Alcoholímetro. ¿Qué es, cómo funciona y para qué sirve?

Alcoholímetro. ¿Qué es, cómo funciona y para qué sirve?

El alcoholímetro en un instrumento de laboratorio cuya función es la de determinar el porcentaje de alcohol a través de una muestra con componentes gaseosos o líquidos. Por lo tanto, suele utilizarse para averiguar la cantidad de alcohol en sangre que tiene una persona.

Además, existen varios tipos y están al alcance de cualquiera. Y es que, según la Dirección General de Tráfico (DGT), 4 de cada 10 conductores fallecidos en accidentes de tráfico dio positivo en alcoholemia y/o consumo de drogas ilegales. ¡Descubra qué es un alcoholímetro y cómo funciona!

Qué es un alcoholímetro

El alcoholímetro fue un invento de Gay-Lussac, un físico y químico francés, y la función de este instrumento de laboratorio es analizar y proporcionar el grado de alcohol de una sustancia líquida o gaseosa. Suele tener un tamaño suele ser pequeño y liviano, por lo que resulta muy transportable.

Antes de continuar, vamos a hacer un excursus para recordar unos puntos clave relacionados con este dispositivo. Por ejemplo, la tasa máxima permitida en aire espirado es de un 0’25 mg/l (0.5 g/l de alcohol en sangre) para conductores y ciclistas en España.

Por otra parte, para los conductores noveles y para conductores profesionales, los niveles máximos permitidos es de 0’15 mg/l en aire espirado, es decir, 0.3 g/l de alcohol en sangre. Los agentes de circulación pueden solicitar la realización de esta prueba cuando lo consideren oportuno.

Qué es un alcoholímetro

Usted tiene algunos derechos al realizar un test de alcoholemia. Primero, puede solicitar repetir la prueba 10 minutos después de la primera. Si sigue sin estar de acuerdo con los resultados, puede pedir un análisis de sangre. Tenga en cuenta que si también da positivo, correrá con los gastos de la prueba.

Si da positivo en el test de alcoholemia, según la cantidad de alcohol y la gravedad de la infracción se pueden perder puntos del carné y recibir una multa administrativa, podría incluso considerarse como delito penal. Si no sabe cuantos puntos tiene lea Consultar puntos carnet: manual detallado.

¿Para qué sirve el alcoholímetro?

Por motivos de seguridad, el uso de un test de alcoholemia por medio de instrumental especializado, como el etilómetro o el alcoholímetro, es necesario para prevenir y reducir el número de víctimas mortales en carretera. Pero, ¿cuáles son las diferencias entre ambos dispositivos?

Ambos instrumentos sirven para medir la concentración de alcohol en el aire espirado a través de una boquilla desechable. Algo que comparten los dos aparatos es su escaso margen de error, aunque también tienen alguna diferencia más:

  • i El alcoholímetro es el instrumento que utilizan los agentes de tráfico al realizar un test de alcoholemia. Es pequeño, portátil y cuenta con una pantalla digital retroiluminada en la que aparece el resultado. La medición del alcohol en sangre se realiza a través de un sensor de gas.
  • i El etilómetro es como un maletín fijo de mediano tamaño que llevan en las furgonetas de atestados y que también está en los controles de alcoholemia. Ahí se realiza el segundo test de alcoholemia soplando por un tubo mayor que el del alcoholímetro.

Este segundo aparato para controles de alcoholemia no se utiliza solamente para medir el grado de alcohol en sangre de una persona, sino que también sirve para averiguar el porcentaje de alcohol que contiene un licor.

¿Cómo funciona un alcoholímetro?

El aire espirado para realizar el test de alcoholemia puede contener etanol vaporizado, el cual pasa a los pulmones a lo largo del proceso de metabolización.

 Los métodos utilizados para medir los niveles son: 
  • i Mediante un sensor de infrarrojo. Se toman los componentes de los gases al absorber parte de las radiaciones electromagnéticas. En esta técnica, un emisor infrarrojo estará conectado a unos filtros que descartarán las ondas que no cumplan ciertos parámetros, una forma muy eficaz de evitar falsos negativos.
  • i Gracias a una célula electroquímica. A través de esta técnica se obtiene energía eléctrica a través de unas reacciones químicas. Así pues, aunque masque chicle o tome café, no habrá manera de engañar a este método, pues metabolizar el alcohol en sangre es un proceso largo.

Tipos de alcoholímetros

Existen distintos tipos de alcoholímetros: personales, de vending o profesionales. El etilómetro ya hemos visto que va un paso más allá, pues además de realizar las mismas funciones que el alcoholímetro solo que con mayor precisión, incluye una pequeña impresora para imprimir un ticket.

El ticket incluye la siguiente información: tasa de alcoholemia, hora y fecha y los datos del conductor. Este ticket se adjuntará a la denuncia como prueba, es decir, que tendrá validez documental frente a un juez.

 Estos son los alcoholímetros que existen en la actualidad: 
  • i Alcoholímetro digital de mano: está basado en un sensor de gas que, al soplar sobre él, indicará el porcentaje de alcohol en sangre. Sirve, pues, para determinar si una persona está en condiciones de conducir. Es el alcoholímetro utilizado por los guardas de tráfico.
  • i Alcoholímetro portátil con impresora: pueden ser usados por las autoridades, organizaciones o empresas, e incluyen una impresora para disponer de los resultados en el momento.
  • i Alcoholímetro integrado en el vehículo: está incorporado en los vehículos más modernos, y tiene gran calidad y precisión. Obliga al conductor a realizarse la prueba antes de arrancar el vehículo y, si el resultado es más alto de lo permitido, el motor no se encenderá.
  • i Alcoholímetro desechable: no es igual de preciso que los anteriores, pero ayuda a mostrar de manera visible el nivel de alcohol en sangre de una persona.
Tipos de alcoholímetros: alcoholímetro desechable

Características y partes de un alcoholímetro

Para hacer un buen uso del mismo, saber cómo funciona un alcoholímetro es igual de importante que identificar sus partes y conocer las características de este instrumento de medición:

  • i Sensor: al realizar la prueba observaremos el comportamiento de los sensores, los cuales tienden a relacionar la humedad relativa y la temperatura del ambiente. Los aparatos que no cuenten con estos sensores, tendrán una precisión bastante inferior.
  • i Precisión: la exactitud es fundamental en un alcoholímetro, por supuesto, los dispositivos más avanzados proporcionan resultados más precisos.
  • i Sensibilidad: esta cualidad también es muy importante, pues cuanto mayor sea su sensibilidad, mayor será su precisión, aunque los tiempos para calibrar también serán más largos. Si la sensibilidad del aparato es alta, su coste será más elevado, pero no hará falta que lo recalibre a menudo para un óptimo funcionamiento.
  • i Autonomía: muy importante tenerlo en cuenta, pues la mayoría de los alcoholímetros funcionan con batería.
  • i Tiempo de respuesta: consiste en el tiempo que tarda el aparato en mostrar los resultados desde que se realiza la prueba. Cada alcoholímetro es diferente, por lo tanto, cada uno tendrá su propio tiempo de respuesta.
  • i Tipos de válvula: los alcoholímetros llevan distintos tipos de válvulas, pero su propósito es el mismo en todas ellas; cerrar el paso del fluido en circulación en una misma dirección, permitiendo así la entrada de saliva y aire y evitando que salgan.
  • i Pantalla: casi todos los alcoholímetros cuentan con una pantalla digital donde se muestra el resultado de la prueba de forma numérica. No obstante, hay modelos que solo tienen un indicador luminoso o una alarma.
  • i Resultados: el aparato debe mostrar los resultados de manera clara para que sepamos cuál es el grado de alcohol en sangre del sujeto.

Por lo tanto, si se dispone a comprar un alcoholímetro, ya sabe que debe prestar atención a estas características y a estas partes para conseguir un aparato de medición fiable. La seguridad es lo más importante al volante, por lo tanto, este es un invento que bien utilizado podría salvarle la vida.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *