Soldadura en frío: qué es y cómo usarla

Soldadura en frío: qué es y cómo usarla

Cuando hablamos de soldadura normalmente nos viene a la mente un soplete u otro tipo de aparato que une dos metales mediante la fundición, pero existe una alternativa en la que no es necesaria toda esa maquinaria ni la aplicación de calor para poder soldar de manera permanente dos o más metales o plásticos. Se conoce como el proceso de soldadura en frío.

Qué es y en qué consiste la soldadura en frío

La soldadura es el proceso de la unión de dos materiales mediante el uso de calor, presión o la adición de otro material. En este caso hablaremos sobre la soldadura en frío, que, a diferencia de la soldadura por calor, nos permite soldar metales y plásticos sin la necesidad de aplicar calor con un equipo para soldar.

 Existen dos tipos de procesos de soldadura en frío: 
  • i Soldadura en frío con máquinas: Se basa en la aplicación de presión y vacío para hacer posible la unión de metales sin la necesidad de fundir ninguno.
  • i Soldadura en frío con productos especiales: Es la más común. Se utiliza un producto adicional con tal de unir las dos piezas a soldar. Es muy útil en tareas de bricolaje y para ámbitos más profesionales como la reparación de automóviles debido a su sencillez de uso, gran resistencia y la existencia de productos para altas temperaturas. La soldadura metálica en frío es una muy buena opción a la hora de soldar algunos metales como el acero inoxidable o el aluminio.
    Soldadura en frío con productos especiales

Cómo usar la soldadura metálica en frío

El proceso de soldadura en frío destaca por su sencillez comparada con la soldadura por calor.

  1. El primer paso necesario es limpiar y preparar la superficie para la aplicación del producto, lijándola para garantizar la eliminación de posibles productos, imperfecciones e impurezas de la superficie que se desee soldar, sellar o reparar. En caso de que las piezas metálicas que se quieran unir tengan restos de óxido, estos deben eliminarse al máximo utilizando herramientas para quitar el óxido como una lija o un cepillo de alambre.
    primer paso necesario es limpiar y preparar la superficie para la aplicación del producto
  2. Desde Autodoc recomendamos la aplicación de una capa protectora anticorrosiva para mejorar la fijación del producto y conseguir una mejor soldadura en frio.
  3. Cada marca presenta instrucciones diferentes, pero generalmente se deben mezclar sus distintos componentes y aplicar la mezcla a la zona en la que se desea realizar la unión o reparación. Este punto es el más importante, por lo que es necesario leer detenidamente las instrucciones y seguirlas de la manera adecuada.
  4. A la hora de aplicar la mezcla, debe presionarse en la zona para rellenar el espacio completamente y evitar huecos o grietas. Una vez bien relleno, es recomendable extender la mezcla y alisarla en el punto a reparar con tal de facilitar un acabado más pulido. El tiempo determinado para poder hacerlo antes de que solidifique es de aproximadamente 40 minutos para la mezcla y 3 horas para su manipulación.
  5. Finalmente se moldea con la forma deseada para, una vez endurecida la mezcla, lijar y pulir la zona reparada. Posteriormente se puede pintar y dar al metal el tratamiento requerido.

Para conseguir los mejores resultados debemos dejar el tiempo necesario para que la soldadura se solidifique. Se recomienda un tiempo de al menos 12 horas.

Siguiendo las instrucciones del fabricante de la manera adecuada se puede obtener una soldadura en frio de gran resistencia, consiguiendo una fijación de hasta 100Kg por cm² .

Ventajas de la soldadura en frío

  • + Una mayor seguridad para la persona al no necesitar una llama, punto de calor o electricidad.
  • + No se producen daños en elementos de alrededor como pueden darse con la soldadura por fundición (quemaduras, cristales picados, etc)
  • + Ahorro de tiempo. Este tipo de unión no requiere desmontar los componentes y piezas adyacentes.
  • + Económicamente resulta más barato comprar el producto de soldadura metálica en frío que un equipo completo de soldadura. Además al reparar la pieza en vez de sustituirla, no necesitamos comprar una pieza nueva para sustituirla.
  • + Se puede aplicar sobre un mayor número de superficies. A diferencia de las masillas de estaño, la soldadura en frío se puede aplicar sobre acero inoxidable y aluminio.
  • + Facilidad a la hora de trabajar. Los productos utilizados son fáciles y sencillos de usar y aplicar y se secan a temperatura ambiente.
  • + Permite una unión sólida y permanente ya que se puede aplicar con gran precisión sobre la zona. Ademas permite un acabado más pulido.
  • + Es una técnica más respetuosa con el medio ambiente. No es necesario el gasto de energía para producir calor para fundir. Es una solución libre de plomo y las materias primas utilizadas afectan menos a la huella de carbono. Finalmente, su Potencial Calentamiento atmosférico es mucho menor a soldar con estaño.
 También se dan algunos inconvenientes sobre este tipo de soldadura: 
  • - Es complicado conseguir la soldadura perfecta debido a que en ocasiones es complicado preparar perfectamente la superficie a soldar. Por ejemplo las capas de óxido pueden ser difíciles de eliminar incluso con limpieza exhaustiva.
  • - Poca resistencia mecánica de la junta.
  • - Necesita de superficies planas y regulares para poder obtener la mejor soldadura en frío. Si la superficie no es plana y uniforme será más complicado conseguir la resistencia en la soldadura deseada.

Aplicaciones más comunes

La soldadura en frío con productos especiales es ideal en las ocasiones en las que los materiales que deben ser unidos o reparados no aceptan altas temperaturas, por que puedan deformarse o incendiarse.

El uso de estos productos es muy común en el día a día. Se aplica de manera muy habitual en bricolaje y en otros entornos de reparación de materiales como por ejemplo talleres de automoción.

Debido a sus propiedades de resistencia al agua, al aceite y a los disolventes usuales, son muy utilizados en la reparación de grietas y fugas en tuberías y depósitos de líquidos en general. Por ejemplo la soldadura en frio puede servir para reparar las grietas en el sistema radiador del coche o pequeños agujeros en el cárter de aluminio, aunque siempre se deben tener en cuenta las propiedades del producto específico y las temperaturas más altas que puede soportar.

Dónde comprar productos para soldadura en frío

Hoy en día este tipo de productos se pueden comprar en en ferreterías, en un gran número de grandes almacenes y en las grandes superficies dedicadas al bricolaje y la construcción donde nos pueden explicar exactamente cómo usar cada tipo de soldadura en frío. Estos productos también son perfectamente accesibles en internet a precios muy competitivos. En la web de Autodoc disponemos de los mejores productos para cada caso a los mejores precios.

Conclusión

La soldadura en frío mediante la aplicación de productos especiales es una solución sencilla y muy efectiva a la hora de reparar y soldar piezas metálicas (de aluminio, acero inoxidable, cobre, etc) y de plástico. Con tal de conseguir la mejor soldadura en frío debemos seguir el proceso indicado en las instrucciones del fabricante y respetar los tiempos de secado para poder obtener la mayor resistencia en la soldadura. Sin embargo, no se debe utilizar nunca en el caso en que se quieran efectuar uniones estructurales.

Hay una amplia variedad de este tipo de productos, así que conocer las propiedades de todas, así como los mejores productos para cada tipo de soldadura en frío, hace que consigamos una reparación más ajustada al tipo de trabajo para poder conseguir la mayor resistencia y un acabado más pulido.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *