Cómo reducir el desgaste de los neumáticos

Cómo reducir el desgaste de los neumáticos

La vida útil de los neumáticos depende tanto de sus características técnicas como de las condiciones en las que se usen. Mientras que el propietario del coche no puede modificar las características técnicas, establecidas por el fabricante, sí que puede evitar el desgaste prematuro de los neumáticos cambiando las condiciones en las que son usados. En este artículo le hablaremos de las medidas que debería tomar.

Por qué los neumáticos se desgasta prematuramente

  1. La alta velocidad de conducción. Superar la velocidad índicada por el fabricante de neumáticos provoca el sobrecalentamiento y a veces pérdida total de la presión. Cuando supera un obstáculo a alta velocidad, la fuerza ejercida es mucho mayor que la que habría conduciendo con tranquilidad. Esto aumenta de forma significativa el riesgo de rotura de las cuerdas del patrón, llavando al desequilibrado de la rueda y a daños en los elementos de la suspensión. Superar los índices de carga permitidos tiene consecuencias similares.
  2. Estilo de conducción agresivo. El arranque abrupto y las frenadas desgastan mucho el dibujo. Al girar a altas velocidades la parte exterior del neumático se desgasta más. Durante un frenado de emergencia con las ruedas bloqueadas el área de contacto del pavimento puede desgastar.
  3. Presión del neumático poco apropiada. Estadísticamente, los neumáticos con presión por debajo de la recomendada en un 40% se desgastan un 60% más rápido. Son víctimas más habituales del sobrecalentamiento, lo que reduce la eficiencia de la frenada y su resistencia al desgaste. Además, se vuelven más blandos, lo que deriva en un consumo aumentado de fuel y tiene un impacto negativo en el manejo del vehículo. En este caso, los laterales del dibujo están más expuestos al desgaste. Las presiones demasiado altas derivan en un área de contacto reducida y aumenta la distancia de frenada. En este caso el dibujo central se desgasta.
  4. La no coincidencia con las condiciones climáticas en las que se usa el vehículo. Los neumáticos de invierno se producen de materiales blandos y son objeto de abrasión significativa. Los neumáticos de verano pierden elasticidad a bajas temperaturas lo que aumenta el riesgo de rotura del neumático en caso de pinchazo.
  5. Desequilibrado de las ruedas. Cuando hay una rotación desigual el neumático puede haber zonas desgastadas separadas por toda la superficie del dibujo.
  6. Ruedas mal alineadas. Reduce la vida útil entre un 15 y 30%. Se puede detectar por el desgaste por una lado del neumático.

7 SENCILLOS PASOS

  1. Comprueba la presión de los neumáticos semanalmente.
    Encontrarás la presión correcta para los neumáticos de tu coche indicada en sus flancos o bien en el manual del usuario.
  2. Mantén las ruedas en una alineación adecuada 
    Una alineación incorrecta de las ruedas puede dar lugar a ruidos inusuales en los neumáticos, una maniobrabilidad inadecuada, una respuesta más lenta de la dirección, tirones del coche hacia un lado y a un desgaste desigual de los neumáticos.
  3. Haz que tus ruedas sean equilibradas después de cada cambio de neumáticos o cada 15.000 km recorridos.
    Las ruedas desequilibradas causan un desgaste prematuro de la banda de rodadura, además de daños a los componentes de la suspensión. Si percibes vibraciones inusuales durante la conducción, lleva tu coche a un mecánico.
  4. Aumenta la presión de los neumáticos en caso de que no vayas a utilizar el coche durante mucho tiempo.
    Si tu coche no va a ser utilizado durante un largo periodo de tiempo, infla los neumáticos a la presión máxima permitida para así evitar puntos planos en la superficie de la banda de rodadura.
  5. Evita la conducción agresiva.
    Acelerar y frenar con suavidad y mantener una velocidad constante ayudarán a evitar el desgaste prematuro de los neumáticos.
  6. Utiliza neumáticos que sean adecuados para la temporada.
    Los neumáticos de invierno funcionan mejor a temperaturas por debajo de 7°C y los neumáticos de verano por su parte, a temperaturas superiores a 7°C. Cambia a los neumáticos de invierno cuando la temperatura haya alcanzado de manera constante 7°C o menos. Cuando la temperatura media diaria supere los 7°C, vuelve a utilizar neumáticos de verano.

Quizá te interese: El ranking con los mejores neumáticos

  1. Almacena los neumáticos de adecuadamente entre temporadas.
    Guarda tus neumáticos en un lugar fresco y seco. Mantenlos protegidos de la luz solar, la humedad y la suciedad. Apila los neumáticos que se encuentran montados en las llantas poniéndolos de lado o cuélgalos. Guarda los neumáticos desmontados en posición vertical

Te puede interesar: Cómo almacenar los neumáticos correctamente

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *