Fusibles coche: tipos, funciones, síntomas

Fusibles coche: tipos, funciones, síntomas

Los componentes eléctricos están presentes en todos los sistemas de un automóvil moderno, desde las luces hasta los elevalunas. Entre todos ellos, unos de los componentes más conocidos son los fusibles del coche, unos pequeños dispositivos que sirven para proteger los circuitos eléctricos.

De su correcto funcionamiento depende que todos los sistemas de confort y seguridad continúen realizando su tarea a la perfección y, en caso de que se produzca un fallo en esos sistemas, casi siempre son lo primero que se debe revisar. Pero, ¿qué son exactamente los fusibles y qué tipos de fusibles hay?

Estas son cuestiones cuyas respuestas cualquier conductor debería conocer y que, por desgracia, muchos acaban aprendiendo por el camino más duro: algún dispositivo deja de funcionar de repente sin saber por qué. ¡Vamos a aprender un poco sobre la importancia y el funcionamiento de los fusibles!

¿Qué es un fusible?

Los fusibles son componentes eléctricos diseñados para realizar la función de protección de un sistema eléctrico. Cuando la corriente eléctrica en una instalación o en un determinado sistema aumenta de intensidad, por cualquier motivo, este aumento puede dañar al dispositivo conectado a esa red eléctrica.

¿Cómo funciona un fusible? Para evitar daños a las distintas unidades o dispositivos, el fusible se rompe cuando la tensión del circuito eléctrico supera un determinado valor. Por lo tanto, se pueden considerar como unos salvavidas de los dispositivos eléctricos contra las sobrecargas.

El fusible esta compuesto por dos partes principales: un soporte y un filamento o lámina metálica. Han sido diseñados con un punto de fusión bajo, de manera que, cuando la corriente eléctrica supera un valor determinado considerado peligroso en un sistema, este se funde.

Los fusibles utilizados en automoción son especiales. La razón es que se han hecho para funcionar instalados en circuitos eléctricos con un voltaje máximo de 24V de CC, y 42V en algunos casos excepcionales.

Tipos de fusibles del coche

Tipos de fusibles del coche
 Pueden encontrarse hasta 5 tipos de fusibles utilizados en automoción. 
  • Fusible Bosch. También llamados fusibles de barril, son los que se han utilizado tradicionalmente en automóviles europeos. Tienen un cuerpo hecho de plástico y su instalación es sencilla, como la de una pila.
  • Fusible Lucas. Son los que se utilizan principalmente en el cableado de los vehículos británicos y son parecidos, en cuanto a su forma se refiere, a los fusibles Bosch
  • Fusible de cuchilla. Son los más utilizados. Su cuerpo está hecho de plástico con propiedades aislantes y cuentan con dos conectores metálicos de contacto. Los hay en formato mini, mini con perfil bajo, normal y maxi.
  • Fusible limitador. Están formados por una tira metálica anclada y se diseñaron para más de 40 amperios. Se suelen utilizar cerca de la batería y en vehículos con motor eléctrico y se necesitan herramientas especiales para cambiarlos.
  • Fusible SAE de cristal. Utilizados en los coches norteamericanos producidos hasta el año 1981, son unos fusibles hechos de cristal para 32V y desde 4 a 30 amperios. Se diseñaron con unas características conformes al estándar establecido por la SAE (Society of Automotive Engineers).

También encontramos otro tipo: el fusible rearmable. Este funciona de manera que cuando un exceso de tensión pasa por él, se calienta y aumenta su resistencia. Cuando deja de fluir corriente a través de él, se enfría y vuelve a su estado original en el que tiene una baja resistencia, esto es, se rearma.

Código de color de los fusibles utilizados en automoción

Ttipos de fusibles

De entre los distintos tipos de fusibles del coche, los de cuchilla son los más utilizados y se diferencian por su amperaje. Normalmente, para una identificación y diferenciación sencilla, tienen un determinado color que nos aporta información sobre sus características.

 Por ejemplo: 
  • i De color azul oscuro. De 0,5A.
  • i De color negro. Son de 1A.
  • i Grises. De 2A.
  • i Violeta. Tienen 3A.
  • i Rosado. De 4A.
  • i Fusibles de color naranja. Son fusibles de 5A que pueden encontrarse instalados en sistemas como el claxon, el airbag o la alarma.
  • i Fusibles de color rojo. Esos tienen 10A y se utilizan en la radio, las luces o el cierre centralizado.
  • i Color azul. Se caracterizan porque trabajan a 15A y son los que llevan los sistemas de las luces de freno, la bomba de combustible o los limpiaparabrisas.
  • i Color blanco. Los fusibles de este color tienen 20A y sirven para dispositivos y sistemas que requieren una mayor potencia, tales como los asientos con calefacción o el techo solar. También hay fusibles blancos-transparentes de 25A.
  • i Verdes. Estos se corresponden a los componentes diseñados para trabajar con hasta 30A y van instalados en el motor elevalunas, el climatizados o el motor de arranque, entre otros.
  • i Verdes azulados. de 35A.
  • i Ámbar. Trabajan a 40A y se utilizan
  • i Rojo. Los de 50A también son de color rojo.

Se puede seguir hasta los de 120A, como se puede ver, en algunos casos los colores se repiten. Esta clasificación es válida para los fusibles de formato normal. El código de color es diferente en fusibles de formato maxi.

 Estos son algunos de los valores correspondientes a estos tipos de fusibles: 
  • i Fusibles amarillos. De 20A.
  • i Fusibles grises. 25A.
  • i Fusibles de color verde. 30A.
  • i Fusibles de color marrón. 35A.
  • i Naranjas. 40A.
  • i Rojos. 50A.
  • i Azules. 60A.
  • i Beis. 70A.
  • i Blancos-transparentes. 80A.
  • i Púrpura. 100A.

Los otros tipos de fusibles utilizan otros códigos de color. Conviene echarles un vistazo a los códigos de cada tipo en concreto. Recuerde la importancia de no utilizar nunca un fusible de mayor amperaje a lo que corresponda para un determinado sistema, puede provocar una avería importante de ese sistema.

Cómo cambiar un fusible

Cómo cambiar un fusible

En el caso particular de estos componentes, el síntoma de avería no da lugar a error: cuando el fusible de un sistema se funde, este dispositivo deja inmediatamente de funcionar. Cuando esto ocurra, lo primero es identificar en el manual qué fusible es el que se corresponde a ese sistema en concreto.

A continuación, hay que localizar la caja de fusibles del coche. Es recomendable consultar el manual técnico del vehículo. Los lugares típicos donde se encuentra la caja es bajo el volante, en la puerta del conductor o cerca del salpicadero. Recuerde que muchos modelos tienen dos cajas de fusibles.

Debemos tener a mano los fusibles de repuesto y utilizar unas pinzas de plástico para extraer el fusible estropeado e instalar el nuevo en su lugar. Presta atención a que el color y el amperaje del nuevo fusible coincide con el fusible estropeado, así, evitaremos complicaciones, como una avería mayor.

Puede ocurrir que al mismo cambiar el fusible el nuevo se funda de inmediato. Cuando ocurre esto, hay que revisar la instalación eléctrica del coche o del sistema en cuestión para encontrar el problema. Si no tenemos experiencia con estas reparaciones, lo mejor es acudir a un taller mecánico o al concesionario.

En el taller, el mecánico revisará el circuito eléctrico del sistema en cuestión para descubrir la causa, que puede ser un cortocircuito o un problema con suministro eléctrico de automóvil. Afortunadamente, el problema de un fusible fundido es bastante normal, no es una reparación complicada ni costosa.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *