Сómo llevar a un perro en el coche: reglas de seguridad

Сómo llevar a un perro en el coche: reglas de seguridad

Según la Ley de Tráfico publicada en el BOE el 31/10/2015, en su Título II sobre “Normas de comportamiento en la circulación” se indica que se debe tener especial cuidado en mantener la posición adecuada dentro del vehículo y que la mantengan también el resto de los pasajeros, así como una adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no interfieran con el conductor.

Sin embargo, esta normativa no explica cómo transportar animales en coche, así que vamos a darle las recomendaciones necesarias para que, al salir de viaje con su mascota, tenga claros todos los aspectos y tome las medidas de seguridad oportunas. ¡Preste atención!

Eficacia de los distintos sistemas de retención para perros

La DGT nos ofrecía en su revista “Tráfico y Seguridad Vial” (2013) un resumen acerca de la eficiencia de los distintos sistemas de retención para mascotas.

 Estos son los datos que nos ofrecía al respecto: 
  • El animal suelto. La peor decisión posible es transportar a nuestro perro echado sobre la bandeja trasera, justo detrás del conductor. En caso de frenada de emergencia o accidente, el animal saldrá disparado y chocará contra el reposacabezas del conductor. Por lo tanto, los dos sufrirían lesiones muy graves, incluso podrían llegar a ser mortales.
  • Arnés de un enganche. Esta sujeción para perros se engancha al cinturón de seguridad del vehículo pero, en caso de choque, la hebilla podría romperse. Como consecuencia, el perro chocará contra el respaldo del asiento, provocando graves lesiones al conductor. El animal también sufrirá lesiones bastante graves o mortales.
Arnés de un enganche
  • Arnés de dos enganches. Este tipo de arnés evita el desplazamiento del can hacia delante, por lo tanto, el conductor no sufriría ningún daño. Pero tendremos que asegurarnos de que tiene un sistema de sujeción corto.
Transportín sujeto al cinturón de seguridad
  • Transportín sujeto al cinturón de seguridad. En caso de un frenazo violento o un accidente, el transportín destrozaría los puntos de sujeción del cinturón. Las consecuencias serían muy graves para el animal, que sufrirá lesiones importantes, así como el resto de ocupantes del vehículo.
  • Transportín situado en el suelo del vehículo. Los transportines más pequeños encajan perfectamente en el suelo. Además, como tienen poco espacio para moverse, la energía del impacto en caso de accidente o frenazo será absorbida enseguida y apenas se deformará el habitáculo del animal, que solo sufrirá lesiones leves o permanecerá indemne.
  • Transportín para el maletero. En los caso en que el animal es más grande y el transportín no quepa en la parte trasera de nuestro vehículo, tendremos la opción de colocarlo en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. Sin embargo, no podemos descartar la posibilidad de que los ocupantes de las plazas traseras sufran alguna lesión si ocurriese un accidente.
  • Rejilla divisoria. Por último, existe la posibilidad de colocar una rejilla entre los pilares de la estructura del coche separando la cabina del maletero. Esto permite a las mascotas moverse libremente sin que supongan ningún riesgo para el conductor. No obstante, en caso de colisión, y según la posición del animal en ese momento, podría sufrir importantes lesiones. La mejor opción es combinar el transportín con la rejilla divisoria.
Rejilla divisoria

Consejos para transportar perros en coche

  • La mejor forma de viajar y transportar perros en el coche, si estos son de raza pequeña, es en su transportín ubicado en el suelo del vehículo.
  • En caso de que la mascota sea de grandes dimensiones, lo mejor es colocar el transportín en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha, combinado para mayor seguridad con una rejilla divisoria.
  • Utilice siempre un sistema de sujeción adecuado, el animal no puede ir en brazos.
  • Consulte con un veterinario cómo prevenir mareos si su perro los sufre, así todos viajarán más tranquilos.
  • No deje a su mascota sola en el interior del vehículo, sobre todo con altas temperaturas.
  • Cuando abra la puerta tenga cuidado, el animal puede salir corriendo y provocar situaciones de riesgo.
  • Si su mascota se pone nerviosa al viajar atada, intente acostumbrarla utilizando premios y caricias para reforzar esa buena conducta.
  • Al transportar animales en coche debe tener en cuenta que ellos también necesitan parar a descansar. Se agotan con el calor al estar parados sin moverse en la misma posición y, además, tienen necesidades fisiológicas. Por eso es bueno parar para que se airee fuera del coche cada dos horas como máximo, beba agua fresca, coma y hagas sus necesidades.
 Además de todo esto, el hecho de que un animal viaje suelto en el vehículo puede poner en riesgo la seguridad de todos los ocupantes, pudiendo acarrear las siguientes consecuencias: 
  • Si circulamos a una velocidad de 50 km/h, el peso de nuestra mascota se multiplica por 35 en caso de accidente. Por ejemplo, un perro de 20 kg impactaría con una fuerza de 700 kg más o menos al sufrir una colisión circulando a esa velocidad, imagínese a velocidades superiores.
  • Un perro suelto en el coche también podría ocasionar distracciones al conductor, incluso puede acabar provocando un accidente. Además, podría interferir en la conducción subiéndose encima del conductor o activando los sistemas mecánicos del vehículo.
  • Por otra parte, si transporta más de un animal sin las medidas de seguridad expuestas se considerará conducción negligente, lo que conllevaría una infracción grave con multas superiores a los 500 euros.
  • También puede suponer un riesgo para el resto de usuarios de la vía pública en caso de detenernos y que, al abrir la puerta, se nos escape. O si se cae al asomarse por la ventanilla, algo bastante usual e igual de peligroso para la vida de su perro.
  • Recuerde que también existen los seguros de viaje para mascotas, así que si lo contrata para usted y no quiere complicaciones, no está de más hacerlo con su can.
  • La última de las normas para viajar en coche con perros es no darle de comer justo antes de salir de viaje, sobre todo si se marea.

[Total: 0   Promedio: 0/5]