Líquido de frenos para moto: cuál usar y cuándo cambiarlo

Líquido de frenos para moto: cuál usar y cuándo cambiarlo

Es innegable que el líquido de frenos es una parte muy importante dentro de la composición del sistema de frenos de una moto. A muchos conductores les gusta disponer de potencia y poder ir a gran velocidad sobre dos ruedas, pero todos sabemos que frenar de forma segura y eficiente es también de vital importancia y el líquido de frenos es el elemento que lo permite.

El líquido de frenos es el responsable de transmitir la fuerza que aplicamos sobre la maneta de freno en forma de presión hasta la parte posterior de las pastillas de freno. Por eso, asegurarse de que se dispone del líquido correcto y de que su mantenimiento sea el adecuado es algo de lo que todo motorista debería ser consciente.

Para poder transmitir eficazmente esta presión, el líquido debe ser no comprimible, además de tener una baja viscosidad para ser compatible con el ABS, una buena lubricidad para las juntas de los pistones del cilindro maestro y de la pinza, un punto de ebullición muy alto y ser resistente a la corrosión.

Esto sin duda supone mucha responsabilidad y al respecto podemos decir que algunos líquidos son más responsables que otros. En este artículo vamos a detallar los diferentes tipos de líquido de frenos que podemos utilizar, para así conocer quélíquido de freno moto podrá adaptarse mejor a nuestras necesidades, además de analizar por qué debemos cambiarlo y con qué frecuencia.

Los diferentes tipos de líquido de frenos (líquidos DOT)

El líquido de frenos para moto tiene su propia vida útil y tenemos a disposición diferentes tipos.

Los líquidos de frenos de la actualidad deben cumplir una serie de requisitos para ser aptos para la venta. Dichos requisitos provienen de organizaciones como la SAE (Society of Automotive Engineers), o el equivalente del gobierno nacional o local correspondiente. Debido a su composición química, son altamente corrosivos, pudiendo dañar la pintura del coche. En este sentido, puede utilizar una funda para liquido de frenos, la cual se coloca en el depósito y ofrece protección ante salpicaduras, evitando el deterioro de la pintura.

Los diferentes tipos de líquido de frenos (líquidos DOT)

El líquido que se comercializa aquí se clasifica mediante un número precedido por DOT. El término DOT se refiere al Departamento de Transporte de los Estados Unidos, que es el que clasifica el líquido, mientras que el número representa los diferentes tipos y puntos de ebullición y por tanto posibilidades de uso. Cuanto mayor sea el número DOT, mayor va a ser el punto de ebullición del líquido de frenos.

 Hay cuatro tipos de líquido de frenos disponibles: DOT 3, DOT 4, DOT 5, DOT 5.1. 

Los líquidos DOT 3, 4 y 5.1 tienen una base de glicol y pueden mezclarse entre sí. El líquido DOT 5 tiene una base de silicona y no puede mezclarse con ningún otro tipo de líquido. Por ello, es importante que el DOT 5.1 de glicol no sea confundido con el fluido de silicona DOT 5 debido a su nomenclatura.

La principal diferencia entre los líquidos DOT 3, 4 y 5.1 basados en éteres de glicol y el DOT 5 con composición de silicona es que los de glicol son higroscópicos, es decir, atraen y absorben el agua mientras que el  DOT 5 es hidrofóbico. Ahora bien, debido a los repetidos ciclos de calentamiento y enfriamiento y al sellado imperfecto de los cilindros maestros y las pinzas, todos los fluidos acabarán absorbiendo cierta cantidad de agua. La diferencia es que los fluidos a base de glicol toman la humedad del aire por sí mismos, mientras que el DOT 5 no lo hace.

El DOT 5 puede parecer de primeras atractivo, pero tenemos que considerar lo siguiente: el precio del DOT 5, junto con su compresibilidad y viscosidad, hacen que no sea adecuado para su uso en motos. Se trata de un liquido destinado a un uso en condiciones muy intensas o en vehículos que quedan estacionados mucho tiempo, que originariamente fue desarrollado para vehículos militares, que es incompatible con los sistemas de frenos con ABS y cuyo uso por tanto no se recomienda.

Centrémonos por tanto en los líquidos comunes a base de glicol. La diferencia entre DOT 3, 4 y 5.1 radica en el punto de ebullición y, cuanto mayor sea éste, mayor será el esfuerzo y el calor que el líquido podrá soportar.

El Departamento de Transporte establece unos mínimos para el punto de ebullición seco y húmedo de cada tipo, siendo el primer estado completamente libre de humedad y el segundo con un 3,7% de agua, como es habitual tras un año de uso regular. El líquido DOT 3 tiene un punto de ebullición seco de 205 °C y húmedo de 140 °C, mientras que el DOT 5.1 tiene un punto de ebullición seco de 270 °C y de 180 °C en húmedo.

En lo que respecta a qué liquido de frenos lleva una moto y cuál emplear, elija el tipo de líquido de frenos adecuado basándose en las recomendaciones del fabricante de la moto que aparecen en el manual del usuario o libro de mantenimiento de la moto. También podrá encontrar la referencia del tipo de líquido de frenos cuyo uso se recomienda para la moto impresa justo en la tapa del depósito del líquido de frenos.

Tapa liquido de frenos moto

Por tanto, deberemos añadir líquidos que posean el mismo DOT. A la hora de la elección, normalmente sólo tendremos que prestar atención al DOT 4 y al  DOT 5.1 y es muy probable que uno de estos líquidos sea el recomendado para su moto.

Comparativa DOT 4 y DOT 5.1, ¿cuál elegir?

El DOT 5.1 es más higroscópico que el DOT 4, y por tanto absorbe más humedad, siendo necesario cambiarlo más a menudo.

Una de las ventajas del DOT 5.1 es que posee un punto de ebullición más alto, lo que significa que puede ser sometido a temperaturas más elevadas que el DOT 4 antes de empezar a sufrir efectos adversos. Ahora bien, un fluido DOT 4 de buena calidad es capaz de soportar los niveles de temperatura a los que se vería sometido en un día de conducción.

El DOT 5.1 también es capaz de mantener una menor viscosidad a temperaturas más bajas, hasta alrededor de -40 °C. Aunque esto es algo poco relevante en las carreteras y circuitos de nuestro país.

Por tanto, el 5.1 funcionará mejor en las condiciones extremas de uso, pero en las condiciones en las que su moto va a funcionar en un día normal de conducción, un líquido de frenos DOT 4 de buena calidad puede hacer su desempeño al mismo nivel. Ambos son buenos líquidos de frenos, pero decantarse por uno de ellos tiene más sentido para una conducción más exigente, como es el caso de los circuitos. Por supuesto, un DOT 5.1 le dará ligeras ventajas en el rendimiento, pero un DOT 4 podría ser más que suficiente para sus necesidades.

Por qué es necesario cambiar el líquido de frenos

Como hemos visto, el líquido de frenos que tiene como base el glicol (el más común para coches y motos) es higroscópico. Esto implica que el líquido absorbe la humedad de forma intensa.

En cuanto se rompa el precinto del recipiente del líquido de frenos de moto, éste empezará a absorber la humedad del aire. Incluso cuando ya se encuentra en el sistema de frenos y está sellado, va a seguir absorbiendo la humedad de elementos como las juntas de goma y las mangueras. Además de que el sistema nunca va a estar sellado de manera completamente hermética.

El líquido de frenos en su estado natural no tiene capacidad de compresión apreciable, pero cuando éste se vaporiza debido a las altas temperaturas, el vapor resultante sí puede comprimirse. Esto se traduce en que el líquido tiene menos capacidad para convertir la fuerza en presión.

Por este motivo y para prevenir esta situación, los líquidos de frenos tienen puntos de ebullición muy altos. Pero cuando el líquido absorbe humedad, el punto de ebullición desciende drásticamente.

A partir de los valores de temperatura de los puntos de ebullición seco y húmedo de cada tipo podemos ver que cualquier contenido de agua en el líquido de frenos va a reducir su punto de ebullición. 

Así por ejemplo, el líquido de frenos DOT 4 tiene un punto de ebullición seco de alrededor de 230 ºC, pero una vez que el líquido ha absorbido suficiente humedad, el punto de ebullición puede descender a 155 °C e  incluso hasta 80 ºC.

El líquido de frenos en ebullición hará que el pedal de freno se sienta esponjoso y que resulte más difícil detener la moto. De ahí la necesidad de cambiarlo. Esta condición se conoce como desvanecimiento de los frenos. Sustituir el líquido de frenos con regularidad contribuirá a que los frenos funcionen de forma óptima.

¿Cada cuánto se cambia el líquido de frenos de moto?

¿Cada cuánto se cambia el líquido de frenos de moto?

Como norma general, el nivel del líquido de frenos debe ser controlado cada 100 km o cada semana (de forma ideal) o mes aproximadamente, y debe ser cambiado aproximadamente cada dos años.

Señalar que la mayoría de los fabricantes recomiendan realizar el cambio del líquido de frenos cada uno o dos años. Es muy probable que esto se lleve a cabo como parte del plan de mantenimiento de una moto.

No obstante, en el circuito de carreras queremos descartar cualquier posibilidad de experimentar algún tipo de caída en el rendimiento de los frenos considerando lo mucho que dependemos de ellos, por lo que cambiarlo antes va a ser muy recomendable. Aproximadamente una vez al año, o incluso más, si se realizan muchas salidas a circuitos.

¿Se pueden mezclar los diferentes tipos de líquido de frenos?

No mezcle los distintos tipos. Aunque técnicamente el DOT 3 y el DOT 4 son compatibles y pueden mezclarse, no se recomienda la mezcla de ambos, ya que pueden reaccionar mal y llegar a corroer el sistema de frenos.

 Está terminantemente prohibido mezclar un DOT 5 con cualquier otro líquido. Éste no es intercambiable ni compatible con los fluidos DOT 3, 4 y 5.1. Esto es debido a que, si el liquido DOT 5 a base de silicona es mezclado con los otros a base de glicol,  la mezcla obtenida podrá gelificarse y dar lugar a un fallo dramático del sistema.

¿Puedo mezclar el líquido de frenos viejo y el nuevo?

No se recomienda que se mezcle el líquido de frenos viejo con el nuevo. El motivo es que la humedad y el contenido de agua que han sido absorbidos por el líquido de frenos viejo van a seguir estando presentes en el sistema de frenos si éste es mezclado con el líquido nuevo.

Además, las partículas contaminadas que se han infiltrado en el líquido viejo no van a desaparecer a menos que se purgue, y su deteriorado rendimiento no va a mejorar y seguirá siendo pobre. Mientras el líquido viejo siga en el sistema, el rendimiento de los frenos se verá mermado drásticamente.

Por eso, siempre es aconsejable no mezclar y purgar por completo el líquido viejo antes de añadir el nuevo.

Es el líquido de frenos de la moto diferente al del coche?

No hay ninguna diferencia entre el líquido de frenos de la moto y el del coche. Ambos utilizan los mismos líquidos de frenos pertenecientes a la clasificación DOT. Así, el líquido DOT 4 que se emplea en una moto es exactamente el mismo líquido de frenos DOT4 utilizado en un coche

Cómo saber si el líquido de frenos de su motocicleta se encuentra en mal estado

Si no puede aplicar los frenos con suavidad y está experimentando problemas de frenado, entonces es probable que el líquido de frenos de la moto haya sufrido una degradación de su calidad y rendimiento.

Un líquido en mal estado ha absorbido agua y contaminación que deterioran su funcionalidad. Por lo tanto, es necesario cambiarlo de inmediato por un nuevo líquido de frenos.

Cómo revisar el liquido de frenos de una moto

Como hemos visto, el líquido de frenos, constituye un elemento esencial para mantener la seguridad en la carretera. No se limita a convertir la presión que ejercemos sobre la palanca o maneta o el pedal de freno en compresión de las pinzas de freno, también tiene la capacidad de soportar altas temperaturas y de proteger y lubricar todo el sistema de frenos. Con el tiempo y el uso de la moto, éste va absorbiendo humedad, lo que hace que sus propiedades y rendimiento se vean deteriorados y sea necesario cambiarlo.

No es recomendable realizar el cambio de líquido de frenos por su cuenta, ya que el hecho de no purgar correctamente el aire del sistema durante el proceso puede traer consigo consecuencias muy graves.

Ahora bien, es conveniente hacer una comprobación visual de su nivel en el depósito de líquido de frenos de moto con la frecuencia indicada en el manual de mantenimiento del fabricante o, en general, revisarlo al menos una vez a la semana.

Podemos observar el líquido en los depósitos que están situados junto al pedal del freno y la maneta derecha de la moto. En ellos se puede apreciar dos marcas o las letras F y L que corresponderían al nivel máximo y mínimo.

Un aspecto fundamental a considerar cuando comprobemos el nivel de líquido de frenos moto es la posición de su depósito, en concreto, que se encuentre en vertical y con la moto equilibrada, para que así la inclinación y el movimiento no den lugar a falsas lecturas. En función de características de la moto, como la forma de los manillares y del depósito, se va determinar en qué posición hay que colocarla para medir el nivel del líquido de frenos. Recomendamos una vez más consultar el manual del usuario para conocerla. La comprobación suele efectuarse con la moto y el manillar rectos, aunque es posible que haya que girar el manillar de una forma concreta o que haya que apoyar la moto en su pata lateral o en caballetes.

Además de comprobar el nivel, es un buen momento para verificar el estado del líquido. Éste debería ser amarillento, brillante, claro y semitransparente, y no presentar suciedad, turbidez o formación de depósitos, ya que esto indicaría su contaminación, con la consiguiente pérdida de rendimiento y necesidad de cambiarlo. Es mejor que confíe el cambio a su taller de confianza.

Cómo revisar el liquido de frenos de una moto

Es esencial que el líquido de frenos se encuentre en su depósito entre los niveles estipulados por el fabricante. Si conduce con un nivel por debajo del mínimo, podría producirse la entrada de aire a través la toma de la bomba de freno, lo que conlleva una pérdida de purgado en el sistema que haría imposible su correcto funcionamiento. En ese caso, hay que proceder a llenarlo con el tipo adecuado de líquido de frenos.

Siempre que se abra la tapa de líquido de frenos de moto para una inspección o para llenar el depósito, es aconsejable cubrir la zona que la rodea. El líquido es muy corrosivo y podría deteriorar la pintura si entrara en contacto con ella. Si esto sucediera, lave su moto de inmediato empleando agua y jabón.

Conclusión:

El líquido de frenos de la moto es igual que el del coche. Dentro de los líquidos de frenos encontramos diferentes tipos: DOT 3, DOT 4, DOT 5.1, DOT 5. Utilice el líquido de frenos recomendado para su motocicleta y nunca mezcle distintos tipos de líquido de frenos.

Cuando llegue el momento de pisar los frenos después de acelerar la moto en un tramo o recta, querrá estar seguro de que sus frenos van a responder de manera fiable. El tener el líquido de frenos bien mantenido y en buenas condiciones es algo muy importante para garantizar una frenada eficaz.

Por supuesto, en el sistema de frenado hay otros componentes que juegan un papel relevante, pero el mantenimiento del líquido de frenos de su moto es esencial para que este cumpla plenamente su función, que no es otra que la de garantizar su seguridad. Siga nuestros consejos y disfrute sólo de buenas experiencias sobre dos ruedas.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *