Por qué los fallos de encendido son peligrosos para el motor y cómo poder evitarlos

Por qué los fallos de encendido son peligrosos para el motor y cómo poder evitarlos

Un fallo de encendido del motor es una avería durante la cual uno o más de sus cilindros no están funcionando. Esto provoca un desgaste excesivo y el sobrecalentamiento del motor, además del desgaste de las superficies de pistones y cilindros. A continuación, vamos a explicarle cómo identificar este problema y poder solucionarlo.

Cinco signos de fallos

  • El motor da tirones a ralentí. En ocasiones las vibraciones son tan fuertes que pueden percibirse en el volante, en la palanca de cambios y en la carrocería del coche. Además, el régimen de trabajo del motor a ralentí es inestable.
  • Reducción de la potencia del motor. Los fallos de funcionamiento del motor son especialmente notables cuando éste da tirones al pisar el pedal del acelerador. Es posible que se encienda el testigo luminoso “Check Engine” en el tablero de instrumentos del salpicadero.

Reducción de la potencia del motor

  • Depósitos de carbón en las bujías y grietas en los cables de alta tensión. Normalmente, son fáciles de detectar al revisar las piezas.

Depósitos de carbón en las bujías y grietas en los cables de alta tensión

  • Ruidos inusuales cuando el motor está en marcha. Por ejemplo, pueden escucharse sonidos intermitentes en lugar de un zumbido constante.
  • Mayor consumo de combustible. Normalmente, esto está provocado por problemas con los procesos de arranque y de la formación de la mezcla de combustible.

Mayor consumo de combustible

Tres causas de los fallos de encendido del motor

  1. Problemas en el sistema de encendido. Bujías defectuosas, bobinas y cables de alta tensión rotos o una mala configuración de dicho sistema pueden provocar que la ignición tenga lugar demasiado pronto o demasiado temprano, por lo que el proceso de combustión de la mezcla de aire y combustible se ve interrumpido provocando fallos de funcionamiento del motor.
  2. Interrupción del los procesos de mezcla y de suministro de combustible. La acumulación de suciedad en los inyectores de combustible, averías de las válvulas solenoides, la obstrucción del filtro de aire, las fugas en el sistema de admisión o de suministro de combustible o en el servofreno de vacío son factores que pueden provocar una mezcla de aire/combustible pobre o rica en aire, algo que afecta a la combustión. Una avería del sensor de masa de flujo de aire, del sensor de posición del acelerador, o una válvula de control de aire de ralentí inactiva también traen consigo consecuencias similares.
  3. Fugas en la cámara de combustión. Esto suele estar provocado por una quema de los pistones, válvulas o juntas de culata y también por el desgaste en la superficie del cilindro. Puede estar también provocado por un ajuste incorrecto de las válvulas, por unos empujadores hidráulicos o taqués averiados o por una sincronización incorrecta de las válvulas.

 Seis consejos de AUTODOC 

  1. Sustituya las piezas consumibles a su debido tiempo. Por ejemplo, los filtros de aire deben ser sustituidos cada 10.000–15.000 kilómetros recorridos. Según su tipo, las bujías tienen una duración de 30.000 y 100.000 kilómetros recorridos, mientras que la de los inyectores de combustible es de entre 100.000 y 120.000 km.
  2. Limpie los inyectores de combustible con regularidad, al menos una vez al año. Para ello, añada un aditivo especial al combustible. En caso de que haya suciedad considerable, deberá dirigirse a un taller.
  3. Utilice sólo aceite de motor de calidad. Los productos resultantes del desgaste del motor son capaces de provocar su sobrecalentamiento, atascos del anillo del pistón y la destrucción de otros elementos. Se recomienda encarecidamente cambiar el componente lubricante y el filtro de aceite cada 10.000–15.000 kilómetros recorridos.
  4. Utilice combustible de alta calidad. Así evitará la formación de depósitos de carbono sobre las superficies de los componentes del motor.
  5. Deje que el motor funcione a las revoluciones más elevadas de vez en cuando. Esto incrementará brevemente la temperatura de las cámaras de combustión hasta los 500°С, limpiando así los depósitos de los extremos de las bujías de encendido.
  6. Cuando realice el mantenimiento del motor, es necesario apretar todas las conexiones roscadas siguiendo el par especificado en la documentación técnica del vehículo. Esto garantizará la integridad de los elementos de sellado y la estanqueidad de todas las juntas.

Conclusión

Un fallo de encendido del motor no solo afecta a su rendimiento, también es un síntoma de defectos graves. Por esta razón, es de suma importancia realizar un diagnóstico exhaustivo del motor en cuanto los primeros signos de avería se presenten y reparar la pieza que falla lo antes posible. Un mantenimiento oportuno del motor le garantiza un funcionamiento prolongado en el tiempo y sin problemas.

[Total: 0   Promedio: 0/5]