Cómo restablecer la intensidad de los faros delanteros

Cómo restablecer la intensidad de los faros delanteros

  1. Limpiar los faros.
    Finalidad: eliminar el polvo y la suciedad de la superficie de los faros.
    Nunca limpies el cristal del faro utilizando un paño seco; podrías rayar la superficie.
    Utiliza un paño o esponja suave y limpio.
    Utiliza un champú especial para coches como detergente.
    Después de limpiar las lentes del faro, sécalas con un paño limpio.

  2. Pulido de faros delanteros.
    Finalidad: alisar las microfisuras, arañazos y eliminar la turbidez de los faros.
    Utiliza un kit especial para el pulido a mano.
    Protege la pintura en torno al faro con cinta adhesiva de pintor.
    Lleva protección para los ojos y un respirador durante el pulido.
    Este tipo de trabajo debe ser llevado a cabo en una habitación limpia y bien ventilada.
    Lee las instrucciones y siga las recomendaciones del fabricante del producto.
    Limpia y desengrasa las lentes a fondo.
    No te olvides de pulir los faros cada mes.
    Para realizar el pulido mecánico, ponte en contacto con un especialista.

  3. Sustituir las lámparas.
    La vida media de las lámparas varía en función del tipo de lámpara: 500 horas para las lamparas incandescentes estándar, 1.500 horas para las halógenas, 3.000 horas para aquellas de xenón y más de 10.000 para las LED.
    No toques la parte de vidrio de la lámpara, sujétala solamente por su casquillo.
    Realice el cambio de las lámparas de ambos faros de forma simultánea para garantizar una iluminación uniforme.
    Nunca sustituyas las lámparas halógenas por lámparas de descarga de gas (p. ejem. lámparas de xenón).
    Nunca instales lámparas que tengan mayor potencia que las originales.

  4. Restaurar la fuente de alimentación eléctrica.
    Finalidad: eliminar posibles problemas del cableado o la oxidación de contactos en las juntas de unión de los cables.
    Inspecciona los conectores y los cables, y procede a reemplazarlos si fuera necesario.
    Limpia los conectores y pulveriza sobre ellos un limpiador de contactos eléctricos.
    Para proteger los contactos, trata los conectores utilizando una grasa eléctrica especial.
    Cuando lleves a cabo la sustitución de los cables, da preferencia a aquellos recubiertos de silicona.

  5. Limpiar las rejillas de ventilación de los faros.
    Finalidad: eliminar la condensación y la niebla que se forma en las lentes de los faros.
    Inspecciona y limpia la válvula de ventilación.
    Comprueba el estado de las juntas de los faros y sustitúyelas si fuera necesario.
    Asegúrate de que las cubiertas traseras quedan ajustadas de forma estrecha contra la carcasa del faro.

  6. Ajuste los faros delanteros.
    Finalidad: reducir las posibilidades de deslumbramiento a los demás conductores que circulan en sentido contrario y garantizar la zona de visibilidad necesaria durante la conducción nocturna.
    Comprueba si los faros de tu coche son ajustables.
    Ajusta los faros en concordancia con las recomendaciones del fabricante del vehículo.
    No te olvides de ajustar los faros una vez al año y después de cada cambio de lámparas, instalación de llantas o neumáticos nuevos, o después de cada reparación de la parte delantera de la carrocería del coche.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *