Cómo bajar el CO2 de un coche: los mejores consejos

Cómo bajar el CO2 de un coche: los mejores consejos

Todos los coches están obligados a pasar la ITV, algo que puede asustar un poco a los conductores y, en especial, a los dueños de vehículos más antiguos. Esto es porque temen un resultado ITV desfavorable por gases gasolina, aunque los más preocupados por las emisiones de CO2 son los dueños de los coches con motores diésel.

Y es que no tenemos ningún control sobre las emisiones de CO2 de nuestro coche, salvo en los casos en que se disponga de un opacímetro. Sin embargo, existe una serie de trucos para pasar la ITV que pueden serle de gran ayuda a la hora de superar esta prueba con éxito. A continuación, vamos a explicar cómo bajar el CO2 de un coche de gasolina o diésel.

En qué consiste la prueba de emisiones CO2 coches ITV

En qué consiste la prueba de emisiones CO2 coches ITV

Esta prueba consiste en medir la opacidad, o lo que es lo mismo, el nivel de humo en el escape. Por lo tanto, no se llega a medir el contenido de los gases en sí, de lo contrario muchos vehículos antiguos no podrían volver a circular debido a su nivel de emisiones de CO2.

Según el manual de la ITV, el operario debe efectuar en primer lugar un análisis visual del sistema de escape, verificando así que no falte ninguna pieza ni que haya posibles fugas. En los vehículos provistos de catalizador, también debe realizarse una inspección visual de este elemento.

  Para pasar la prueba en sí, el vehículo debe cumplir estas tres condiciones: 

  • i Es fundamental que el coche esté caliente.
  • i El motor debe mantenerse entre 2.500 y 3000 RPM durante un minuto aproximadamente antes de la prueba.
  • i En los vehículos híbridos se debe seguir un protocolo distinto y específico de encendido del motor según lo establecido por el fabricante.

En cuanto a la realización de las mediciones, se llevan a cabo con un opacímetro. La prueba consiste en inducir el motor desde el ralentí hasta la velocidad de desconexión. En este proceso se registra tanto el tiempo de espera entre cada ciclo, como el número de repeticiones que se pueden hacerse. Este es el motivo de que el operario de la ITV les dé un buen acelerón a los vehículos.

Por regla general, se efectúan tres mediciones de las emisiones de CO2 coche y se hace la media de las tres. No obstante, si en la primera medición se obtiene un número inferior al estipulado, no hará falta repetir la prueba de nuevo, pero debe decidirlo el encargado de la prueba.

Cómo evitar la ITV desfavorable por gases

Las pruebas de emisión de gases son más exigentes ahora de lo que eran antes. Así, se pretende erradicar los fraudes en esta prueba y reflejar los resultados exactos. Por lo tanto, se debe acudir bien preparado para evitar una ITV desfavorable por gases diésel o gasolina.

Es conveniente poner en práctica una serie de consejos y trucos para pasar la ITV. Pero cuidado, no todos los métodos son válidos, algunos incluso pueden poner en peligro la integridad de su vehículo. Tome nota, le mostramos las distintas alternativas sobre cómo bajar el CO2 de un coche de gasolina o diésel para superar con éxito la prueba de emisiones de la ITV.

Trucos para pasar la prueba de emisiones CO2 de la ITV

Trucos para pasar la prueba de emisiones CO2 de la ITV

Algo imprescindible que debemos hacer antes de acudir a la inspección técnica del vehículo es forzar el motor un poco más de lo habitual. Es tan sencillo como circular con el motor revolucionado durante 30 o 35 km o una media hora.

De este modo, lo que estaremos haciendo es limpiar tanto el tubo de escape como el motor, eliminando la carbonilla que se queda pegada en estas zonas. Así, cuando le pisen al acelerador en la estación de la ITV, el opacímetro no se acabará disparando porque ya habrá eliminado los restos de carbonilla.

Recuerde, antes de pasar la ITV conduzca con marchas cortas y, cuando le sea posible, dé unos buenos acelerones para asegurarse de que el tubo de escape y el motor se liberan de ese hollín acumulado.

Tenga en cuenta que, aunque este truco aumentará sus posibilidades de superar la prueba de emisiones CO2 del coche, es probable que la contaminación de su vehículo sea tan notoria que el resultado sea una ITV desfavorable por gases diésel o gasolina.
 También puede probar algunas de estas prácticas que se sabe pueden ser útiles para bajar el nivel de emisiones de CO2 de su coche: 

  • Utilizar aditivos para bajar la emisión de CO2 del coche, que deben mezclarse con el combustible y luego circular con el coche durante un determinado kilometraje.
  • Cambie el aceite del motor. Recuerde respetar siempre los intervalos de sustitución.
  • Cambie el filtro del aire del motor si está sucio. Además, puede probar a realizar una limpieza a fondo de los inyectores, con lo que reducirá más todavía la emisión de partículas contaminantes.
  • Compruebe la presión de los neumáticos. A menor presión de los neumáticos mayor gasto de combustible.
  • Use el aire acondicionado adecuadamente. Los sistemas de aire acondicionado fuerzan el motor a trabajar más, aumentando también las emisiones.
  • Reduzca el tiempo de funcionamiento a ralentí. Al contrario de la creencia popular, dejar el motor funcionando a ralentí gasta más combustible que volver a arrancar.
  • Modifique su comportamiento al volante. Conduzca suavemente, no debe acelerar más de lo necesario y luego frenar bruscamente.
  • Cuide la aerodinámica de su vehículo. En caso de que lleve un cofre de techo o portaequipajes, puede desmontarlo cuando no lo vaya a utilizar y elegir uno de forma aerodinámica siempre que sea posible.

Métodos desaconsejables para bajar las emisiones de CO2

Los métodos anteriores son válidos para todos los vehículos y no representan ningún peligro. Sin embargo, existen otras técnicas bastante desaconsejables para reducir el valor de la prueba de emisiones CO2 del coche.

Realmente, poniendo en práctica los consejos del apartado anterior, el vehículo debería superar la prueba sin ningún inconveniente. Si no lo hace, es posible que tenga algún problema mecánico, como el catalizador estropeado. Si ese es el caso, lo mejor es llevar el vehículo al taller antes de pasar la ITV. Podría tener una avería y, por ende, representar un peligro tanto para usted como para el resto de conductores.

Una de las prácticas que no debe hacer nunca es introducir agua a presión a través del tubo de escape. Al hacerlo, es muy fácil que alguna válvula se encuentre abierta en la culata y, si llega a colarse agua por el pistón y este trata de comprimirla, el catalizador, el filtro de partículas u algún otro componente del motor pueden resultar dañados.

No todo los aditivos para el combustible a la venta son útiles, hay muchos aditivos cuya eficacia no está demostrada y que podrían incluso llegar a perjudicar su motor. Así pues, no se fíe de productos de los que no tenga referencias ni de la opinión de personas que no tengan conocimientos técnicos sobre el tema.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *