención del hidrógeno: A pesar de que el motor de hidrógeno en sí no contamina, el hidrógeno no se encuentra de manera natural en nuestro planeta. Por lo que debe obtenerse mediante un proceso que necesita energía. Esta energía puede ser renovable o no renovable, haciendo así que la obtención del hidrógeno no sea completamente ecológica.
  • - Coste de fabricación elevado: La tecnología de los coches de hidrógeno requiere de metales preciosos que encarecen el producto final, por lo que, en comparación con los automóviles convencionales, su fabricación es más cara.
  • - Tanques con vida útil limitada: Por normas de seguridad la vida útil de los tanques en los que se almacena el hidrógeno está limitada a 15 años.
  • - Seguridad: El hidrógeno es un gas altamente inflamable por lo que es imprescindible evitar cualquier tipo de fuga.

El mito de los coches con motor de agua

El mito de los coches con motor de agua

Desde hace tiempo se escucha el mito de la existencia del motor de agua y su restricción de uso por parte de los fabricantes y las grandes empresas. Pero lo que en algunas ocasiones de ha denominado de manera incorrecta motor de agua, en realidad es un motor de hidrógeno que mediante algún proceso separa las moléculas de oxígeno e hidrógeno. Ese proceso en este tipo de coches se produciría dentro del vehículo, pero necesitaría de otros productos químicos mucho más caros o presentarían otros problemas que han hecho imposible que el motor de agua fuese una alternativa al de gasolina.

Conclusión

El coche con motor de hidrógeno es una alternativa real a los vehículos de gasolina y diésel, pero todavía queda un trecho por recorrer hasta que esta tecnología pueda plantar cara a los motores de combustión e incluso a los coches eléctricos. Sin embargo con el interés de los fabricantes este tipo de motores cada vez son más posibles y factibles en un futuro cada vez más cercano.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *