Pérdida de líquido refrigerante

Pérdida de líquido refrigerante

El motor necesita funcionar a una temperatura determinada. Si produce un sobrecalentamiento, las consecuencias pueden ser graves. Por ello hay que cuidar el sistema de refrigeración del coche. La pérdida de líquido refrigerante puede ser una causa de que este no funcione correctamente.

Además de servir para enfriar el motor, el refrigerante protege el motor de la corrosión y previene las formaciones de cal. Por todo ello, es importante cambiar el refrigerante cuando corresponda, entre los 40.000-50.000 km o tras dos años de uso.

En caso de que se produzca una falta de líquido refrigerante, el motor puede tener problemas nada deseables. Para ser conscientes de la importancia de esto, desarrollaremos en este artículo información práctica y efectiva para entender por qué se produce este problema y cómo solucionarlo. ¡Vamos a ello!

Por qué se producen pérdidas de líquido refrigerante

Ya sabemos que las fugas de refrigerante pueden provocar que el motor se caliente y, por lo tanto, se deben solucionar inmediatamente. Pero, ¿cuáles son las causas de la pérdida de líquido refrigerante?

A continuación te indicamos algunas delas principales:

  • Una de las principales causas de que se produzca esta pérdida de agua refrigerante es la avería del mecanismo limitador de la presión de la tapa. Para repararlo, basta con cambiar la tapa.
  • La otra causa principal para la pérdida de refrigerante es una abrazadera o la fuga por los manguitos en mal estado. Si esto ocurre, habrá también que cambiarlos. Este tipo de fugas son bastante comunes y, en ocasiones difíciles de localizar, pues ocurren mientras el sistema está caliente y la temperatura del motor en funcionamiento va evaporando el líquido refrigerante.
  • La fuga por el radiador  ocurre porque este se agrieta, al estar expuesto a la acción de la arena, las piedras, trozos de metal y de goma.
  • Si la bomba o alguno de sus elementos, como el sello o sus piezas mecánicas, se han desgastado, pueden producirse fisuras y pérdidas de refrigerante.
  • Otra de las posibles causas de pérdida del líquido refrigerante es la pérdida de líquido refrigerante por la junta de la culata. Cuando esto ocurre, el líquido refrigerante puede llegar a circular por los cilindros causando una fuga interna. Entonces, se mezclan el refrigerante y el aceite del motor, provocando unas manchas en el vaso de expansión. A este problema se le considera una pérdida de líquido refrigerante sin fuga.
  • El anticongelante se puede escapar también por los tapones del sistema de refrigeración de algunos coches. El paso del tiempo provoca su deterioro y hace que se produzca la fuga de anticongelante por los tapones.

Si hemos detectado una fuga y tenemos que llegar hasta nuestro destino o hasta el taller urgentemente, se puede reponer el nivel de líquido anticongelante, o agua destilada, y seguir circulando, parando cada pocos kilómetros para comprobar el nivel y vigilar que la temperatura del motor no suba demasiado.

Por esta razón, conviene llevar siempre líquido refrigerante de repuesto en el maletero o agua destilada, por si ocurriera una emergencia de este tipo. Por supuesto, estas indicaciones solo deben utilizarse como último recurso. Luego, hay que dirigirse al taller, solucionar la fuga y cambiar el refrigerante.

Cómo comprobar una fuga de refrigerante

Si has notado que el nivel de líquido refrigerante baja rápidamente y necesitas reponerlo a menudo, es muy posible que su coche esté perdiendo líquido. Si necesita confirmar si hay una fuga, observe si se producen los siguientes síntomas:

  • Goteo. Si podemos ver directamente dónde se esta produciendo la fuga no habrá mayor problema en averiguarlo mediante una inspección ocular.
  • Manchas blancas. Si apreciamos que hay manchas blancas en la abrazadera, en el radiador o en la bomba de agua, es posible que se deban a una fuga.
  • Humo blanco. Si al arrancar vemos que sale humo blanco del tubo de escape, esto quiere decir que el refrigerante entra dentro de la cámara de combustión y que se está quemando con el combustible.
  • Burbujeo dentro del tanque de expansión. Esto puede ser indicativo de que hay una fuga de refrigerante que se mezcla con el agua.
  • Refrigerante con aspecto sólido.
  • Indicador de termómetro. Este testigo del salpicadero nos indica que hay problemas de sobrecalentamiento, que pueden estar provocadas por una pérdida de líquido.

Con estas pistas, no será difícil confirmar si, efectivamente, tenemos alguna fuga de refrigerante en nuestro vehículo. En caso de encontrarla, le daremos una solución según sea su causa y dónde se encuentra la avería.

Cómo comprobar el nivel de líquido refrigerante

No es complicado medir el nivel de refrigerante que tiene nuestro vehículo. Solo tendremos que seguir estos pasos para hacerlo:

  1. Detener el coche en llano. Así la medición será precisa y facilitaremos la realización de los pasos siguientes.
  2. Para el motor 30 minutos. Así le daremos tiempo suficiente para enfriarse. También hay que quitar los tapones del radiador y del depósito del anticongelante.
  3. Localizar el depósito de expansión. Este suele ser de color transparente blanquecino y tener una forma cuadrada, con un tapón negro o azul.
  4. Quitar la tapa y encontrar el líquido anticongelante. Este es transparente y con tono rosa, azul o verde, según la marca. Si el color es marrón o tiene óxido es porque el circuito está sucio y debe limpiarse.
  5. Comprobar el nivel de refrigerante. Presta atención a las marcas de máximo y mínimo, el nivel debe encontrarse entre las dos. En caso de que tenga un poco menos de lo recomendado, se puede añadir un poco de agua. Si el nivel se encuentra muy por debajo se debe añadir más líquido refrigerante. Si el nivel supera la marca máxima recomendada habrá que quitarle líquido.

Es recomendable acudir a un taller mecánico para cambiar el líquido refrigerante y, si no tenemos experiencia, también para quitarle el refrigerante sobrante. A continuación, le indicamos los problemas que puede acarrear la falta de refrigerante en el coche.

Problemas derivados de la falta de líquido refrigerante

Los problemas derivados del sobrecalentamiento del motor por falta de refrigerante pueden ser muy serios, pues puede llegar a quemarse. En la estación fría, en caso de que falta anticongelante, el motor se quedará helado y tendremos problemas para arrancar o será imposible arrancar el vehículo.

De ninguna manera se debe ignorar este problema. Si al circular vemos que la temperatura de funcionamiento del motor sube mucho, puede deberse a que falte refrigerante u otro problema con el sistema de refrigeración del vehículo. Esto conlleva un gran riesgo de avería.

Para evitar que el sobrecalentamiento dañe nuestro motor o alguno de sus componentes, se debe evitar seguir circulando si el coche no tiene suficiente refrigerante. Se pueden adoptar las medidas de emergencia indicadas anteriormente y luego solucionar el problema como corresponda.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *