Qué función tiene el termostato de un coche

Qué función tiene el termostato de un coche

El motor de un coche produce una gran cantidad de calor. Sin embargo, para funcionar a pleno rendimiento necesita estar a cierta temperatura. El termostato del coche, inventado en 1830 por el francés Andrew Ure, posibilita que el motor funcione mientras se mantiene su temperatura óptima.

Esta es, por lo tanto, una parte importante del sistema de refrigeración del vehículo. En muchas ocasiones, se ignoran los detalles de su funcionamiento y de la importancia que tiene su perfecto estado para garantizar el buen funcionamiento del vehículo.

En este artículo, descubriremos toda la información importante sobre este componente: su funcionamiento, sus posibles problemas o averías y las soluciones y medidas preventivas para garantizar su cuidado. 

¿Qué es el termostato de un coche?

El termostato para coche es un dispositivo de pequeño tamaño que va instalado entre el radiador y el motor de un vehículo. Forma parte del sistema de refrigeración del vehículo y consiste en una válvula con un muelle. Es un mecanismo simple pero efectivo.

Un termostato tradicional lleva un cilindro que contiene cera su interior. Este cilindro está en contacto con el refrigerante que circula por el motor. Este cilindro lleva una válvula conectada a un pistón. El pistón presiona en la cera en la parte central del cilindro.

Según aumenta la temperatura del motor, aumenta la temperatura del refrigerante. Esto derrite la cera lentamente y, al derretirse, empuja el pistón hacia afuera. Este movimiento del pistón abre la válvula del cilindro. Entonces, el refrigerante fluye del motor al radiador a través de esta abertura.

Aparte de estos termostatos de cápsula, existen otros tipos de termostato coche según el mecanismo utilizado para controlar la temperatura: 

 Termostato electrónico:  son los que se utilizan actualmente. De su control se encarga la unidad de control del motor. Son de mayor tamaño que los otros tipos y su mecanismo de apertura y cierre es similar a los otros.

 Termostato de cápsula:  funcionan mecánicamente, lo que quiere decir que no necesitan componentes electrónicos para hacerlo. Como hemos descrito antes, su funcionamiento Se utilizaban más hace unos años.

 Termostato de fuelle:  similar al tipo anterior pero utilizando alcohol. Llevan un fuelle circular hecho de latón. Cuando se calienta el refrigerante, se evapora el alcohol y el fuelle se expande, abriendo la válvula reguladora y dejando pasar el refrigerante.

Como hemos mencionado, el termostato eléctrico coche es más utilizado en la actualidad, pues cuenta con algunas ventajas sobre los otros tipos. Por ejemplo, una actuación considerablemente más rápida.

Relacionado con esto, le interesará leer el artículo: Comprobar el ventilador de refrigeración.

Función del termostato de un coche 

Qué función tiene el termostato de un coche

El motor de los coches actuales debe funcionar a ciertas temperaturas para un rendimiento óptimo. Normalmente, los valores adecuados están entre 75º y 105º. Pero, ¿qué función tiene el termostato de un coche? El termostato ayuda a mantener el motor en funcionamiento a estas temperaturas.

Por lo tanto, la función del termostato de un coche es la de regular el flujo de refrigerante del motor al radiador. Este cuenta con dos posiciones, cerrada y abierta. Cuando está cerrado se impide el flujo de refrigerante, por lo que el motor aumenta de temperatura.

Por el contrario, cuando está abierto, el refrigerante puede fluir hasta el radiador, lugar en el que se disipa el calor y se enfría el propio refrigerante. Puede verse este componente como una compuerta que permite o impide el flujo del líquido refrigerante del motor al radiador.

Un ejemplo de su funcionamiento, cuando el motor se calienta hasta un determinado punto, el termostato se abre para que el refrigerante del motor fluya. Mientras el motor permanezca frío, el termostato permanecerá cerrado.

En realidad, durante su uso normal, el termostato nunca se encuentra en posición totalmente cerrada o totalmente abierta, pues depende del estado del motor. Así, se puede ayudar al motor a funcionar a la temperatura más adecuada posible.

Los beneficios de contar con este componente para el rendimiento del motor son importantes: al funcionar correctamente, las piezas del motor se lubrican bien y se eliminan los depósitos. Esto también implica una reducción de emisiones nocivas y en una disminución en el consumo.

Artículo relacionado: Limpieza del radiador.

Averías típicas del termostato del coche

Motor sobrecalentado

Ahora, ya sabemos qué es el termostato motor coche y los principios básicos de su funcionamiento, es el momento de aprender un poco sobre los problemas que puede dar un termostato coche averiado:

 Sobrecalentamiento del motor 

Si el termostato del coche queda atascado en posición cerrado, no se producirá flujo del refrigerante al radiador. Nunca se debe circular así, pues corremos el riesgo de estropear por completo el motor del coche. Por supuesto, el sobrecalentamiento del motor puede tener otras muchas causas que deben evaluarse adecuadamente.

 Motor demasiado frío 

Al contrario, un termostato coche abierto constantemente implica un flujo constante del refrigerante al radiador. Si esto ocurre, el motor no alcanzará su temperatura de funcionamiento idónea y tendremos dificultad para que se mantenga en el rango de temperatura adecuado. Esto provoca la disminución de la eficiencia del aceite del motor, lo que puede desencadenar un desgaste acelerado de las piezas, empeorar el rendimiento, la eficiencia en el uso del combustible y el aumento de las emisiones contaminantes nocivas.

 Cambios de temperatura del motor 

En caso de que se produzcan oscilaciones de temperatura, esto nos está indicando que puede haber un problema con el termostato del motor del coche, que su mecanismo no está funcionando adecuadamente.

 Rendimiento pobre del motor 

Esta es una de las consecuencias directas de una regulación de la temperatura de funcionamiento del motor poco eficiente y suele ir acompañado de otros problemas como un aumento en el consumo. 

Para comprobar el estado del termostato del coche, se debe abrir el capó y quitar la tapa del radiador. Arrancaremos el vehículo y dejaremos el motor funcionar a ralentí. Observando el radiador, debe apreciarse el flujo de refrigerante al radiador. 

Si se aprecia flujo, puesto que el motor aun no ha alcanzado su temperatura de trabajo, la válvula ha quedado atascada en posición abierta. Si no se aprecia flujo, está bien, puesto que el motor no está todavía caliente. Proceda a calentar el motor.

Cuando el motor se caliente, se debe poder apreciar el refrigerante llegando al radiador. En caso contrario, si aprecia en el panel de instrumentos que la temperatura sube pero no hay flujo de refrigerante al radiador, la válvula ha quedado atascada en posición cerrada. En los dos casos, se procederá a cambiar el termostato.

Puede que le interese informarse sobre el Sistema de calefacción del vehículo.

    Comentarios - 1

  • @user_87530618.03.2022
    Miembro

    Es recomendable para un vehiculo de 20 años, trabajar sin termostato?.

    Responder

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *