Cómo elegir y sustituir los filtros de habitáculo

Cómo elegir y sustituir los filtros de habitáculo

El hollín, el polvo, las partículas de goma, el ozono, las sustancias abrasivas, los óxidos de nitrógeno, los gases de azufre y dióxido de carbono, el polen de las plantas en primavera y verano y el benzol entran en el habitáculo del coche, junto con el aire, a través de las rejillas de ventilación. Debido a que se trata de un espacio cerrado, la concentración de estas sustancias en el habitáculo de pasajeros puede llegar a ser en ocasiones varias veces superior que en el exterior. La inhalación de aire contaminado puede provocar reacciones alérgicas además de suponer una carga adicional para los pulmones. El filtro de habitáculo (o de polen) ha sido diseñado para resolver este problema. A continuación, le ofrecemos nuestros consejos para elegir un filtro de habitáculo de alta calidad para su coche.

¿Por qué es tan importante sustituir esta pieza a su debido tiempo?

El filtro de polen es una pieza consumible, lo que significa que debe ser sustituida con cierta frecuencia. Es recomendable cambiarla al menos una vez al año o cada 15.000 km recorridos. Si usted vive en una gran ciudad y a menudo tiene que permanecer en atascos o, por el contrario, conduce de manera frecuente por caminos rurales polvorientos, puede que tenga que cambiarlo más a menudo.

Un filtro sucio es capaz de reducir la eficiencia del aire acondicionado, de los sistemas de ventilación y calefacción, ya que la resistencia del filtro al flujo de aire aumenta debido a la suciedad acumulada. Las ventanillas se empanan considerablemente cuando llueve y, con el paso del tiempo, comienzan a desarrollarse hongos y bacterias patógenas en la superficie del elemento filtrante.

¿Por qué es tan importante sustituir esta pieza a su debido tiempo?

Algunas veces, el elemento filtrante sufre deformaciones y el flujo de aire no pasa a través de él, permitiendo que todos los contaminantes lleguen al habitáculo de pasajeros.

Los diferentes tipos de filtro de habitáculo

 Actualmente, son populares los siguientes tipos de filtros: 
  1. Filtro de barrera convencional. Dichos filtros sirven para atrapar el polvo. Están hechos con un papel especial o con fibras sintéticas. Por lo general, consisten en unas cuantas capas. Cada una de ellas está diseñada para atrapar las partículas de un determinado tamaño. Es necesario destacar que es preferible utilizar fibras sintéticas como material filtrante, ya que son capaces de garantizar un filtrado y limpieza eficaz sin ofrecer resistencia al flujo de aire. En los filtros de alta calidad, es posible que una de las capas posea una carga electrostática, la cual permite que sus fibras atrapen incluso las partículas de polvo más pequeñas.
  2. Con capas absorbentes. Cada una de estas capas cuenta con una base textil con gránulos de carbón activo de hasta 0,5 mm adheridos. Estos gránulos tienen una superficie porosa capaz de absorber las moléculas de sustancias tóxicas que se han introducido en el coche con el aire. Se trata de un tipo de filtros más costoso, pero que garantiza una limpieza más fina. Además, neutralizan los olores desagradables.
  3. Con capa anti-bacteriana. Esta capa se elabora de un material bactericida, normalmente polifenol. Se une y neutraliza las bacterias y alérgenos, además de inhibir el crecimiento de moho por varias decenas de veces. Se trata de las piezas de repuesto más caras, ya que garantizan una protección máxima.

4 consejos de AUTODOC sobre la elección y el uso de los filtros de habitáculo

  1. Opte por productos que ofrecen fabricantes conocidos. Le recomendamos Bosch, Mann-Filter, Stark Automotriz, Mahle Original, K&N, Knecht y Ridex. En los artículos de baja calidad, se utiliza menos cantidad de material para la fabricación de las capas de filtro, lo que resulta en una limpieza del aire más pobre y menos eficiente. Los productos de mala calidad incluso pueden llevar un filtro de carbono falso, que en realidad sólo sería un filtro de polvo convencional con una de sus capas pintadas de negro.
  2. Debe revisar el estado del filtro de polen en caso de observar alguna de las siguientes situaciones:
    1. olores desagradables en el interior del coche;
    2. frío en el coche incluso cuando la calefacción está encendida, o calor cuando el aire acondicionado está encendido;
    3. Comienza a acumularse polvo en el salpicadero.
  3. Elija la pieza de repuesto en estricta correspondencia con las especificaciones de su vehículo. Resulta imposible instalar componentes más grandes de lo necesario. Las piezas de repuesto más pequeñas que las estándar permiten la entrada de aire sin filtrar en el interior del habitáculo de pasajeros.
  4. Cuando instale el filtro, asegúrese de que su posición es la correcta. La dirección del flujo de aire debería estar indicada en uno de los lados de la pieza, algo especialmente importante para los filtros antialérgicos y de carbón activo.
4 consejos de AUTODOC sobre la elección y el uso de los filtros de habitáculo

Conclusión

El filtro de polen no tiene una influencia directa en el funcionamiento de los sistemas y ensamblados principales del coche, tales como la transmisión o el motor. Por esta razón, algunos propietarios de automóvil no se preocupan de sustituirlos a su debido tiempo. No obstante, esto puede poner en riesgo su salud. Existen componentes de alta calidad capaces de atrapar hasta el 99% del polvo y de los alérgenos. Por este motivo, nunca debe subestimar la importancia de esta pieza. Siguiendo nuestros sencillos consejos, usted garantizará el disponer de un ambiente confortable en el interior del coche durante largo tiempo.

[Total: 0   Promedio: 0/5]