Cadena y correa de distribución: función, problemas y ventajas

Cadena y correa de distribución: función, problemas y ventajas

¿Ha llegado la hora de cambiar de vehículo? Pues debe saber que uno de los principales factores para decidirse por una marca u otra, que es también en lo que más se fijan la mayoría de los conductores, es si el coche en cuestión lleva cadena o correa de distribución.

Además, aunque la función de ambos componentes viene a ser la misma, es decir, coordinar el buen funcionamiento del movimiento del motor, la cuestión radica en si es mejor una correa o una cadena de distribución para su nuevo automóvil. Acompáñenos y le aclararemos todas las dudas al respecto.

Características de la cadena y la correa de distribución

Una correa o cadena de distribución funcionan de manera semejante a la cadena de una bicicleta. Por lo tanto, ambas permiten que el funcionamiento del motor del vehículo sea el adecuado y todo marche según lo previsto.

Sin embargo, a la hora de realizar el mantenimiento, una ofrece más ventajas con respecto a la otra, y lo mismo sucede con el ruido que hace cada una o el riesgo de rotura. Por esta razón, le mostramos las ventajas y desventajas de la cadena y de la correa de distribución:

 Ventajas 
  • + Correa de distribución: una de sus principales ventajas es que hace muy poco ruido porque está fabricada con goma. Además, su precio es mucho más reducido que el de una cadena de distribución, y esto es debido precisamente al material empleado. Por supuesto, es importante saber ¿cada cuánto se cambia la correa de distribución? Recordaremos esto más adelante.
  • + Cadena de distribución: no requiere de ningún mantenimiento, pues está pensada para que aguante toda la vida útil del motor del vehículo. Por ello, es bastante improbable que se rompa, pero si esto ocurre, es una de las averías más costosas que podrían ocurrir dentro del motor.
 Desventajas 
  • - Correa de distribución: debe cambiarse cuando lo indique el fabricante, y por lo general, no es un servicio demasiado barato. Esta recomendación proviene del riesgo de que la goma se rompa, pues ante el desgaste y el deterioro, terminará por romperse.
  • - Cadena de distribución: hace mucho más ruido que la correa de distribución debido a su material metálico. Además, como sucede con la cadena de una bicicleta, puede destensarse, pero por suerte esto no sucederá, por lo menos, hasta alcanzar los 250.000 kilómetros.

Cadena de distribución vs correa de distribución

La cadena de distribución es la elección más acertada, si tenemos en cuenta estas ventajas y desventajas. Y es que es bastante más complicado que tengamos que invertir en la reparación de una cadena que en el arreglo de una correa de distribución.

¿Para qué sirve la correa motor de un coche?

Para qué sirve la correa motor de un coche

La correa de distribución se encarga de sincronizar los cuatro tiempos del motor, que son: función de encendido, apertura, y cierre de las válvulas de escape y admisión. De este modo, transmite el movimiento desde el cigüeñal hasta el árbol de levas para que puedan abrirse y cerrarse tanto las válvulas de admisión como las de escape. Recuerde que para mantener muchos de estos componentes del motor en buen estado y evitar fugas, es imprescindible que la culata motor y la junta de culata estén en buen estado.

Otra de sus funciones consiste en poner en funcionamiento la bomba de agua, la de aceite y la inyectora si se trata de un motor con cadena diésel. Además, en el caso de los coches con cadena de distribución, no tendremos que prestarle demasiada atención gracias a su larga vida útil.

En cambio, las correas de distribución deben ser controladas y cambiadas según los plazos determinados por el fabricante.

 Incluso le recomendamos cambiarla de forma preventiva, pues cuando este componente se rompe se producen los siguientes daños irreversibles en el motor: 
  • ! Los pistones alcanzan a tocar las válvulas.
  • ! Se acaba torciendo el árbol de levas.
  • ! La parte superior de las bielas y de los pistones se dañan.

Cuándo debe cambiarse la correa de distribución de un coche

Cuándo debe cambiarse la correa de distribución de un coche

A pesar de las ventajas de la cadena de distribución, la correa dentada de distribución es el sistema de transmisión más utilizado actualmente. Pero, para ahorrar gastos, las cadenas se han ido sustituyendo por correas de distribución. Su duración es más limitada, pero son más silenciosas y ligeras.

Las correas tienen el interior de acero recubierto por neopreno y caucho sintético, materiales que permiten una gran flexibilidad y resistencia sin estirarse ni dar de si. No obstante, el caucho es perecedero, se va volviendo más rígido conforme pasa el tiempo hasta que se rompe.

Por este motivo, aunque cada fabricante recomienda su sustitución antes de ciertos kilómetros, por lo general, deben cambiarse entre los 60.000 y los 150.000 km o a los 5 años si no se alcanzan dichos kilómetros.

Si conduce en medio urbano debe cambiarlas antes de ese límite. Concretamente, tendrá que reducir la cifra un 20% como máximo, pues se frena y arranca muchas más veces que en carretera. Ahora que ya sabe lo que pasa cuando se rompe la correa de distribución, no deje de seguir estas recomendaciones.

¿Podemos revisar nosotros mismos la correa de distribución?

Podemos revisar nosotros mismos la correa de distribución

La respuesta es no, porque la correa de distribución se encuentra bastante oculta y no es posible inspeccionarla visualmente para garantizar que se encuentra en perfecto estado. De hecho, solo podemos verla cuando se va a realizar el cambio. Por ello, la única forma de evitar averías importantes es controlar el kilometraje y el plazo de tiempo señalado por el fabricante, como hemos indicado.

Sin embargo, existen algunos indicios que pueden señalar que la correa está en mal estado, por ejemplo, la correa auxiliar, que sí está a simple vista. Si se aprecia cierto desgaste en ella y no se encuentra en buen estado, nos estará indicando que la correa de distribución tampoco lo está.

La pérdida de tensión de la correa auxiliar suele manifestarse con una especie de silbido o chirrido en la zona del motor. Esto también puede indicar que algo no va bien. Por último, si la correa auxiliar está cuarteada, es otro indicativo de que ha llegado el momento de cambiar ambas correas.

Muchos conductores eligen la cadena de distribución porque no tiene mantenimiento y es más fiable. Como hemos visto, ambos sistemas ofrecen sus ventajas e inconvenientes. Por cierto, recuerde que se pueden solucionar problemas de rendimiento del motor con una oportuna descarbonización del motor.

Es cierto que la cadena de distribución es más segura y no requiere mantenimiento, es capaz de soportar un mayor esfuerzo y está más indicada para motores potentes y con un par elevado. En contraposición, es ruidosa y puede acabar presentando holguras.

En cambio, las correas son más ligeras y silenciosas, mucho más flexibles que las cadenas y ocupan menos espacio. También son más económicas, pero su coste de mantenimiento y su mayor riesgo de rotura son sus principales inconvenientes.

Por este motivo, en la actualidad se está empleando una correa distribución bañada en aceite. Gracias a este componente, se ha pasado de 120.000 km o 6 años para cambiar la correa dentada tradicional, hasta los 200.000 km o 10 años de uso.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *