Silenciador tubo de escape: cómo funciona, problemas comunes y reemplazo

Silenciador tubo de escape: cómo funciona, problemas comunes y reemplazo

Cuando un motor de combustión interna está en marcha, aparte de producir humo, también produce unos niveles de ruido ensordecedores. La razón por la que no los escuchamos tan fuertes es el silenciador del tubo de escape.

Este componente, instalado el el tubo de escape, ha sido diseñado para reducir el ruido producido por el motor, reflejando las ondas sonoras y alcanzando unos niveles de reducción bastante elevados. Así, se cumplen las leyes de contaminación acústica y los límites de ruido, medidos en decibelios (dB).

Por lo tanto, es un componente básico para que cualquier vehículo, un coche, una moto o un camión, esté autorizado para circular por la vía pública, pues durante la inspección técnica de vehículos, se miden los niveles de ruido para comprobar que cumple con lo establecido. ¡Vamos a verlo con detalle!

Cómo funciona el silenciador del tubo de escape

Para entender cómo funciona un silenciador, primero debemos saber cuáles son los componentes que lo forman. La complejidad del componente depende del vehículo en el que va instalado. Por ejemplo, el silenciador de una motos es sencillo: un tubo perforado forrado de un aislante, como fibra de vidrio.

Cómo funciona el silenciador del tubo de escape

Sin embargo, el de los coches suele ser más complicado, porque tienen que ser capaces de reducir unos niveles de ruido mucho más altos. El silenciador de un coche por dentro tiene distintas cámaras para amortiguar el sonido y procurar que el ruido se desplace la mayor distancia como sea posible.

Además, se intenta que el sonido rebote la mayor cantidad de veces posible dentro de estas cámaras, algo que puede ocurrir miles de veces. De esta manera, aunque el ancho del compartimento sea solo de unos pocos centímetros, al rebotar tanto, es como si hubiera recorrido una distancia mucho mayor.

El proceso de reducción acústica puede resumirse como se detalla a continuación:

  1. Desde el motor, el humo de los gases quemados se expulsa a gran velocidad y con una gran presión. Llega al colector de escape y luego a la tubería intermedia, que es el lugar donde estos se expanden y pierden presión poco a poco.
  2. Al aumentar su volumen, se producen ondas sonoras que tienen un tiempo de retención inferior a los gases de escape, que a su vez actúan con el silenciador, reduciéndose el ruido producido.
  3. En el silenciador, se convierte la energía de las ondas de sonido en energía calorífica, conduciéndola por los varios tubos y cámaras que disponen de distintos sistemas de absorción acústica. El silenciador de cada vehículo tiene un diseño en particular.

Es cierto que los distintos fabricantes utilizan diferentes sistemas de absorción para reducir el ruido de los motores instalados en sus vehículos. En la siguiente sección vamos a ver algunos de estos sistemas utilizados para reducir el ruido producido por los motores de combustión interna.

Sistemas de reducción del ruido producido por los motores de combustión

Para entender mejor cómo funciona el silenciador de un coche, conviene conocer algunos de los sistemas más utilizados:

  • Sistema 1: resonador lateral. El sonido llega al silenciador por un tubo perforado, que se encuentra rodeado por un tubo mayor. A esto se le denomina resonador lateral y resulta efectivo para atenuar determinadas frecuencias auditivas. Se fuerza el paso del gas a través de unos orificios de pequeño tamaño y luego a rebotar dentro del tubo más grande que está alrededor. Así, cuando vuelva a circular a través de esos orificios, ya habrá perdido una gran parte de su energía.
  • Sistema 2: cámaras de expansión. Otro sistema efectivo para reducir el ruido de los gases de escape es el que utiliza cámaras de expansión, que son básicamente unas cámaras que tienen un tamaño más grande que el del tubo principal. Con este principio y con una geometría especialmente diseñada, se consigue diversificar las frecuencias del ruido y también se hace que pierdan energía al rebotar en las paredes de la cámara.
  • Sistema 3: resonador de Helmholtz. Consiste en una cámara que se encarga de atenuar las frecuencias auditivas más fuertes que produce el motor. También se denomina silenciador por interferencia y se basa en devolver una frecuencia idéntica del sonido que se introduce en ella. Así consigue cancelar estas ondas de sonido empleando unas ondas sonoras similares, aunque opuestas.

Existen otros métodos para reducir el nivel de ruido generado por los motores de combustión interna. Se pueden utilizar materiales con propiedades aislantes que absorben estos ruidos excesivos, sistemas con placas perforadas, dispuestas en paralelo, incluso una combinación de varios de estos sistemas.

Averías más típicas del silenciador del coche

Averías más típicas del silenciador del coche

El silenciador de explosiones está expuesto a la influencia del agua, así como a la presión y a las vibraciones y golpes que ocurren al circular por la carretera o por los caminos. Dada su ubicación, con el tiempo pueden dejar de funcionar adecuadamente y producirse algunos problemas como:

  • Corrosión. Cuando se acumula agua y esta no se evapora, porque no se alcanza la suficiente temperatura para que esto ocurra, es posible que tengamos problemas de oxidación. Esto ocurre más si circulamos por zonas en los que los niveles de humedad ambiental sean altos o por la lluvia y la nieve. En zonas costeras cercanas al mar, la sal también puede provocar oxidación.
  • Piezas sueltas o perforaciones. Circular por encima de baches en carreteras en mal estado, sobre una piedra en un camino o, simplemente por las vibraciones, pueden causar que se estropee el silenciador del vehículo, produciéndose grietas o agujeros en el mismo. Esto también puede estar provocado por el continuo proceso de calentamiento y enfriamiento del vehículo.

Estos problemas son fáciles de detectar, pues escucharemos que el motor hace mucho más ruido de lo normal cuando está encendido. Si percibimos que el motor empieza a hacer más ruido de lo habitual, es recomendable acudir a nuestro taller de confianza para que procedan a revisar el silenciador.

Otra señal de un posible problema con el silenciador o el sistema de escape del coche es que se pierde eficiencia en el uso del combustible. Los malos olores también pueden deberse a un deterioro del silenciador ante el que tomar acción inmediata: puede estar dejando que se filtren los gases de escape.

Multas por superar el nivel de decibelios permitido

El silenciador del automóvil es de vital importancia para el sistema de escape y también para el motor. No se recomienda bajo ningún concepto quitar el silenciador del coche para que este se escuche más.

La modificación del silenciador es un práctica que algunos aficionados al tuning realizan.

Además, quitar el silenciador del coche causa problemas al pasar la ITV. Una de las pruebas que se realiza al vehículo durante su inspección técnica es medir el nivel de ruido. Si el vehículo supera los 91 dB, esto provocará el rechazo y no podremos superar esta prueba.

Las multas por superar 4 dB el nivel máximo de ruido es de 90€. Si superamos el nivel permitido hasta 7 dB, la multa asciende a 300€ y, finalmente, si superamos más de 7 dB el máximo establecido por ley, la multa llega a los 600€, aparte de que el vehículo será inmovilizado.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *