Impuesto de circulación: cómo calcular y pagar y ahorrar

Impuesto de circulación: cómo calcular y pagar y ahorrar

El impuesto de circulación, también denominado Impuesto sobre Vehículos de Tracción mecánica, es una tasa de pago obligatorio para los conductores con un vehículo matriculado. Se cobra este impuesto anualmente mientras utilicemos el vehículo.

Este es un impuesto cuya cuantía varía entre las distintas localidades, como veremos más adelante. De hecho, la diferencia entre unas y otras puede ser muy importante, razón por la que algunos conductores deciden “empadronar” sus vehículos en determinadas localidades para pagar menos.

Aparte de esto, existen otros motivos para pagar menos en el impuesto de circulación. En este artículo, presentamos información útil sobre todo lo relacionado con este impuesto: cómo pagar el impuesto de circulación, dónde hacerlo, etcétera. ¡Veamos todos los detalles rápidamente!

¿Que es el impuesto de circulación?

Primero, para evitar confusiones, es necesario distinguir entre el impuesto de matriculación y el de circulación. Si adquirimos un coche nuevo, es necesario hacer frente al pago de estos dos impuesto. La diferencia es que el impuesto de circulación se paga anualmente mientras el vehículo esté dado de alta.

Al contrario, el impuesto de matriculación se paga una vez cuando se solicita la matrícula nueva para el vehículo. Pero, ¿cuándo se paga el impuesto de circulación en 2021? El pago se hace durante el último trimestre y es válido desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del siguiente año.

Ya sabemos que es un impuesto obligatorio para que el titular de un vehículo pueda utilizarlo legalmente, sea este una persona física o jurídica. La información sobre la titularidad del vehículo, y por lo tanto, la persona que debe hacer ese pago se encuentra en el permiso de circulación del mismo

En caso de comprar un vehículo usado, la persona que lo vende debe proporcionar un recibo del pago de este impuesto. Una vez se confirme el cambio en la titularidad del mismo, el nuevo propietario continuará haciendo frente a este impuesto a partir del año siguiente.

Son los ayuntamientos de cada localidad los encargados de la recaudación del impuesto de circulación. Ya hemos comentado que la cuantía del pago puede variar según la ciudad o localidad, por ejemplo, si echamos un vistazo a las cifras, encontramos grandes diferencias entre unas y otras.

Por ejemplo, en Melilla se pagan 17,04 € por tener un automóvil de 11 CV. Sin embargo, en San Sebastian, el mismo vehículo paga 85,78 €. Igualmente, en Melilla por una motocicleta de 600 cc se pagan 15,15 €. En Vitoria, por esa misma moto se pagarían 81,35€.

La diferencia es muy grande, por eso se habla de la existencia de estos paraísos fiscales automovilísticos, como Ceuta, Zamora y Santa Cruz de Tenerife. Por el contrario, el País Vasco es la comunidad más cara, mientras que Barcelona y Madrid se encuentran en la media.

Los coches eléctricos no están exentos del pago de este impuesto, sin embargo, este tipo de vehículos, sean completamente eléctricos o híbridos, cuentan con descuentos en este pago en muchas ciudades españolas. Es cierto que hay algunos vehículos exentos de pagarlo, veamos cuáles son.

Vehículos exentos de pagar el impuesto de circulación

Por sus características y por su utilización, existen determinados tipos de vehículos que no deben pagar este impuesto. Aparte, conviene recordar que se utiliza la unidad de medida caballo de valor fiscal (CVF) para medir la potencia fiscal del coche, que también puede suponer su exención de este pago:

  • i El transporte público de pasajeros. Por ejemplo, los vehículos de más de 9 plazas, como los autobuses urbanos o tranvías.
  • i Los vehículos históricos, como coches de coleccionista.
  • i Vehículos agrícolas. Incluyendo tractores, remolques, cosechadoras y otros vehículos especiales para este fin.
  • i Coches para autoescuelas, taxis servicios de alquiler.
  • i Vehículos de uso industrial, científicos, que cuenten con la correspondiente homologación de la Administración Tributaria.
  • i Vehículos especiales para personas con movilidad reducida. Se incluyen tanto los especiales como los adaptados para este uso.
  • i Ambulancias y otros vehículos de auxilio y vigilancia.
  • i Coches oficiales, sean de uso militar o los de los cuerpos de Seguridad del Estado.
  • i Automóviles con matricula diplomática.

Todos los demás vehículos deben pagar el impuesto. Aparte de esto, cuanto más contamine, más pagaremos. También se establecen unos tramos de emisiones útiles para calcular el impuesto de circulación, que pueden suponer hasta un recargo del 14,75% si el coche emite más de 200 gr/km CO₂.

Calcular impuesto de circulación

En caso de que, como el común de los conductores, no se encuentre exento del pago, entonces se estará preguntando dónde se paga el impuesto de circulación. Existen varias opciones, que veremos a continuación.

¿Cómo pagar el impuesto de circulación?

A nadie le gusta descubrir directamente las consecuencias de qué pasa si no pago el impuesto de circulación. El impago supone recargos que se irán acumulando progresivamente. Si la cuantía supera los 500€, entonces el ayuntamiento en cuestión puede incluso embargar el vehículo u otros bienes.

Además, el coche no se puede vender si no se ha pagado antes, pues es necesario el correspondiente justificante para realizar el cambio de titularidad. Para no llegar a estos extremos, conviene saber cómo y dónde pagar el impuesto de circulación, que puede incluso hacerse vía telemática.

El pago de esta tasa para un vehículo se realiza en el municipio correspondiente donde se encuentra empadronado el titular.

 Tenemos varias posibilidades para hacer frente al mismo: 
  • i Personalmente. Se puede acudir a las correspondientes oficinas del municipio.
    Сómo pagar el impuesto de circulación
  • i Domiciliación bancaria. Proporcionando la cuenta bancaria del titular, el pago se realizará automáticamente de esa cuenta.
  • i Por internet. Es posible vía telemática, pero, ¿cómo pagar el impuesto de circulación por Internet? Para hacerlo así, es necesario tener una firma digital y realizar el pago a través de la correspondiente oficina en línea, en la sección dedicada a los impuestos.
  • i En el banco. Puede realizarse el pago en las cajas o bancos locales, la información viene detallada en el recibo.

Hecho el pago, puede que nos interese asegurarnos de que el trámite se ha realizado correctamente. Entonces surge la pregunta: ¿cómo saber si se ha pagado el impuesto de circulación correctamente? También puede ser que queramos saber si el vendedor de un coche que nos interesa lo ha pagado.

Para hacer esto, se solicita un informe oficial a la DGT. El informe DGT de un vehículo, básico o completo, permite conocer el historial de un determinado automóvil, el mantenimiento, la titularidad, datos técnicos e historial de ese vehículo. Se necesita solo la matrícula del coche o moto en cuestión.

La solicitud de este informe se puede realizar rellenando un formulario en línea y enviándolo DGT. Hay que pagar unas tasas por este informe. Así, nos aseguramos de que nos engañen, si el propietario no pagó el impuesto, aparte de asegurarnos de que el vehículo está bien y cumple con lo ofrecido.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *