Cómo eliminar el óxido del tanque de gasolina de una motocicleta

Cómo eliminar el óxido del tanque de gasolina de una motocicleta

Con el paso del tiempo, el depósito de combustible de nuestra moto puede deteriorarse progresivamente. Por ello, si tenemos una moto antigua, es muy posible que el depósito se haya oxidado. ¿Cómo limpiar el depósito de gasolina de la moto?

Si queremos volver a darle vida a nuestra moto vintage, primero tendremos que solucionar este problema. Si encontramos un depósito de repuesto para nuestro modelo, la solución es inmediata. Sin embargo, también puede ser que no encontremos un repuesto y que tengamos que limpiarlo.

Se puede limpiar con agua a presión o utilizar la electrolisis. Así se consigue quitar el óxido del interior del depósito de manera efectiva. Si contamos con los recursos necesarios, es un método sencillo de limpiar el deposito de gasolina de la moto. Pero, hay que hacerlo correctamente. ¡Veamos cómo!

Cómo limpiar el depósito de gasolina de la moto con electrolisis

Limpiar deposito gasolina moto

El método más efectivo y utilizado para limpiar el depósito de combustible de la moto es la electrolisis. La electrolisis consiste en la aplicación de una corriente eléctrica a una solución que se pone en el depósito de combustible.

La corriente eléctrica aplicada a esta solución especial consigue desplazar el óxido dentro del depósito. Entonces, se atrae el óxido por medio de una pieza de acero ánodo sacrificial. Este no es un proceso demasiado complicado, pero es necesario prepararlo bien.

Además, se necesitan al menos 48 horas para finalizar el proceso. A continuación, te explicamos cómo proceder:

  1. Desmontar el depósito. Lo primero será quitar el depósito de la moto y vaciar completamente el depósito de cualquier resto de combustible que pueda quedarle. Después, quitamos la válvula del depósito, puede que tenga que utilizar un destornillador para soltar los tornillos de montaje.
  2. Enjuagar el depósito. Una vez lo tengamos desmontado, es recomendable enjuagar bien el depósito utilizando agua dulce para así eliminar cualquier resto de combustible que haya podido quedar.
  3. Sellar la unión del depósito a la línea de combustible. En caso de que el depósito lleve un perno en la válvula, se puede utilizar un trozo de goma para hacer una junta y después procedemos a atornillar una pieza hecha de aluminio encima del punto de montaje. Se puede utilizar una tapa con rosca hecha de plástico o de goma para sellar la rosca en la válvula, en la espiga.
  4. Hacer un ánodo de sacrificio. Se utiliza una una percha hecha de alambre o una varilla de acero. Le damos forma de L a la varilla o alambre. Tomamos un tapón de goma que ajuste bien al cuello para llenar el depósito, que hará una función aislante que separa el ánodo del depósito. Practicamos un pequeño orificio en el tapón utilizando un cuchillo afilado y pasamos el ánodo a través del mismo hasta que sobresalga de la clavija al menos 3 centímetros.
  5. Colocar el ánodo de sacrificio y el tapón de goma. Se ponen estos elementos en la entrada del cuello de llenado y se mueve el ánodo para asegurarnos de que no hace contacto con los lados del depósito. Hacer los ajustes necesarios después de quitar el ánodo y el enchufe.
  6. Preparar la solución para la electrolisis. Para hacerlo es necesario sosa de carbonato de sodio y agua. La mezcla se prepara en un recipiente aparte, echando una cucharada de sosa por cada 3,7 litros de agua. Hay que preparar suficiente mezcla como para llenar el depósito al completo.
  7. Llenar el depósito con la solución.
  8. Poner el ánodo de sacrificio en el depósito. La tapa de goma debe quedar apoyada sobre el cuello de llenado. Debe mover el ánodo un poco para estar seguro de que no hará contacto con las paredes laterales del depósito.
  9. Conectar el cargador. Utilizaremos el cargador para la batería del vehículo, de 12 v, conectado al ánodo de sacrificio y al depósito. Utilizamos unas pinzas de cocodrilo, conectando el polo positivo al ánodo y el polo negativo a una de parte del depósito de combustible.

Así empieza el proceso de electrolisis se iniciará. Debemos dejarlo durante 24 horas para después quitar el ánodo de sacrificio, limpiar los depósitos de óxido con la ayuda de un cepillo con cerdas de acero. A continuación, volvemos a insertar el ánodo y dejamos que el proceso siga otras 24 horas.

Hay que repetir el proceso las veces que sean necesarias hasta que veamos que ya no se forman depósitos de óxido sobre el ánodo. Para finalizar esta limpieza del depósito de gasolina de la moto, desconectamos las pinzas, quitamos el ánodo, vaciamos la solución del depósito y enjuagamos bien.

Limpiar deposito moto

Para rematar la faena, conviene limpiar de  nuevo el depósito utilizando acetona. De esta manera, se elimina cualquier resto de humedad que hubiera podido quedar dentro del depósito de gasolina de la motocicleta, consiguiendo unos resultados casi perfectos.

Otros métodos para limpiar el depósito de combustible de la moto

Hay otros métodos más sencillos de hacer la limpieza del depósito de combustible de la moto, aunque no tan efectivos como la limpieza con electrolisis. Por ejemplo, podemos seguir los pasos que explicamos a continuación para hacer una limpieza del depósito con agua a alta presión:

  1. Desconectar el depósito. Para ello, quitaremos los pernos o tornillos correspondientes. En el caso de las motos, habrá que retirar elementos como la tapa de combustible, las mangueras y el grifo del radiador.
  2. Sellar la línea de combustible. Tras desconectar la línea, hay que sellarla. Si no, puede salir combustible que quede o ensuciarse porque entre polvo u otras cosas dentro.
  3. Vaciar el depósito. Utilice un cubo para drenar el depósito de combustible completamente. Puede ayudarse de una manguera de succión para asegurarse de que está completamente vacío.
  4. Inspeccionar el depósito. Debe echarle un vistazo detenidamente para ver que no tenga desperfectos, óxido u otros problemas que puedan suponer un riesgo potencial. Para ello, conviene examinarlo a plena luz del día, introducir una linterna dentro, para ver si está agrietado y, por supuesto, examinar el filtro de combustible para ver que si está en buen estado o necesita ser sustituido.
  5. Rociar agua sobre el depósito. Se utiliza una pistola de agua a presión. Así, se romperán casi todas las acumulaciones de residuos que tenga el depósito en su parte inferior. Evite utilizar productos químicos no probados, pues luego podrían provocar problemas de funcionamiento del motor. En el mercado, seguro podrá encontrar un producto de limpieza del depósito de gasolina que dará buenos resultados.

Como puede ver, este método no es complicado, sin embargo no es tan efectivo como la electrolisis. En cualquier caso, se pueden conseguir buenos resultados con él si se hace correctamente. Con estos dos métodos, podrá dejar el depósito de combustible de su moto antigua como nuevo. ¡Disfrute del paseo!

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *