Motor diésel: características, problemas, mejores modelos

Motor diésel: características, problemas, mejores modelos

El motor diésel es un invento de Rudolf Diesel, quien lo creó en el año 1893, aunque su fabricación en serie no se inició hasta el año 1936. Con el paso de los años, su desarrollo y mejora ha supuesto la implementación de nuevas tecnologías que, fabricantes como Bosch, han ido aportando.

Las ventajas de los motores diésel son varias. Por ejemplo, una de las más importantes es que hacen un uso más eficiente del combustible que los motores de gasolina o que son motores considerados mejores para instalarlos en vehículos grandes (SUVs, todoterreno o vehículos pesados).

Aunque actualmente se prevé su desaparición progresiva del mercado, la realidad es que todavía se venden muchos coches con motores diésel, 1 de cada 4 en España. ¡Vamos a adentrarnos en todos los secretos de este tipo de motores que han marcado una época en la historia del automóvil!

Breve historia del motor diésel

Desde su creación en 1983, las mejoras tecnológicas que se fueron introduciendo sirvieron para ir mejorando estos motores. Por ejemplo, la bomba de inyección del fabricante Bosch en 1927, permitió fabricar motores de combustión que consumían menos y utilizaban un combustible más económico.

Más adelante, en el año 1960, la aparición de la bomba de distribución compacta, también del fabricante alemán Bosch, propició el desarrollo de vehículos más pequeños alimentados por combustible diésel.

El año 1975 se instaló un motor diésel compacto en el Golf GTD de Volkswagen, que incluía turbocompresor y una bomba de inyección distribuidora. Por supuesto, a esto le siguieron los demás principales fabricantes de automóviles europeos.

Ya en los años 80, con la llegada de los componentes electrónicos, se introdujeron las bombas con control electrónico y se empezaron a montar los primeros motores TDI. En el año 1987, Fiat introdujo el Fiat Croma, el primero con un motor diésel de inyección directa.

 Finalizando los años 90, otras 3 tecnologías vendrían a dar impulso al motor diésel: 
  1. 1996: la bomba de distribución radial del pistón.
  2. 1997: el sistema Common Rail, creado por Fiat y perfeccionado en años sucesivos por Bosch.
  3. 1998: la tecnología del inyector.

A esto le han seguido otras mejoras, con las nuevas versiones del sistema Common Rail desarrolladas por Bosch, propietaria de esta tecnología. Así, se consiguieron importantes mejoras en el rendimiento de los motores diésel.

Sin embargo, las predicciones para el futuro de estos motores no son nada buenas. Debido a las nuevas normativas de emisiones, se prevé el fin de los motores diésel. Noruega ya ha puesto fecha a su prohibición para el año 2025 y el Reino Unido para el 2030.

Funcionamiento del motor diésel

Funcionamiento del motor diésel

El motor diésel no lleva una bujía que genere la chispa de encendido. Estos motores son capaces de producir su propia ignición. El ciclo de encendido se produce por compresión. Así, el motor diésel está considerado un motor térmico de combustión interna, capaz de transformar el calor en movimiento.

 Estas son las fases de funcionamiento de un motor diésel: 
  1. Admisión. Durante este tiempo, entra el aire por la válvula de admisión mientras el pistón se mueve hacia abajo hasta alcanzar el punto muerto inferior. La cantidad de aire admitida es el total, independientemente de la condición de carga. Se utilizan intercooler o radiadores de aire para procurar una entrada máxima de aire.
  2. Compresión. La admisión permanece abierta hasta que el pistón alcanza ese punto muerto. A continuación, se inicia el movimiento hacia arriba, comprimiendo el aire dentro del cilindro con una relación de 18:1 aproximadamente, de manera que sube la temperatura significativamente.
  3. Combustión. Antes de alcanzar el punto muerto superior, se pulveriza combustible en la cámara, que se prende cuando entra en contacto con el aire caliente en el interior de la cámara, o precámara de combustión. Esta detonación provoca la expansión del aire dentro de la cámara e impulsa los pistones. El movimiento rectilíneo que se genera es transmitido del pistón al cigüeñal, transformándose en movimiento de rotación.
  4. Escape. La propia presión generada por el aumento de temperatura impulsa el pistón fuertemente en dirección hacia abajo. Parte de esta energía servirá para que vuelva al punto muerto superior, de manera que se expulsan los gases quemados. La propia inercia hace que el ciclo se inicie de nuevo.

El gasoil siempre ha sido más económico y tiene un rendimiento por litro más eficiente que la gasolina. Además, estos motores son más duraderos al funcionar a menos revoluciones. Como inconvenientes, los coches diésel son más caros y también tienen unos costes de mantenimiento superiores.

Mejores modelos de motores diésel

Por su dinámica, buen rendimiento, durabilidad y fiabilidad, siempre existen motores que destacan sobre el resto. Sería difícil decir cuál es el mejor motor diésel, pero estos son algunos de los mejores motores diésel de la historia:

  • i The Cummins B-Series. Se trata de motores de cuatro tiempos y seis cilindros en línea. Disponen de un sistema de inyección Common Rail electrónico y, tanto su bloque como su culata, están fabricados de hierro de fundición. Rinde 325 CV.
  • i International DT466. Es un motor 4 tiempos y 6 cilindros en línea muy utilizado en camiones. Tiene una gran durabilidad y una gran relación potencia-par. Desarrolla entre 170 y 350 CV.
  • i Mack E-7. Un motor turbo de 4 tiempos y 5 cilindros en línea capaz de entregar hasta 454 CV de potencia. Utilizados también en camiones, destacan por su estupenda fiabilidad.
  • i Wartsila-Sulzer RTA96-C. Este es un motor diésel que tiene el honor de ser el motor de combustión más grande de todo el mundo. Con hasta 14 cilindros, se utiliza en barcos petroleros y cargueros de gran tamaño.
  • i Caterpillar 3406E. Se utilizó ampliamente en los camiones fabricados durante las décadas de 1990-2000.
  • i GM 6.6L Duramax. Fabricado por General Motors, este motor diésel V8 se diseñó para ser utilizado en pick-ups, destaca por su par motor, por su eficiencia en el uso del combustible y por su durabilidad.
  • i International 7.3L Power Stroke. Un motor V8 desarrollado por Navistar International Corporation, fabricados para la marca Ford que estuvo en el mercado hasta el año 2002.
  • i MTU 16V-4000. Un potente motor diésel de 8, 12, 16 y 20 válvulas ideado para locomotoras y aplicaciones industriales.
  • i XUD de PSA Peugeot-Citroën. Una familia de motores diésel de hasta 200 CV utilizados en coches Citroën y Peugeot durante las décadas de los años 80-90.
  • i Mercedes Benz OM 602. Este es el motor instalado en casi todos los modelos de la Clase E fabricados durante los años 80-90. Tiene 5 cilindros en línea y se encontraba disponible en versiones de 90-129 CV. Está considerado el motor diésel más fiable.

Averías típicas de los motores diésel

A continuación, encontramos algunos de los problemas típicos a las que, por desgracia, se tienen que enfrentar en ocasiones los propietarios de un coche diésel:

  • ! Sale humo negro del tubo de escape. Esto ocurre al acelerar y se debe a una proporción de mezcla incorrecta de aire-combustible. Para la pérdida de potencia y el y el humo negro en un motor diésel se debe inspeccionar el sistema y sustituir el inyector o el filtro de aire por uno nuevo.
    Sale humo negro del tubo de escape
  • ! Averías causadas por la calidad del combustible. Las consecuencias de utilizar un combustible inapropiado para nuestro modelo de coche diésel son muchas. Esto está relacionado con el porcentaje de biodiésel que contenga el combustible, pues muchos motores no han sido diseñados para trabajar con combustibles con un mínimo del 3% de biodiésel, como los actuales. Esto supone una diferencia en cuanto a la lubricación de distintos sistemas. De esto se derivan muchas averías, como el deterioro de los inyectores, del inyector-bomba, de la bomba inyectora rotativa o de las bombas de alta presión.
  • ! Sale humo blanco del tubo de escape. El humo blanco en un motor diésel nos indica que hay vapor de gasóleo, porque la bomba de inyección está fuera de punto y la inyección del combustible se produce demasiado pronto o demasiado tarde. Por eso, el combustible arde solo parcialmente y el resto se evapora, en lugar de quemarse totalmente por compresión en el interior del cilindro. En coches sin bomba de inyección, esto puede deberse al mal estado de un precalentador.
  • ! Dificultad para arrancar el coche. Esto es debido a una baja compresión o a problemas con el suministro del combustible. Se debe revisar el vehículo en un taller mecánico para que lo revisen y encuentren el origen de la avería.
  • ! Averías de los sistemas anticontaminación. Con las normativas sobre emisiones, la mecánica de estos sistemas se ha hecho más compleja y, por lo tanto, se producen más averías. Por ejemplo, la válvula EGR puede acumular las impurezas de los gases de escape llegando a obstruirse. También otros componentes sufren este problema, el colector de admisión, los conductos de la culata…
    Averías de los sistemas anticontaminación
  • ! Averías del sistema AdBlue. Este sistema cuenta con varios elementos susceptibles de averiarse. El sistema de gestión encargado de inyectar el aditivo de urea es complejo y depende de una proporción muy exacta para que se produzca la reacción química adecuadamente. Por ejemplo, el inyector, aforador del aditivo y el catalizador tienden a fallar.

Por la mayor complejidad de algunos sistemas, los coches con motores diésel suelen sufrir más averías. Conociendo estos fallos típicos, siempre recomendamos que, al mínimo indicio de que algo no funciona como debe, nos dirijamos a nuestro taller de confianza para solucionarlo de inmediato.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *