Qué es el control de crucero: se puede instalar

Qué es el control de crucero: se puede instalar

Sin lugar a dudas, todos preferimos conducir de la forma más cómoda y relajada posible, algo que la industria del automóvil nos pone cada vez más fácil. Uno de los grandes inventos dentro de este sector es el control de crucero, que consiste en un sistema de seguridad encargado de automatizar y mantener una velocidad constante prefijada por el conductor.

Ahora que sabes qué es control de crucero, te interesará conocer que esta tecnología fue desarrollada a finales de los años 50, desde el Chrysler Imperial, el primer coche comercial que incorporaba este sistema. Sin embargo, no fue hasta los años 80 cuando su implementación se popularizó, al menos, entre los fabricantes alemanes.

Y así hasta la actualidad, donde el control de crucero está presente en todos los automóviles y son cada vez más innovadores.

Cómo funciona el control de crucero

Con este sencillo sistema, el conductor solo tiene que prefijar una velocidad y activar después el control de crucero a través de los mandos que encontrará en el volante. Enseguida detectará la velocidad y la mantendrá constante, acelerando o desacelerando para mantener la velocidad programada.

Esta tecnología funciona a través del regulador PID (proporcional integral diferencial), de manera que el coche compara la velocidad actual con la deseada proporcionándole al motor la potencia necesaria. El término P se encarga de acelerar la velocidad cuando la diferencia es grande, el término D se encarga de estabilizar la velocidad cuando se aproxima al objetivo programado, y el término I mantiene la potencia necesaria para que la velocidad sea la que deseamos.

Cómo funciona el control de crucero

Del mismo modo que el control de crucero con función de frenado es muy fácil de activar, desactivarlo también lo es. Para ello, solo se debe accionar el pedal del freno o el del embrague suavemente para que el control de crucero deje de funcionar, pues el sistema comprende que si se pisa el freno es por una necesidad. En cambio, si pisamos el acelerador no se desactiva, ya que puede ser para efectuar un adelantamiento o una situación similar. Cuando deje de acelerar, el sistema volverá a la velocidad programada.

Ventajas e inconvenientes del control de crucero

Ventajas del control de crucero

El control de crucero con limitador de velocidad tiene muchas ventajas, como por ejemplo, permite una mayor comodidad en la conducción, algo que se agradece en los viajes largos. También nos permite relajarnos a la hora de conducir y aumentar nuestra concentración pues, al estar la velocidad controlada por el propio coche, nos podemos concentrar en otros elementos que afectan sobre la conducción.

Además, será un gran aliado para evitar multas por exceso de velocidad. Tenga en cuenta que, al llevar siempre una velocidad constante, podrá estar tranquilo cuando pase al lado de un radar y sepa que no está superando el límite establecido.

No obstante, también existen una serie de inconvenientes que debe conocer. De hecho, esa relajación proporcionada por el control de crucero podría jugar en nuestra contra, ya que puede hacer que nos adormilemos y esto terminará siendo peligroso. Por eso, le recomendamos dormir las horas necesarias antes de conducir y hacer descansos cada dos horas de viaje.

Pero eso no es todo, automatizar la velocidad aumentará el gasto de combustible comparado a cuando somos nosotros los que regulamos la velocidad. Esto es debido a que el sistema de control de crucero con función de frenado siempre va a querer llegar a la velocidad deseada, de manera que acelerará todo lo posible para lograrlo.

Otro inconveniente es que, para que el control de crucero sea efectivo, se debe usar en carreteras, autopistas y autovías con curvas abiertas y poco tráfico. En esas circunstancias, podremos permitirnos relajarnos un poco y conducir de una forma más cómoda. Sin embargo, en situaciones de mucha afluencia de coches se desaconseja por completo el uso de este sistema.

Lo bueno de todo esto es que, con el avance tecnológico, han ido surgiendo nuevas variaciones del control de crucero para facilitarnos todavía más la conducción.

 Estas son algunas de ellas: 
  • i Por un lado está el limitador de velocidad, un sistema que no mantiene la velocidad, sino que evita que el conductor supere la prefijada. Así que por mucho que pisemos el acelerador, si ya vamos a la velocidad límite, el coche no acelerará. Solo se desactiva si se pisa el acelerador a fondo, pues el sistema entiende que es por necesidad. A diferencia del control crucero, este sistema se puede usar en carreteras con bastante tráfico, ya que la velocidad la sigue controlando el conductor.
  • i En los coches automáticos más modernos, además del control de crucero con limitador de velocidad, podemos encontrar el control de crucero adaptativo o ACC (Adaptative Cruise Control). Este sistema está compuesto por sensores o radares de proximidad, los cuales detectan si hay otro vehículo delante y a qué velocidad circula. Con toda esta información, el control de crucero adaptativo toma el control del freno manteniendo la distancia de seguridad, algo muy útil en retenciones y atascos.
  • i Por último, tenemos el control de velocidad de conducción semiautónoma. Este sistema consiste en mantener una velocidad constante y nos mantiene además en nuestro carril evitando cambios involuntarios. También nos permite seguir al vehículo de delante y, a veces, incluso hacer maniobras automáticas como, por ejemplo, adelantamientos.

Control de crucero adaptativo: qué es y cómo funciona

Cómo hemos indicado anteriormente, las continuas innovaciones en el sector automovilístico no dejan de sorprendernos. Unas veces con sistemas de nueva creación, y otras con evoluciones sorprendentes de las que ya se conocen. Esto último es lo que ha ocurrido con el control de crucero adaptativo, una mejora considerable e inteligente del control de crucero.

Debemos considerar que uno de los grandes peligros a los que nos exponemos los conductores a la hora de hacer un viaje largo es que la conducción se vuelve rutinaria y esto hace más pesado el trayecto. Para evitarlo, el sistema ACC o Control de Crucero Adaptativo está ideado para que conducir en esas condiciones resulte más seguro y relajante.

Ya hemos hecho una introducción de su funcionamiento, que es muy similar al control de crucero: también regula la velocidad a la que deseamos ir de forma automática, pero la novedad es que ahora detecta el vehículo que nos precede, frenando el coche para mantener la distancia de seguridad.

Control de crucero adaptativo: qué es y cómo funciona

El control de crucero adaptativo frena de forma automática hasta que el carril queda libre, entonces, regresa a la velocidad programada. Este sistema le avisa con señales acústicas y visuales, además se desconecta de forma manual pulsando el botón OFF, cuando se pisa el freno o si se conduce a una velocidad baja.

Es importante señalar también que este sistema no frena por sí mismo en caso de emergencia, solo mantiene la distancia de seguridad respecto al coche que nos precede. Tampoco se activa a velocidades bajas ni nos avisa de vehículos que van a velocidades inferiores a 20 km/h, están aparcados o detenidos.

Es evidente que instalar control de crucero en todos los vehículos sería una fórmula infalible para reducir los accidentes, de hecho, estamos seguros de que ocurrirá en poco tiempo. Por último, si quiere saber cómo instalar control de velocidad crucero en su vehículo, le aconsejamos que consulte con su taller de confianza.

    Comentarios - 1

  • @j. m.06.03.2022
    Miembro

    Que coste tiene montado

    Responder

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *