Cómo transportar una bicicleta

Transportar bicicleta en coche de manera segura y legal

Muchos reconocerán que la bicicleta es el medio de transporte más divertido, pues nos permite disfrutar de nuestro entorno a la vez que nos ejercitamos. Por esto, puede que nos preguntemos cómo transportar una bicicleta para no dejar a un lado nuestra bici cuando vamos de vacaciones.

Existen varias posibilidades en el mercado de portabicicletas para coche: bacas portabicicletas o portabicicletas de techo, bastidores para bicicletas que se instalan en la bola de remolque, portabicicletas de portón trasero, etcétera, que nos permiten transportar bicicleta coche fácilmente.

Entre tantas opciones, los aficionados al ciclismo agradecerán un poco de información para saber qué portabicicletas comprar. Con este fin, vamos a revisar las posibilidades y también a proporcionarle valiosos consejos para que el transportar una bicicleta en el coche se convierta en un juego de niños.

Cómo transportar una bicicleta en coche 

Cómo llevar la bici dentro de la furgoneta

Como ya hemos mencionado, para muchas personas es algo básico disponer de sus bicicletas allá donde vayan. Los amantes de la práctica deportiva sobre ruedas y de la naturaleza lo agradecerán. La primera decisión será si vamos a transportar la bicicleta en el interior o en el exterior del coche.

 En el primer caso, llevando las bicis en el maletero o zona de carga del vehículo, nos podemos encontrar con dos situaciones: 
  • En vehículos de pequeño tamaño, un coche de 5 puertas de tamaño medio, tendremos que desmontar la rueda delantera de la bicicleta para que quepa. El espacio disponible no es demasiado por lo que difícilmente será posible llevar más de una. En un coche familiar, puede que podamos introducirla sin desmontar la rueda.
  • En vehículos de mayor tamaño, como monovolúmenes o furgonetas, se puede transportar una bicicleta sin desmontar la rueda, abatiendo los asientos de la parte trasera. Esto puede resultar práctico si viajamos solos o con un acompañante, pero no para viajes en familia.

En cualquier caso, es conveniente proteger el maletero para evitar provocar daños, como arañazos, o golpes a las propias bicicletas. Se deben utilizar cinchas para asegurar su posición en el maletero, pues si van sueltas suponen un gran peligro en caso de accidente: según la DGT, en caso de sufrir un accidente a 56 km/h, el peso de la bicicleta se multiplica por 35.

Si usamos una furgoneta, el problema será menor. Se puede comprar un portabicicletas para furgonetas e instalarlo en la zona de carga para llevarlas bien sujetas. Normalmente, se ponen en los anclajes de los asientos traseros de las furgonetas. Así, se soluciona cómo llevar la bici dentro de la furgoneta.

En cuanto a la legalidad, si nuestro coche no está denominado como vehículo de carga, debe llevarse el equipaje en el compartimento destinado para este fin. Las bicicletas no se consideran equipaje, además, si hay que abatir los asientos, estaríamos excediendo el espacio de la denominada zona de carga.

No siempre es así, pero transportando una bici de esta manera hay ciertas posibilidades de que nos pongan una multa en un control de tráfico. Por ello, es más practico comprar un portabicicletas exterior para el coche. A continuación, veremos los tipos de portabicicletas para el exterior del coche.

Tipos de portabicicletas exteriores  

Portabicicletas coche maletero

Para viajar cómodamente sin tener que sacrificar las plazas disponibles, arriesgarnos a una multa o provocar daños en el maletero del vehículo, una opción muy práctica es utilizar uno de estos portabicicletas.

 Los hay de muchos tipos, cada uno con sus ventajas e inconvenientes: 
  • Portabicicletas de techo. Son bastante comunes y económicos. La bicicleta se suele sujetar por la horquilla de la parte delantera, desmontando antes la rueda delantera, o anclando las dos ruedas de la bicicleta a un carril especial para este fin. Su principal ventaja, aparte de ser baratos, es que no entorpece la visibilidad al volante. El principal problema es que suponen un aumento importante de la altura del vehículo, con los riesgos que ello conlleva.
  • Portabicicletas de bola de remolque. Si nuestra intención es llevar varias bicicletas, esta es la opción más adecuada. Los hay de tipo remolque, por ejemplo un carro portabicicletas, en los que se pueden llevar hasta 10 bicis y también otros portabicicletas suspendidos que permiten llevar 2-4 unidades. Un inconveniente de estos portabicis es que tapan la matrícula, por lo que se debe colocar la placa en una zona visible durante el trayecto. Las ventajas son su ligereza y que se pueden plegar, además de una instalación y desinstalación rápidas.
  • Portabicicletas de portón trasero. A estos portabicicletas se les llama también portabicicletas de maletero y son una opción estupenda para los coches familiares. En este caso existen varios modelos (con carril, de alerón o suspendido). Una ventaja es que permiten que la matrícula sea visible. Sujetan las bicicletas por el cuadro y las ruedas y permiten transportar hasta 3 bicis.
  • Portabicicletas de rueda de repuesto. Son especiales para los vehículos todoterreno. Son parecidos a los portabicicletas de portón trasero pero se sujetan a la rueda de repuesto que el vehículo lleva en la parte trasera.
  • Portabicicletas integrados. Algunos vehículos, como determinados modelos de Opel, disponen de esta opción denominada FlexFil®. Con este sistema para transportar bicicletas en el coche se pueden llevar hasta 4 bicicletas sin modificar el vehículo de ninguna manera. Esto es posible porque va integrado en el propio coche, desplegándose el transporta bicicletas a voluntad desde la parte de abajo del vehículo. Si modelo lleva este sistema, estamos de suerte, pues no tendremos que comprar un portabicicletas para coche ni modificarlo de ninguna manera.

Estas son las opciones principales. Recuerde siempre elegir un portabicis fiable y de calidad, por su seguridad, por la de su bicicleta y por la de los demás conductores. Por ejemplo, existen fabricantes que ofrecen dispositivos de reconocido prestigio, como los portabicicletas Hast. 

Recomendaciones para transportar bicicletas 

Carro portabicicletas

Sea cual sea el modelo que haya elegido, existen ciertas recomendaciones y medidas de seguridad a tener en cuenta cuando nos dispongamos a transportar una bicicleta en el coche.

 Por ejemplo: 
  • Asegúrese de que la sujeción de las bicicletas es correcta. El sistema de sujeción y las bicis no se deben mover o caer en absoluto.
  • Siempre se deben ver bien la matrícula y las luces traseras del coche. Si no se puede garantizar su visibilidad, se deben instalar las luces y la matrícula en el portabicicletas coche.
  • Cuando la bicicleta sobresalga de la parte trasera, se debe poner una señal portabicis V20. En caso de que la bici ocupe la anchura completa del vehículo, se utilizarán dos, una en cada extremo.
  • En caso de llevar la bicicleta sujeta del portón trasero, la anchura de la bicicleta nunca puede ser superior a la anchura del automóvil, incluyendo los retrovisores. Se puede solucionar este problema quitándole temporalmente una o las dos ruedas a la bicicleta.
  • Aunque no suele ser un problema por el bajo peso de estos vehículos, la carga del vehículo con las bicicletas cargadas no debe superar el límite que establece el fabricante.

No olvide que las multas por transportar cargas indebidamente pueden llegar a ser de hasta 500€, en caso de que la carga se caiga. No obstante, si seguimos todas estas medidas de seguridad y recomendaciones, no deberíamos tener ningún problema en utilizar bien los portabicicletas para coche.

[Total: 0   Promedio: 0/5]