Pinza de freno: dispositivo y síntomas

Pinza de freno: dispositivo y síntomas

Sin duda los frenos son el sistema de seguridad activa más importante de un vehículo, de su buen funcionamiento depende nuestra seguridad al volante. La pinza de freno es uno de los componentes principales del sistema de frenos de un vehículo.

Su función es la de detener el giro de la rueda para que el vehículo se pare y, para realizar esta función, el componente empuja las pastillas contra un disco de freno, deteniendo el movimiento de giro de la rueda por fricción. Gracias a un sistema hidráulico, la pinza es capaz de ejercer la presión necesaria.

Esta es una simplificación del funcionamiento del sistema de frenos y del papel de las pinzas de freno de un automóvil. Pero, ¿qué averías y síntomas de avería puede tener este componente? ¿Cómo se repara o cómo se cambian las pinzas de freno? Veamos las respuestas detalladamente a continuación…

¿Qué es la pinza de freno de un vehículo?

Qué es la pinza de freno de un vehículo

El sistema de frenos del coche cuenta con varios componentes principales, que son las pastillas de freno, los discos de freno y las pinzas de freno. Estas últimas van unidas al puente de la rueda y, como su nombre indica, pinzan el disco de freno para reducir su velocidad de giro y detener el coche.

Se pueden encontrar dos tipos de pinzas de freno instaladas en los vehículos modernos: las pinzas de freno fijas y las pinzas de freno flotantes.

Las del segundo tipo son las que más se montan ahora en los vehículos actuales, porque son más versátiles y porque su fabricación es más sencilla:

  • Pinzas de freno fijas. Van instaladas de manera fija sobre el sistema de frenos. Su mecanismo de actuación emplea la presión hidráulica aplicada a dos, o más, pistones que se encuentran enfrentados. De esta manera, se desarrolla la fuerza necesaria para empujar las pastillas contra el disco de freno. El grado de fuerza aplicada al pedal de freno determina la fuerza tensora ejercida. Cuando se levanta el pie del pedal, cesa la fuerza aplicada y los pistones vuelven a su posición inicial.
  • Pinzas de freno flotantes. Las de este tipo, van instaladas sobre unos tornillos guía para permitir que se muevan. Cuando frenamos, se ejerce presión hidráulica que actúa sobre un émbolo de freno que a su vez empuja la pastilla interior contra el disco. En consecuencia, la pinza realiza un movimiento de deslizamiento por las guías en dirección contraria al émbolo y arrastra la pastilla exterior empujándola también contra el disco de freno. Así, se ejerce una presión uniforme contra el disco por parte de las dos pastillas. Cuando se levanta el pie del freno, ya no se genera presión dentro del circuito y el pistón vuelve a su posición inicial, arrastrado por el anillo obturador o la junta plana.

Este es el funcionamiento básico de estos dos tipos de pinzas de freno. Cuando estos procesos se realizan con normalidad, el sistema funciona de manera eficiente y segura. No obstante, hay problemas, como la suciedad, que provocan la pérdida de eficiencia de frenado y, consecuentemente, de seguridad.,

Averías típicas de las pinzas de freno

Si hemos notado que nuestro coche ya no frena como antes o nos hemos llevado la sorpresa de que no hemos pasado la Inspección Técnica de Vehículos por culpa de los frenos, es necesario realizar un diagnóstico y ver qué fallos tienen las piezas del sistema de frenos de nuestro coche.

Aunque esos componentes no sufren desgaste por rozamiento directo, no están exentos de averías, porque la pinza de freno se queda frenada. Hay muchas causas para esto, por ejemplo, la suciedad, los cambios de temperatura, la humedad, corrosión, utilizar lubricantes inadecuados, etcétera.

Como conductores, es difícil saber exactamente dónde está el problema cuando percibimos una pérdida de eficiencia en la frenada. Por el contrario, es más sencillo averiguar sus causas realizando las pruebas pertinentes en un taller mecánico empleando los instrumentos correspondientes:

  • ! Si se observan fugas de líquido de frenos, es un indicio claro de que hay algún problema con este sistema y puede afectar negativamente a las pinzas, si estas entran en contacto con el producto. Es necesario inspeccionarlas visualmente para confirmar si se han ensuciado por esto y sustituirlas en caso afirmativo.
  • ! Durante una inspección en un taller y utilizando un frenómetro, es posible medir si hay una diferencia en la eficiencia de frenada entre las distintas ruedas del mismo eje. Si se confirma esto, puede ser necesario cambiar la pinza con menor rendimiento.
  • ! La movilidad de las pastillas de freno es otro aspecto que debe evaluarse. Si por cualquier causa, como la suciedad, esta es insuficiente, lógicamente afectará a la eficiencia de frenada.
  • ! Otra causa para la pérdida de eficacia de los frenos es el sobrecalentamiento del disco de freno, que provoca que la pastilla de freno resbale sobre el mismo. Esto se percibe por el color anaranjado que toma el disco cuando está más caliente de lo debido.
    Averías típicas de las pinzas de freno
  • ! A veces las pinzas de freno ejercen más presión de la cuenta sobre el disco. Esto puede provocar que la pinza se quede agarrotada contra el disco o que el disco se agriete.

Ahora ya conocemos las causas y algunas posibles soluciones para el principal indicio de avería de las pinzas de freno: la pérdida de eficiencia al frenar. A continuación, encontramos algunos consejos útiles para evitar que se produzcan.

Cuidado y mantenimiento de las pinzas de freno

Ya hemos visto los problemas típicos de las pinzas de freno, que acaban provocando que estas pierdan su movilidad o se deterioren. Para evitarlo, es recomendable procurarle un mantenimiento oportuno y seguir algunos consejos de uso para que funcionen de la mejor manera posible durante largo tiempo:

  • i Revisar que se encuentren limpias y lubricarlas si fuera necesario. Esto permite su movimiento sin problemas y disminuye las posibilidades de que se queden bloqueadas.
  • i Cambiar el líquido de frenos cuando corresponda. Sus propiedades se van deteriorando con el paso del tiempo y esto deriva en otros problemas, como la corrosión.
    Cuidado y mantenimiento de las pinzas de freno
  • i Utilizar solo lubricantes adecuado para nuestro vehículo. Los productos de baja calidad pueden no proporcionar la protección adecuada e incluso dañar algunos componentes.
  • i Evitar la conducción agresiva. Frenar bruscamente de manera continuada provoca sobrecalentamiento y deterioro del sistema de frenos en general.
  • i Cambiar las pastillas de freno utilizando las herramientas adecuadas. Por ejemplo, las incluidas en un juego de reparación pinzas de freno.
  • i Pintura de las pinzas de freno. Aparte de por motivos estéticos, se pueden pintar las pinzas utilizando un spray para pinzas de freno, que les proporcionan una protección especial contra el sobrecalentamiento y el deterioro. Sin embargo, antes es recomendable saber bien cómo pintar pinzas de freno.

Conociendo y aplicando estos consejos de cuidado y mantenimiento nos aseguramos de un funcionamiento perfecto y sin averías durante más tiempo. Si ya tenemos problemas, como una pinza pegada, nos estaremos preguntando cómo desbloquear la pinza de freno.

Casi siempre, para reparar la avería de la pinza de freno atascada o agarrotada se cambia directamente el componente. Si queremos repararla, existen kits de reparación que incluyen los componentes necesarios y manuales para cambiar las pinzas de freno por su cuenta que le serán de ayuda.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *