Refrigerante liquido para el automóvil: funciones, diferencias y consejos

Refrigerante liquido para el automóvil: funciones, diferencias y consejos

Los automóviles actuales generan gran cantidad de calor cuando se encuentran en marcha. Es por esto que necesitan sistemas de refrigeración eficientes para mantenerse en su temperatura óptima de funcionamiento. Estos sistemas de refrigeración necesitan de un refrigerante líquido para funcionar.

Cuando se produce una avería en el sistema de refrigeración del motor, las consecuencias para el motor pueden ser importantes. De igual manera, utilizar un líquido refrigerante inapropiado puede ser contraproducente, pues existe la posibilidad de provocar daños internos al motor.

En este artículo, vamos a centrarnos en el líquido refrigerante del motor: su función, los anticongelante tipos, etcétera. Con esta información, siempre le proporcionaremos los productos de mejor calidad a nuestro vehículo, así disfrutaremos de un funcionamiento impecable del motor durante años.

Qué es y para qué sirve el líquido refrigerante y anticongelante

El líquido refrigerante tiene la función de disipar el calor del motor en funcionamiento, protegiéndolo de las altas temperaturas y manteniendo una temperatura media de unos 90ºC. Normalmente, se añade un compuesto anticongelante al líquido refrigerante para que proteja también de las bajas temperaturas.

El anticongelante también se añade a la gasolina o al combustible diésel para evitar su congelación en durante la estación fría o en climas fríos. Teniendo clara la diferencia entre estos términos, anticongelante y refrigerante, conviene conocer los aditivos utilizados como anticongelante coche.

Históricamente, el primer aditivo anticongelante utilizado fue el metanol, pero por su tendencia a la evaporación. Desde los años 30 del siglo empezaron a utilizarse etilenglicoles, que se caracterizan por tener un punto de congelación bajo y un punto de ebullición muy alto, alrededor de los 197ºC.

Su punto de congelación depende de la proporción de etilenglicol que contienen. Además, estas sustancias anticongelantes se mezclan con otras, inhibidores de corrosión, antioxidantes, colorantes, etcétera, para otorgarles ciertas características que mejoran el líquido refrigerante.

Los refrigerantes basados en glicol deben cambiarse cada dos años o cada 50.000 km. Sus compuestos se van deteriorando y van perdiendo progresivamente sus propiedades. Por ello, es importante respetar siempre los intervalos de sustitución, en este caso, evitaremos daños al motor o al radiador.

El anticongelante orgánico tiene una vida útil muy superior, hasta 5 años de uso o más de 100.000 kilómetros recorridos. Su composición es diferente a la de los anticongelantes inorgánicos, pues no se utilizan silicatos, que se degradan con el paso del tiempo. Sus propiedades también son superiores.

Otras ventajas del anticongelante orgánico sobre el anticongelante inorgánico es que es más respetuoso con el medio ambiente, genera menos depósitos, otorga una mayor protección contra la cavitación y contra la corrosión. Recuerde que nunca deben mezclarse los dos tipos de anticongelante.

Relacionado, para evitar sobrecalentamiento es recomendable: Limpieza del radiador del coche

Tipos de anticongelantes

Tipos de anticongelantes

Actualmente, pueden encontrarse en el mercado distintos tipos de anticongelante. Estos vienen en distintos colores, que podría pensarse sirven para identificar el anticongelante tipos y sus características. Pero, la realidad es que no existe un consenso entre los fabricantes respecto a esto.

Por lo tanto, puede decirse que las funciones del color del anticongelante son diferenciarlos por el rango de temperaturas a las que son efectivos y ayudar a detectar una fuga en caso de que se produzca.
A modo orientativo, los colores de los anticongelantes pueden indicar su eficiencia y su origen.

Por ejemplo, algunos fabricantes utilizan el color de anticongelante verde para diferenciar el anticongelante inorgánico, mientras que el anticongelante rosa se usa para indicar que es un anticongelante híbrido u orgánico. El anticongelante rojo suele ser orgánico a base de fosfatos.

 Aparte de estos distintos anticongelante colores, existe una clasificación más precisa de los tipos de anticongelantes, utilizando códigos: 
  • G11 (1994). Utilizado en vehículos antiguos y basado en aditivos inorgánicos. Poco efectivo, baja conductividad térmica. Colores verde, azul, azul verdoso, cumple con las especificaciones VW TL 774 C.
  • G12 / G12+ (1996). A base de aditivos orgánicos. No forma película sobre el sistema de refrigeración. De colores rojo, naranja y rosa, cumple con las especificaciones VW TL 774 D/F.
  • G12++ (2005). Superior al G12, punto de ebullición entre 115 y 120º. Efectivo tanto para turismos como para vehículos pesados, como camiones. Componentes orgánicos e inorgánicos. Color rosa. Cumple con las especificaciones VW TL 774 G.
  • G13 (2008). El más avanzado, es biodegradable, protege el motor contra la corrosión y tiene una alta eficiencia. Se utiliza en motocicletas y en vehículos de alta potencia. Componentes orgánicos e inorgánicos, basado en propilenglicol. Colores morado, rojo u otros. Cumple con las especificaciones VW TL 774 J.

Si ha tenido problemas de sobrecalentamiento del motor, conviene comprobar el ventilador de refrigeración.

Cómo elegir un refrigerante del motor

Cómo elegir un refrigerante del motor

En primer lugar, siempre es importante consultar el manual técnico del vehículo y saber qué líquido refrigerante recomienda el fabricante para un vehículo en particular. Este será el punto de partida a la hora de elegir el mejor líquido refrigerante del motor más adecuado para nuestro modelo.

Cuando nos dispongamos a cambiar el refrigerante de nuestro vehículo, conviene tener presentes cierta información y recomendaciones que nos ayudarán a comprar un líquido refrigerante más adecuado para nuestro vehículo.

 Por ejemplo, debemos tener en cuenta: 
  • Una punto de congelación bajo. El anticongelante debe mantener su volumen con las bajas temperaturas, de no ser así podría incluso estallar el circuito de refrigeración.
  • Que tenga una temperatura de ebullición elevada. Soportar las altas temperaturas sin degradarse y perder sus características es igualmente importante para que el motor se mantenga a una buena temperatura de funcionamiento.
  • Que posea otras características, anticorrosivas o desincrustantes. Algunos productos desempeñan otras funciones, como evitar que se formen depósitos.
  • Una baja viscosidad. Este valor viene expresado en gr/cm² y es importante para un flujo adecuado del líquido refrigerante del coche sea cual sea la temperatura.
  • Que prevenga y no produzca cavitación. Es importante que no forme espuma y que esta desaparezca en menos de 5 segundos, pues puede bloquear el circuito.

Es importante valorar las diferencias entre anticongelante orgánico e inorgánico y las ventajas de uno sobre el otro. También existen anticongelantes híbridos, que combinan la tecnología orgánica con los silicatos. Estos proporcionan la protección de los orgánicos y la inmediata eficacia inorgánicos.

[Total: 0   Promedio: 0/5]