Cómo aparcar a la derecha: en batería, en línea y en oblicuo

Cómo aparcar a la derecha: en batería, en línea y en oblicuo

Aunque la maniobra del aparcamiento en línea, y para muchos también la de batería, se puede convertir en toda una pesadilla, es de vital importancia saber aparcar en línea, en batería y en oblicuo. Es cierto que recién obtenido el carné de conducir casi nadie aparca del todo bien, por ello hemos querido ofrecerle unos sencillos consejos para hacerlo bien y con tranquilidad.

Piense que cada vez que coja el coche va a tener que hacerlo, y la única forma de perder el miedo es con práctica y mucha paciencia, así no será tan complicado. En primer lugar, debe ser consciente del tamaño de su coche y saber calcular si cabe o no en el hueco donde desea aparcar. Después, recuerde lo aprendido en la autoescuela y preste atención a las siguientes pautas.

Diferentes tipos de aparcamiento

Antes de nada, le recordamos que existen varias formas de aparcar un automóvil. Además, según la calle en la que quiera estacionar su vehículo, deberá hacerlo de un modo u otro.

 Estos son los tres tipos: 

  • i Aparcamiento en línea o en cordón. Es el que suele presentar más dificultades, en especial entre los conductores noveles o cuando no se utiliza el coche a menudo.
  • i Aparcar en batería o en paralelo. Puede parecer el más sencillo, pero la falta de espacio para maniobrar puede complicar este tipo de aparcamiento.
  • i Estacionamiento en oblicuo. Es una modalidad del anterior, solo que resulta más sencillo siempre que metamos el coche de cara.

Aparcamiento en línea en el lado derecho

Aparcamiento en línea en el lado derecho

Aparcar en línea requiere de unos sencillos pasos, tanto si va a aparcar en línea en el lado izquierdo como en el derecho. Siempre se nos da mejor hacerlo a uno de los dos lados, pero independientemente del que escoja, le recomendamos que detenga el coche por completo antes de cada maniobra.

Tenga en cuenta que aparcar de una vez requiere práctica, así que en caso de que se equivoque, a veces resulta más sencillo salir por completo del hueco y volver a empezar. Así que en el mismo momento que vea un hueco a su derecha, indique con el intermitente que va a aparcar para avisar al resto de conductores.

 Compruebe que el coche quepa en el hueco libre y, si es así, prepárese para seguir los siguientes pasos: 
  1. Señalice la maniobra con bastante antelación siempre que sea posible.
  2. Coloque el vehículo paralelo al coche que va a utilizar como referencia que, por regla general, suele ser el de delante respecto al sitio donde vaya a aparcar.
  3. A continuación, comience la marcha atrás en línea recta hasta que los asientos traseros de su coche estén alineados con la parte trasera del vehículo aparcado delante.
  4. Entonces, es el momento de girar el volante hacia la dirección en que quiera aparcar el vehículo. Continúe la marcha atrás hasta que en su espejo retrovisor exterior derecho pueda ver el faro delantero interior del coche aparcado detrás.
  5. Es el momento de girar todo el volante en dirección contraria y seguir marcha atrás. En caso de tener poco espacio para maniobrar, si el coche choca con el bordillo o comprueba que no está quedando bien posicionado, rectifique la posición y repita la maniobra.
  6. Por último, centre el coche en el hueco y coloque el freno de mano.

Aparcamiento en batería

Aparcamiento en batería

Aparcar en batería o en paralelo puede hacerse en ángulo recto con la dirección de la calle o con un poco en ángulo. En ángulo recto no suele ser muy normal, no obstante es el más usado en casi todos los aparcamientos al aire libre o subterráneos.

En este caso, para aparcar en batería en ángulo recto lo mejor es aparcar marcha atrás con la parte trasera hacia la acera o pared. Esto permite que haya más visibilidad en la maniobra y que, al salir de nuevo, sea mucho más fácil.

Si tiene que aparcar en paralelo, puede hacerlo de frente hasta introducir el vehículo entre las líneas de estacionamiento, si las hay, o marcha atrás.

 En el segundo caso puede ser algo más complicado, no obstante con estos trucos le resultará mucho más fácil: 
  1. Señalice siempre, en primer lugar, sus intenciones de estacionar.
  2. Utilice como referencia el coche aparcado al lado de donde vaya a estacionar usted. Coloque su vehículo perpendicular a él y a una distancia aproximada de medio metro.
  3. Comience la marcha atrás girando todo el volante en dirección al hueco donde quiera aparcar su vehículo.
  4. Fíjese en el retrovisor interior mientras maniobra para asegurarse de que no roza el vehículo aparcado ni se topa con una columna del garaje.
  5. Cuando esté seguro de que no va a rozar con nada, y siempre que la rueda trasera de su vehículo sobrepase el faro del vehículo estacionado, siga la marcha atrás.
  6. Continúe la marcha atrás con el volante girado, utilizando en esta ocasión el espejo retrovisor exterior.
  7. Después, compruebe que el retrovisor izquierdo no se haya quedado demasiado cerca de lo que tenga a mano izquierda. De lo contrario, vaya hacia delante, enderece el coche y, cuando esté centrado en el hueco, vaya recto hacia atrás.
  8. Para concluir, recuerde inmovilizar el vehículo con el freno de mano.

Aparcar en oblicuo

Aparcar en oblicuo
 Como hemos explicado antes, para estacionar el vehículo de este modo se suele hacer de frente, sin embargo, también hay algunos trucos que puede seguir para maniobrar durante este aparcamiento: 
  1. Señalice con tiempo sus intenciones de realizar un aparcamiento en batería oblicua y reduzca la marcha.
  2. Gire el volante hacia el lado contrario al estacionamiento para abrirse un poco.
  3. Introduzca su vehículo en el hueco donde quiera aparcar y asegúrese de no rozar ninguno de los coches que estén aparcados al lado. Utilice los retrovisores y rectifique con la marcha atrás si fuese necesario.
  4. Y por último, no olvide inmovilizar el coche con el freno de mano una vez aparcado.

En la actualidad, con los avances tecnológicos y los sistemas de aparcamiento autónomo, ya no se necesitan estos trucos para aparcar en semibatería, batería o de cualquier manera. De todos modos, es bueno perder el miedo a esta maniobra que, además, es una de las más temidas por la mayoría de los conductores.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *