Qué hacer si los frenos chirrían o hacen ruido al frenar

Qué hacer si los frenos chirrían o hacen ruido al frenar

Los ruidos suelen ser indicativos de que hay algún tipo de problema con nuestro vehículo. Así, un mecánico experimentado puede saber casi con total certeza qué avería tiene un coche simplemente escuchándolo. Los chirridos de los frenos o el ruido al frenar es uno de los más inconfundibles.

¿Por qué chirrían los frenos? Existen distintas causas que pueden provocar este molesto problema: el desgaste de los componentes, la suciedad, etc. Teniendo en cuenta la crucial importancia de este sistema para nuestra seguridad al volante es algo a lo que debemos prestar atención de inmediato.

En este artículo vamos a tratar este tema proporcionándole valiosa información que nos ayudará a comprender mejor esta avería y saber así cómo eliminar el chillido de los frenos. Sin más preámbulos, analicemos todas las causas por las que se producen los chirridos y crujidos al frenar.

¿Por qué chirrían los frenos?

Para entender mejor por qué se producen ruidos procedentes del sistema de frenos de un vehículo, lo mejor será analizar el problema desde el punto de vista de los distintos componentes del sistema de frenos.

 Así podremos determinar la causa con exactitud y proceder a solucionar el problema: 
  • Las pastillas de freno. Este es el primer componente al que deberíamos prestar atención si nos encontramos el problema de los ruidos al frenar. Los ruidos al frenar de las pastillas de freno pueden estar provocados por distintas causas:
    • Pastillas de freno desgastadas. Cuando, por el propio uso, el desgaste de las pastillas de freno llega a cierto nivel, ciertas partes hechas de metal pueden rozar contra el disco de freno provocando fuertes ruidos. Si se produce un desgaste desigual de las mismas, esto también puede provocar vibraciones y, consecuentemente, el molesto chirrido de los frenos.
      Por qué chirrían los frenos: pastillas de freno desgastadas
    • Mala calidad de las pastillas de freno. Siempre recomendamos comprar pastillas de freno de calidad y ser conscientes de la calificación de la pastilla de freno que vamos a instalar. Los componentes baratos pueden no cumplir completamente con los requisitos recomendados para un determinado modelo de coche o no incluir ciertos elementos de sujeción necesarios, lo que puede requerir reutilizar los que ya tengamos.
    • Distinta forma de las pastillas de freno recién instaladas. Cuando instalamos componentes nuevos pueden producirse chirridos. La forma del disco de freno puede haberse acomodado al componente instalado anteriormente y, al instalar las nuevas, estas pueden rozar excesivamente provocando el ruido.
    • Cristalización de las pastillas de freno. Este proceso se produce por el calentamiento de las pastillas de freno cuando los frenos se utilizan de manera excesiva. Esto se puede percibir que su superficie es más brillante que las pastillas en buen estado. Los defectos en el disco de freno y las pastillas de baja calidad también pueden provocar este problema.
    • Pastillas de freno nuevas. Algunos conductores comentan: “cambié las pastillas de freno y hacen ruido”. A veces los chirridos con las pastillas de freno nuevas son simplemente por la fricción contra el disco de freno, pues necesitan un periodo de rodaje. Pero, también pueden deberse a holguras, por lo que conviene revisarlas.
  • Las pinzas de freno. En el caso particular de las pinzas de freno, existen distintos componentes de estas que pueden provocar chirridos al frenar. Por ejemplo, los clips de sujeción de las pastillas pueden hacer ruidos, ya sea por suciedad, porque se rompan y las pastillas se suelten o por la falta de lubricación de los mismos. Otro de los componentes de las pinzas de freno son los pernos de deslizamiento, que pueden hacer ruido si no tienen suficiente lubricación.
  • Los discos de freno. Estos son otro de los componentes del sistema de freno que pueden provocar que los frenos produzcan ruidos extraños. Es conveniente conocerlos, por ejemplo informándose sobre ellos en esta comparación de discos de freno. Estos son los problemas que pueden tener:
    • Discos de freno gastados. El progresivo desgaste al frenar hacer que su grosor disminuya y que se forme un “escalón” cerca de su extremo que, al rozar con la pastilla de freno, puede provocar chirridos y ruidos similares.
    • Discos de freno agrietados o rayados. La suciedad puede provocar el deterioro de los discos de freno. Estos desperfectos pueden provocar vibraciones y, en consecuencia, el chirrido de los frenos del coche.
      Por qué chirrían los frenos: discos de freno agrietados
    • Discos de freno oxidados. Si la corrosión ha afectado a los discos de freno, es posible que se produzcan chirridos cuando pisamos el pedal de freno.
      Por qué chirrían los frenos: discos de freno oxidados
    • Discos de freno mal instalados. Una instalación incorrecta de estos componentes puede provocar que se ensucien o que se produzca un mal asentamiento de los mismos. Esto puede provocar vibraciones y los molestos ruidos al frenar.
  • Problemas del sistema de frenos hidráulico. En caso de que este sistema no funcione correctamente, por ejemplo, porque la presión ejercida por la pinza sea insuficiente, se pueden producir chirridos y otros ruidos extraños. Si nos ocurre esto, conviene valorar la opción de purgar los frenos.

Como puede observar, casi todos los componentes del sistema de frenos pueden causar el problema de los chirridos. A continuación, vamos a ver cómo eliminar el chirrido de los frenos; algunas veces será necesario sustituir los componentes que provocan los ruidos, otras será suficiente con limpiarlos.

Cómo eliminar los chirridos de los frenos

 Para solucionar el problema de los chirridos de los frenos, primero debemos disponer de ciertas herramientas que nos permitan evaluar el problema y solucionarlo: 
  • Un gato o un caballete para levantar el vehículo.
  • Producto limpiador de frenos.
  • Espray antichirridos.
  • Un trapo.
  • Llaves de tuercas de distintos tamaños.
  • Una caja de herramientas.
  • Repuestos, en caso de que tengamos que sustituir algún componente (como pastillas, discos o líquido de frenos, además de un martillo de goma).
 Para inspeccionar y encontrar el problema, procederemos de la siguiente forma: 
  1. Levantar la rueda del coche que hace ruido utilizando el gato, conviene utilizar también los caballetes para asegurar la posición del vehículo y evitar accidentes.
  2. Quitar la rueda e inspeccionar visualmente los componentes del sistema de frenos, pastillas y discos, para ver si muestran signos de desgaste, grietas o deformación. Si los discos están deformados, deben ser sustituidos.
  3. Se limpia de polvo de la pinza de freno y del disco de freno con el producto limpiador para frenos antes de desmontar el mecanismo de freno.
    Producto limpiador para frenos
  4. Inspeccionar su interior, prestando atención a cómo se encuentran las pastillas de freno para ver si se han desgastado. Si fuera necesario, deben ser sustituidas.
  5. Revisar los pernos y comprobar si están correctamente lubricados. Aplicar lubricante si fuera necesario. También debe revisarse el estado de los cubrepolvos.
  6. Utilizar la llave para separar la zapata del rotor. Para ello, hay que alcanzar la pinza de freno, aflojar y quitar los tornillos de sujeción, limpiarlos y engrasarlos con un producto lubricante y un trapo.

Como puede ver, es posible solucionar el problema por nuestra cuenta, limpiando, procurando una correcta lubricación y sustituyendo los componentes en caso de que resulte oportuno. Esta es una de las maneras más efectivas de solucionar el problema de los chirridos de los frenos del coche.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *