Qué hace una barra de torsión

Qué hace una barra de torsión

El sistema de suspensión de un vehículo, del que forma parte la barra de torsión, realiza la función de paliar las vibraciones y sacudidas que se producen al circular sobre las irregularidades de la carretera. Es un sistema relativamente complejo que sirve de unión entre las ruedas y el chasis del automóvil.

Por lo tanto, este es un sistema considerado básico para conseguir una conducción confortable. La barra de torsión es una pieza que tiene dos extremos diferentes, uno móvil y otro fijo. El extremo móvil permite un movimiento de giro sobre uno de los ejes.

La barra de torsión se encarga de reducir el movimiento del chasis y así proporcionarle una mayor estabilidad al automóvil. Pero, ¿cómo funciona una barra de torsión? ¡Vamos a verlo todo con todo detalle a continuación!

¿Qué es la barra de torsión del coche?

La barra de torsión es un componente de la suspensión de automóvil, normalmente hecha de acero, que sirve para reducir el desplazamiento del chasis en las maniobras de giro y conservar la geometría del vehículo. De esta manera, se consigue una mayor estabilidad y, en consecuencia, seguridad.

La posición en la que van instaladas estas barras puede ser longitudinal o transversal. Como ya comentamos, el material del que se hacen suele ser el acero, pero se refuerza también con tratamientos térmicos o se somete a estiramientos para que resista mejor la fatiga.

Actualmente, la barra de torsión va instalada en casi todos los modelos, ubicada transversal o longitudinalmente en relación al eje del vehículo. Su función es la de controlar la vibración y el balanceo del coche cuando se gira, influyendo en gran medida en su desempeño.

La barra va sujeta al bastidor y a la rueda. Muchas veces, su parte trasera va unida al chasis del coche y la delantera a la suspensión, exactamente al brazo de control. La barra de torsión sirve como palanca, cuando la rueda se mueve en vertical, la barra se tuerce y después vuelve a su posición.

Es bastante normal encontrar barras de torsión instaladas en coches que llevan un blindaje. La razón es que, en estos vehículos, se genera una tensión considerable sobre los ejes cuando se realizan determinadas maniobras a altas velocidades, causada por el gran peso del blindaje de estos vehículos.

¿Cómo funciona la barra de torsión?

La misión de este componente es la de controlar la vibración y el balanceo que se produce durante las maniobras o giros con un automóvil. La inclusión de este componente causa un diferente comportamiento del automóvil en el que va instalada.

Normalmente, este componente va unido al bastidor y conectado de manera indirecta a la rueda. Su parte posterior suele ir acoplado al chasis y la parte delantera de la barra va acoplada a la suspensión. Para ser exactos, esta parte va sujeta al brazo de control de la suspensión.

La barra de torsión hace un efecto palanca cuando la rueda se mueve verticalmente. Entonces, se mueve esta barra y, después, vuelve a su posición original. Para que sean capaces de soportar las altas cargas y la fatiga, estos componentes se someten a un tratamiento térmico y a estiramientos.

¿Cómo saber si la barra de torsión se ha averiado?

Estos componentes están sometidos a grandes esfuerzos de torsión. Esta es la razón por la que deben encontrarse en perfecto estado para que realicen su función correctamente y sin fallos. Puede ocurrir que, por ejemplo, por un golpe o raya, se deteriore su capa protectora superficial y que se oxide.

Si se oxida por una parte, poco a poco el óxido va metiéndose más y puede llegar hasta el interior de esta barra. En este caso, la barra puede debilitarse y, al estar sometida a un esfuerzo y tensión constante, puede incluso acabar rompiéndose.

Cuando se rompe una barra de torsión instalada longitudinalmente, se nota que el automóvil se deja caer sobre el lateral en el que se ha roto la barra. En caso de rotura de una barra de torsión transversal, nos encontraremos que el automóvil es mucho más inestable cuando se maniobra.

Este es un sistema de suspensión de fácil mantenimiento y reparación. Además, no es un sistema que suela necesitar atención. La necesitar de reparar o poner a punto la barra de torsión de la suspensión, puede estar motivada por determinados factores y puede requerir llevar a cabo ciertas medidas como:

  • Ajustar la altura de la barra de torsión. Esto suelen hacerlo los conductores que se decantan por una conducción deportiva. El objetivo es levantar la parte de atrás del vehículo, para aumentar la rigidez de la suspensión.
  • Cambiar un rodamiento. Estos sufren un desgaste bastante rápido y se deben cambiar a tiempo para evitar problemas. Es recomendable dirigirse a un taller mecánico especializado, así también realizarán un diagnóstico de los distintos componentes, como las vigas o los ejes de torsión.
  • Unión floja. Los elementos que forman este sistema pueden aflojarse, simplemente hay que revisarlos y apretarlos dónde corresponda.

Ventajas y desventajas de la barra de torsión

Ya hemos visto que solo algunos modelos incluyen una barra de torsión. Este componente supone algunas ventajas para la comodidad al conducir un vehículo, pero también supone algunos inconvenientes que debemos conocer. Las ventajas de la barra de torsión son:

  • Coste bajo. Esto se debe a su sencillez: solo se trata de una barra instalada sobre el metal. El coste de producción de este componente es bajo, por lo que también reduce notablemente el coste total de un vehículo.
  • Conducción suave. Gracias a la flexibilidad de la barra, a ajuste fácil de la altura y a su durabilidad.
  • Compacta. Comparado con otros sistemas de la suspensión, como el sistema de muelles helicoidales, ocupa poco espacio, por lo que deja más espacio libre en el interior del coche.
  • Sencillez. Este es un sistema sencillo y, por lo tanto, no requiere un mantenimiento complicado o caro, pues sus piezas son económicas y fáciles de sustituir. Por otra parte, esta permitido combinar este sistema de suspensión con otros, esto es, puede funcionar como complemento a otros sistemas de suspensión.

Sin embargo, también existen ciertas desventajas que debemos tener en cuenta:

  • Eficacia. Dada la sencillez de este sistema, no tiene una capacidad de amortiguación tan grande como otros. Esto se traduce en un menor confort al circular que los vehículos con otros sistemas distintos de suspensión, que pueden consultarse en la definición de suspensión.
  • Conducción. Los vehículos que cuentan con este sistema de suspensión de barra de torsión no son tan fáciles de conducir cómo los que llevan otros sistemas de amortiguadores.
  • No proporciona una tasa de resorte progresiva.
  • Inestabilidad en las curvas. Es más complicado tomar curvas cerradas y requiere más experiencia y atención del conductor que con otros sistemas.
  • Vibraciones. Especialmente notables en la parte de atrás del vehículo cuando el vehículo se detiene, lo que lo convierte en un sistema poco confortable para los ocupantes de estas plazas traseras.
  • Mantenimiento. En este tipo de suspensión requiere cambiar los rodamientos de agujas aproximadamente cada 60.000-70.000 kilómetros de viaje.
    desventajas de la barra de torsión
  • Coste de producción. Para que el metal resista la torsión, se emplean unos procedimientos especiales que tienen como fin endurecer su superficie. Esto supone un aumento en costes de producción.

Estas son algunas de las desventajas, aunque una de las principales es que la barra de torsión no funciona como suspensión independiente, por lo que no garantiza el mejor nivel de confort. Es por esta razón que este sistema no se utiliza en vehículos actuales de gama alta.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *