Volante bimasa: funciones y síntomas

Volante bimasa: funciones y síntomas

El volante bimasa es un elemento presente en muchos de los coches modernos. Mucha gente desconoce este componente mecánico hasta que se estropea y hay que repararlo, causando grandes gastos al propietario normalmente. A continuación explicaremos las funciones que lleva a cabo, cómo funciona y los posibles problemas que puede producir este elemento.

¿Qué es el volante bimasa?

Qué es el volante bimasa

Para entender este concepto debemos conocer primero lo que es el volante de inercia de un coche. El volante de inercia es una pieza conectada al motor que almacena la energía cinética que proviene del motor. Así, en el momento que este volante deja de recibir esta inercia, puede mantener su movimiento y proporciona inercia para que el movimiento del vehículo sea más suave. El disco de embrague se acopla a este volante de inercia para transmitir la potencia del motor del coche a la caja de cambios y así poner en movimiento el vehículo.

Existen los volantes de inercia monomasa, los cuales están fabricados en una sola pieza y se encuentran acoplados al motor de arranque. Estos volantes son cada vez menos comunes.

Por otro lado el volante bimasa es un volante de inercia con dos masas, como indica su propio nombre. También es conocido como volante de masa dual, este tipo de volante suele ser más completo y efectivo. Están compuestos por dos piezas similares alas de los volantes monomasa, una de ellas está unida al cigüeñal y la otra unida a la transmisión, pero en el interior se encuentra un muelle helicoidal y un rodamiento de bolas. Estos elementos evitan que las vibraciones generadas por el motor lleguen a la caja de cambios y afecten al buen funcionamiento del vehículo absorbiendo las vibraciones del motor en dos puntos. Gracias a ello se consigue un desembrague más progresivo y se reducen el ruido y las vibraciones.

Aparte de eliminar las vibraciones procedentes de la mecánica, el volante bimasa también tiene grabadas las referencias del fabricante o del mecánico para conocer el reglaje recomendado. Además apoya al motor de arranque eléctrico, iniciando el cigüeñal y transmitiéndole potencia para que haga los primeros ciclos de expansión. Si el motor de arranque tuviese que hacer esta tarea solo, su desgaste sería enorme y habría que reemplazarlo cada dos meses.

Llegados a este punto es posible preguntarse, en el caso de nuestro coche, cómo saber si el volante es bimasa o monomasa. La verdad es que no hay una manera exacta de saberlo excepto consultándolo con su fabricante. Es cierto que la mayoría de los coches con volante bimasa son diésel, pero esto no asegura nada ya que hay coche de gasolina con volantes bimasa y coches diésel con volantes monomasa.

Partes de un volante de inercia bimasa

Partes de un volante de inercia bimasa

El volante bimasa es algo más complejo que un volante de inercia de una sola masa debido a las dos masas que lo componen.

 A continuación explicaremos las 6 piezas que los forman. 
  • Masa primaria: La masa primaria va unida al cigüeñal del motor. La inercia de esta se combina con la del cigüeñal para formar una misma unidad. La masa primaria y la tapa primaria forman el canal de los muelles de arco. Este canal generalmente se divide en dos secciones, que se separan por los topes de los muelles de arco.
  • Masa secundaria: La masa secundaria conecta el volante bimasa a la cadena cinemática en el lado de la caja de cambios. Esta masa secundaria colabora con el embrague del coche para transmitir el par modulado procedente del volante a la caja de cambios. El volante bimasa y el embrague se unen en esta parte del volante de inercia mediante tornillos.
  • Rodamiento: El asiento de este rodamiento se encuentra en la masa primaria. Se encarga de unir las dos masas y apoyar la fuerza de desembrague aplicada sobre el volante. Este rodamiento deja que las masas roten entre sí y permite un movimiento de basculación en ambas.
  • Brida: Sirve para transmitir par desde la masa primaria a la secundaria, o sea, desde el motor al embrague.
  • Disco de control de fricción: Este componente solo está presente en algunos modelos de volante bimasa. Proporciona una amortiguación complementaria en su funcionamiento.
  • Muelle de arco: Esta instalado en el canal del muelle. Las espiras del muelle se deslizan a lo largo de la guía creando así amortiguación.

Posibles problemas en un volante bimasa

Con el paso del tiempo es posible que los componentes del volante se vayan deteriorando y desgastando. Los síntomas de avería en un volante bimasa principalmente son las vibraciones. A continuación se explica de manera más detallada cómo saber si el volante motor está mal y los síntomas generales de un fallo en el volante bimasa.

Cuando se escucha un ruido metálico al apretar el embrague con el motor en punto muerto y en marcha, que desaparece al pisar el pedal a fondo, es probable que se trate de un problema entre el embrague y el volante bimasa.

En el caso en que percibamos una vibración descompensada del motor al estar en ralentí, que también se puede observar en la palanca de marchas, puede ser otro síntoma de un fallo en el volante bimasa. En ocasiones este fallo también se puede confundir con un fallo en los inyectores ya que la vibración es parecida.

Otro síntoma de avería del volante bimasa puede ser un ruido metálico a la hora de parar el motor del coche, que se deja de escuchar cuando el motor para completamente. En caso de que el volante bimasa se encuentre muy deteriorado el ruido también puede apreciarse al acelerar. En estos casos es probable que la avería sea grave y puede que haya afectado también a la caja de cambios.

Es posible que cuando el volante bimasa no funciona adecuadamente, se produzcan averías en en el collarín del embrague o cojinete de empuje. En este caso el pedal de embrague puede quedar inutilizado ya que las vibraciones del volante bimasa provocan que el circuito hidráulico coja aire y perdiendo presión en el pedal. En este caso es fácil confundir el problema entre el volante bimasa y el embrague.

¿Qué pasa si no cambio el volante bimasa?

Por lo que ya hemos explicado anteriormente, ignorar este tipo de problemas en el volante no es una buena idea. Si los platos del volante se desprenden por la rotura de los muelles, su fuerza puede causar graves daños en la caja de cambios y en el eje de transmisión del motor. Una Сaja de cambios rota y el resto de consecuencias de un volante bimasa roto son un gasto enorme para el propietario del coche. Sin embargo, hasta llegar a este punto hay que ignorar durante decenas de miles de kilómetros los síntomas de la avería del volante.

El problema de conducir con un volante bimasa en mal estado es que las vibraciones del motor no son absorbidas y el resto de los componentes tienen que soportar un nivel de vibraciones para el que no han sido diseñados. Esto lleva a un desgaste mucho mayor en todas las piezas.

Conclusión

El volante de inercia es una pieza imprescindible en todos los coches. El tipo de volante bimasa cada vez es más utilizado en los vehículos debido a su buen rendimiento. Es importante tener en cuenta los síntomas para poder saber si el volante de inercia está mal y así poder solucionar el fallo del volante antes de que haya unas consecuencias más graves.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *