Cómo funciona la dirección asistida

Cómo funciona la dirección asistida

Indudablemente, las nuevas tecnologías han moldeado la manera de conducir. Por ejemplo, hasta hace poco, realizar maniobras tan sencillas como aparcar o girar requerían un buen esfuerzo, aparte de un exhaustivo control del coche en cada movimiento. Esto cambió con la llegada de la dirección asistida.

La verdadera revolución se produjo a principios del siglo XX, cuando se empezaron a implantar en los vehículos los primeros sistemas de dirección asistida. Por suerte, actualmente es casi imposible que un automóvil no lleve este sistema. Pero… ¿Qué es dirección asistida? ¡Descúbralo ahora mismo!

¿Qué es dirección asistida y cómo funciona?

Qué es dirección asistida y cómo funciona

La dirección asistida es sistema de ayuda que permite al conductor girar o maniobrar el vehículo sin esfuerzo. Sin ella, girar el volante requería un gran esfuerzo, más todavía cuando el conductor se veía obligado a realizar movimientos bruscos ante una situación peligrosa.

Para conseguir girar el volante sin apenas esfuerzo, el sistema de la dirección incluye un circuito hidráulico compuesto por una bomba de dirección. Esta es accionada por la polea del cigüeñal para que el aceite circule por todo el circuito y se distribuya hacia ambos lados gracias a la válvula de control.

Por último, la unidad de control de la dirección se moverá en función de la fuerza ejercida por el conductor sobre el volante.

 De este modo, hay tres situaciones en las que la dirección asistida actuará de manera distinta: 
  • i Con el volante inmóvil. Al encender el motor, la bomba de dirección recibe directamente la energía cinética necesaria a través de la correa de accesorios. Entonces, la bomba enviará el aceite a la válvula de control pero, si no se ejecuta ningún giro en el volante, la válvula de control lo envía de nuevo al depósito en vez de distribuirlo a uno u otro lado.
  • i Con el volante en movimiento. Cuando realizamos un giro con el volante, la válvula de control cierra el paso del aceite al depósito y lo conduce hacia un lado del cilindro. Conforme se llena de aceite, la presión aumenta en el cilindro, activando de este modo el pistón que hay en su interior. Este pistón es, además, el encargado de accionar los elementos mecánicos de la dirección y, por ende, las ruedas. En caso de que se llene el otro lado del cilindro, ocurrirá lo mismo pero en sentido contrario.
  • i Cuando dejamos de mover el volante. Al dejar de girar el volante, la válvula de control cesa de mandar aceite al cilindro y, consecuentemente, el pistón dejará de moverse. Por lo tanto, la válvula de control enviará el aceite al depósito de nuevo.

Tipos de dirección asistida

 En la actualidad, existen tres tipos de dirección asistida, todos ellos muy eficaces, pero cada uno tiene sus propias particularidades. 
  • Dirección asistida hidráulica. Es la que acabamos de explicar y también es la más común. La dirección asistida hidráulica funcionamiento se produce gracias a la energía hidráulica originada por la bomba de dirección hidráulica.
  • Dirección asistida eléctrica. También conocida como sistema EPS, precisa de un motor eléctrico para funcionar que se ubica en la columna de dirección del coche. Es el modelo más actual, aunque su principal desventaja es que, en caso de avería, su reparación es la que más complicaciones presenta.
    Dirección asistida eléctrica
  • Dirección electro-hidráulica. Este sistema es una combinación de los dos anteriores. Por una parte, se puede accionar con una bomba de manera hidráulica, pero también a través de un motor eléctrico alimentado por la propia batería del coche. Es la mejor opción a nivel mecánico pues ofrece menos problemas, lo que supone un gran ahorro a corto y largo plazo.

Mantenimiento de la dirección asistida

 Como ocurre con los demás sistemas de su vehículo, la dirección asistida necesita ser revisada de manera periódica para vigilar los siguientes aspectos: 
  • ! Que el aceite esté en buen estado.
  • ! Pérdida de líquido. Este es uno de los problemas más comunes que tienen los sistemas de dirección asistida. En consecuencia, puede hacer que el sistema se desgaste de forma prematura llegando a fallar si no se soluciona inmediatamente.
  • ! El funcionamiento adecuado de la cremallera de dirección. En el caso de que la correa de accesorios esté rota o en mal estado, ocasionará una pérdida inmediata del apoyo en la dirección, pues la bomba habrá dejado de funcionar al no ser accionada por la correa.
  • ! La presión de la bomba y los amortiguadores. Las obstrucciones son uno de los problemas de la dirección asistida más difíciles de diagnosticar. Suelen producirse por componentes desgastados o porque el líquido de dirección esté sucio, pero pueden eliminarse purgando el sistema.
  • ! Por último, si los neumáticos están muy desgastados, esto también puede llegar a provocar problemas con la dirección asistida.

Algunos fabricantes aconsejan cambiar el líquido de la dirección cada dos años o cuando se alcancen los cien mil kilómetros. Llegado este punto, el fluido tendrá un color oscuro, se escucharán ruidos raros o la dirección asistida irá dura al girar el volante. Vamos a verlo con más detalle a continuación.

Síntomas de una dirección asistida defectuosa

  1. Ruidos al girar el volante
    Los chirridos al girar las ruedas pueden ser un indicio de que el líquido de la dirección asistida no está realizando bien su función. Además, la disminución en la cantidad de líquido puede indicarnos la existencia de una fuga en la cremallera de la dirección asistida. En este caso, cambiar el líquido solo soluciona el problema temporalmente, por lo tanto, lo mejor será reparar la fuga.
    Síntomas de una dirección asistida defectuosa
  2. Dirección asistida dura
    Si nos cuesta mucho girar el volante como consecuencia de una dirección asistida dura, será otra indicación de que está fallando. Entre las posibles causas de que esto suceda, podemos mencionar un nivel bajo del líquido, una fuga en la cremallera o daños en la propia correa de la dirección asistida.
  3. El volante vibra a ralentí
    Este síntoma, como es evidente, solo ocurre cuando el coche permanece a ralentí. También podremos notar que la dirección asistida no funciona de forma correcta. La vibración del volante nos está indicando que la correa de la dirección está dañada, suelta o que debe ser sustituida.

Como ocurre con la mayoría de los problemas del automóvil, actuar cuanto antes es la mejor forma de evitar complicaciones, costosas averías y peligros en la carretera. Además, la dirección asistida es una parte fundamental de todo vehículo, pues nos ayuda a mantener firme nuestro rumbo.

Por ello, nunca posponga las reparaciones de su automóvil durante mucho tiempo. Si percibe cualquiera de los problemas indicados anteriormente, actúe de inmediato. De lo contrario, es posible que lo pague más caro.

→ ¿Quiere seguir aprendiendo sobre mecánica? Consulte el artículo: Suspensión función.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *