Cómo comprobar y cambiar el fluido de transmisión

Cómo comprobar y cambiar el fluido de transmisión

El aceite de la caja de cambios lleva a cabo funciones muy importantes. Sirve para lubricar los elementos de contacto de la caja de cambios, eliminar la suciedad y los productos de desgaste, además de ayudar a la refrigeración. En las transmisiones automáticas, este fluido de trabajo también permite transmitir el par entre los componentes de un convertidor de par. Por lo tanto, casi todos los fabricantes de automóviles recomiendan controlar el nivel y el estado del líquido de transmisión de la caja de cambios. A continuación, vamos a informarle de cómo se puede comprobar su nivel en diferentes vehículos y discutiremos las situaciones en las que podría ser necesaria su sustitución.

¿Cuáles son los síntomas de un fluido de transmisión en mal estado?

 Los siguientes síntomas son indicativos de que no hay suficiente aceite en la caja de cambios o de que ha llegado el momento de cambiarlo: 


  • Se escuchan ruidos extraños y vibraciones al cambiar de marchas;
  • en invierno, puede experimentar problemas al cambiar de marcha cuando el ensamblaje todavía no se haya calentado;
  • puede empeorar la dinámica en vehículos equipados con transmisión automática;
  • tirones al cambiar de marcha;
  • retrasos en el cambio de marcha;
  • la transmisión automática sube o baja de marcha cuando no debería hacerlo.

¿Cómo comprobar el nivel del fluido de transmisión?

 Para comprobar el nivel de aceite de una transmisión manual, proceda del siguiente modo: 
  1. Prepare todas las herramientas y todos los productos químicos necesarios: una llave inglesa, un cepillo metálico, WD-40, paños limpios o toallitas de papel. Es posible que también necesite aceite, debiendo utilizar en ese caso el mismo que lleva la caja de cambios en estos momentos. La información sobre el fluido que se utiliza en su modelo de coche debe venir especificada en el manual de su vehículo. Si no es así, busque ayuda profesional.
Prepare todas las herramientas y todos los productos químicos necesarios
  1. Coloque su vehículo en una plataforma elevadora o en un foso de inspección. Si no se dispone de tal equipo y su coche tiene tracción delantera, debe quitar la rueda delantera izquierda para poder acceder a la ventanilla de inspección que se encuentra ubicada en la carcasa de la caja de cambios.
  2. Ponga el freno de mano.
  3. Si acaba de apagar el motor, debe esperarse unos minutos hasta que el aceite se drene en el cárter de aceite.
  4. Limpie el tapón de llenado y la zona que lo rodea utilizando el cepillo metálico. Limpie utilizando un paño limpio y disolvente. Esto será de ayuda para evitar que que la suciedad entre en la unidad. 
Limpie el tapón de llenado y la zona que lo rodea utilizando el cepillo metálico
  1. Desenrosque el tapón que cierra la abertura. Si está atascado, puede utilizar WD-40 para aflojarlo.
Desenrosque el tapón que cierra la abertura
  1. Compruebe cuánto aceite queda en la  caja de cambios. Su nivel debería llegar hasta el borde inferior del agujero.
  2. Si fuera necesario, reponga el líquido utilizando una jeringuilla.
Si fuera necesario, reponga el líquido utilizando una jeringuilla
  1. Limpie los rastros de aceite de la carcasa de la caja de cambios utilizando un paño o una toallita de papel.
  2. Enrosque el tapón.
  3. Proceda a instalar todas las unidades en su sitio en el orden inverso.
Normalmente, las cajas de cambio automáticas llevan una varilla de medición que permite controlar el nivel de líquido de la transmisión automática (ATF).
 Para comprobar el nivel de líquido, hay que proceder de la siguiente manera: 
  1. Estacione su vehículo sobre una superficie nivelada.
  2. Abra el capó del motor.
  3. Encuentre la varilla medidora de la transmisión. Por lo general, su mango tiene un color brillante, en muchas ocasiones naranja. Si fuera necesario, consulte el manual del vehículo para averiguar la ubicación de la varilla medidora.
  4. Arranque el motor. Déjelo funcionar durante algún tiempo para que se caliente.
  5. Si no realiza la prueba  inmediatamente después de la conducción,  cambie a través de todos los modos manteniendo la palanca en cada posición durante unos tres segundos. Esto será de ayuda para distribuir el líquido de la transmisión a lo largo de los conductos.
  6. Coloque la palanca a la posición “Park” o “Neutral”, según el modelo del vehículo. La posición exacta del selector de marchas suele venir especificada en la varilla de medición.
  7. Aplique el freno de mano.
  8. Para saber si el motor debe estar en marcha o debe ser apagado para la comprobación, consulte el manual del vehículo. Concretamente, en algunos modelos de Acura y Honda, el motor  tiene que apagarse después del calentamiento.
  9. Saque la varilla medidora de la caja de cambios y límpiela con un paño limpio que no suelte pelusas.
  10. Inserte la varilla de medición hasta el fondo y luego sáquela de nuevo.
  11. Observe la varilla de medición. Podrá ver dos marcas en ella. Una de ellas indica el nivel del líquido de transmisión con el motor en frío y la segunda con el motor caliente. Normalmente, llevan las correspondientes marcas: ya sea “Cold” y “Hot” o unos números que indican la temperatura. Como el motor de su vehículo está caliente, la marca de aceite en la varilla medidora debe estar situada en la marca “hot” o de temperatura alta, pero no por encima de ellas. No es recomendable medir el nivel del fluido de transmisión con el motor en frío, ya que los resultados serán inexactos.
  12. Si fuera necesario, rellene el fluido de la transmisión automática en la caja de cambios. Para hacerlo, hay que apagar el motor y utilizar un embudo.
  13. Espere que el aceite fluya hacia abajo en el cárter de aceite.
  14. Arranque su motor y compruebe de nuevo el nivel del líquido de la transmisión .
Algunos modelos, como los BMW E39, BMW E46, Audi A6, Audi A4 o Volkswagen Passat, están equipados con cajas de cambios que no llevan varillas de medición.
 Para comprobar si están suficientemente llenas o no, puede realizar lo siguiente: 
  1. Caliente la caja de cambios hasta la temperatura de trabajo recorriendo una distancia de unos 15 kilómetros.
  2. Coloque el vehículo sobre una plataforma elevadora, en un foso de inspección o una rampa para poder alcanzar bien los bajos del vehículo.
  3. Arranque el motor.
  4. Ponga el selector de marchas en el modo correspondiente – “Park” o “Neutral”.
  5. Desenrosque el tapón de inspección situado en la parte inferior de la caja de cambios. Si se fuga el líquido por el agujero, no hay necesidad de rellenar dicho líquido. Vuelva a enroscar el tapón.
  6. Si no se ha fugado nada de aceite, eso quiere decir que no lleva suficiente.
  7. Vierta algo de fluido de la transmisión automática a través de la apertura de llenado con la ayuda de una bomba especial, un tubo o embudo, que empiece a gotear por el orificio de inspección.
  8. Cierre el agujero con un tapón.
  9. Arranque el motor.
  10. Desenrosque el tapón de nuevo y repita el procedimiento de relleno.
  11. En cuanto el fluido de transmisión empiece a gotear de nuevo, cierre el agujero.
  12. Cambie el selector de marchas a través de todos los modos.
  13. Abra el orificio de inspección y rellene el fluido por última vez.
  14. Enrosque los tapones de inspección y de llenado.
  15. Limpie todos los rastros de la caja de cambios.

¿Cuándo debo cambiar el fluido de transmisión?

Es recomendable sustituir todo el aceite de una caja de cambios manual cada 80.000 – 100.000 km, o después de 5 años de funcionamiento, lo que ocurra primero. En las transmisiones semiautomáticas, el líquido de transmisión se cambia cada 60.000 km. Los intervalos de cambio de aceite para las cajas de cambio automáticas de diferentes diseños varían todavía más: desde treinta mil a varios cientos de miles de kilómetros. Los intervalos de sustitución exactos para su modelo de coche vienen especificados en el manual del propietario.

 En ocasiones, el fluido de transmisión pierde sus propiedades antes de tiempo. Esto puede estar provocado por: 


  • Un comportamiento de conducción agresivo al volante.
  • Por remolcar un remolque pesado.
  • Por hacer que las ruedas patinen sobre superficies resbaladizas durante mucho tiempo.
  • Por utilizar un fluido de la transmisión inadecuado.
  • Por conducir a través de atascos de tráfico en climas cálidos durante mucho tiempo.
  • Por cambiar de marchas de manera incorrecta.

Por lo tanto, cada vez que compruebe el nivel del aceite, ponga una gota del líquido de transmisión en un tejido y observe la mancha que deja. No debe contener ninguna partícula extraña. Residuos negros en la varilla de medición, un fuerte olor a quemado, turbidez o un cambio de color significativo, por ejemplo, que el aceite que era rojo o amarillo se vuelva marrón oscuro o negro, son indicativos de que el líquido de trabajo se ha deteriorado.

¿Cómo puede cambiar el aceite de la caja de cambios por su cuenta?

 Para cambiar el aceite para engranajes de una caja de cambios manual, proceda del siguiente modo: 
  1. Averigüe cuánto aceite de engranaje puede contener su caja de cambios. Puede encontrar esta información en el manual del vehículo. Además de la cantidad necesaria de líquido de transmisión, según el diseño del vehículo, necesitará una junta para el cárter de aceite de la transmisión o una junta tórica para el tapón de drenaje, algo de producto de sellado, un recipiente para recoger el aceite usado, un embudo y una manguera o una jeringuilla, un paño y unas llaves para aflojar los elementos de sujección.
  2. Pero antes de comenzar, conduzca entre 5 y 10 km para que el aceite se caliente y se vuelva menos viscoso: así será más fácil drenarlo.
  3. Ponga su vehículo en una plataforma elevadora, una rampa o un foso de inspección. Si fuera necesario, asegure las ruedas utilizando unas cuñas para ruedas.
Ponga su vehículo en una plataforma elevadora
  1. Retire el cubre cárter.
  2. Instale un recipiente debajo del cárter de aceite.
Instale un recipiente debajo del cárter de aceite
  1. Quite el tapón de drenaje (por ejemplo, en los modelos Audi 100, Audi A6 y Renault Megane) y deje que fluya el líquido de la transmisión hasta que se drene por completo. Si el vehículo no lleva un tapón de drenaje (como en los modelos Chevrolet Lacetti u Opel Astra), afloje las sujeciones del cárter de aceite, espere a que salga el aceite y luego retire el componente, inclinándolo cuidadosamente hacia uno de los lados.
Espere a que salga el aceite y luego retire el componente
  1. Utilice un limpiador de frenos y elimine la suciedad del asiento de montaje del cárter o de las conexiones de rosca.
Utilice un limpiador de frenos y elimine la suciedad del asiento de montaje del cárter o de las conexiones de rosca
  1. Si ya ha retirado el cárter de aceite durante el trabajo, debe limpiar las superficies de contacto quitando los residuos de la junta vieja. Límpielas utilizando disolvente e instale una junta nueva utilizando un sellador. Vuelva a instalar el cárter de aceite en su lugar.
Límpielas utilizando disolvente e instale una junta nueva utilizando un sellador
  1. Si ha quitado el tapón, sustituya su junta tórica y cierre el orificio de drenaje con ella.
  2. Utilice la manguera y el embudo para verter la cantidad necesaria de fluido en la caja de cambios a través de la válvula de purga. También puede verterlo con una jeringuilla a través del orificio de inspección.
  3. Vuelva a montar todo siguiendo los pasos en el orden inverso.
El fluido de transmisión automática debe ser cambiado en un taller mecánico. No podrá retirar todo el aceite por cuenta propia. Para bombearlo, es necesario utilizar un equipo especial que se puede encontrar en un taller mecánico de reparación de automóviles.

Conclusión

Cambiar el fluido de transmisión y rellenarlo en su debido momento le ayudará a prolongar la vida útil de la transmisión del vehículo significativamente, ya sea manual o automática, y a garantizar su funcionamiento estable y a largo plazo. Siga nuestros consejos y podrá comprobar el nivel y la calidad del aceite por su cuenta para así poder decidir qué hacer a continuación.

[Total: 0   Promedio: 0/5]