Turbocompresor

Turbocompresor: tipos, diseño, cuidados

El turbocompresor es un sistema de sobrealimentación que va instalado en el motor del vehículo y que tiene como propósito mejorar el rendimiento del mismo. Actualmente, este componente viene incluido en la mayoría de los automóviles disponibles en el mercado.

Así, la inclusión de un turbo en el motor del vehículo se ha convertido en una manera sencilla de mejorar su potencia. Su funcionamiento, que veremos con detalle en la sección correspondiente, utiliza el principio de proporcionar más aire a los cilindros del motor, permitiendo una detonación mayor.

Este componente ha ido mejorando con el paso del tiempo desde su introducción en la década de 1980. Los últimos turbocompresores trabajan con gran precisión midiendo el combustible y el aire para mejorar la eficiencia y la potencia. Descubra todo lo que hay que saber sobre el turbocompresor coche.

¿Cómo funciona el turbo de un coche?

Turbocompresor como funciona

Básicamente, el principio de funcionamiento del turbocompresor es forzar la entrada de más aire al motor para mejorar su rendimiento. Los motores de combustión funcionan con aire y combustible y es la ignición de la mezcla de estos dos componentes lo que provoca la explosión para producir energía.

Además de energía, también se producen gases de escape en el proceso que se liberan a través del sistema de escape. Sin embargo, el turbocompresor reutiliza estos gases para funcionar. El turbo lleva un tubo con forma de caracol que canaliza los gases de escape a una turbina a gran velocidad.

Esta turbina, acciona un compresor que comprime el aire de admisión y propicia aspirar mucho más aire de lo que lo haría un motor sin este mecanismo, un motor atmosférico. El aire se comprime hasta una presión determinada, limitada por una válvula de descarga. 

A continuación, se introduce el aire comprimido en la cámara de combustión, Así, se puede utilizar una mayor concentración de combustible para la mezcla y su detonación en el cilindro. Lógicamente, una mayor explosión significa mayor potencia generada.

Históricamente, los primeros turbos eran unos dispositivos muy sencillos, en forma y funcionamiento. En contraste, la turbocompresor historia ha cambiado, pues los turbos modernos, mucho más complejos y eficientes, ejercen un control preciso sobre cómo circulan los gases a través de ellos.

Los turbocompresores están sometidos grandes presiones y altas temperaturas. Se utiliza un intercooler y un enfriador de aceite para que funcione sin estropearse. El intercooler del turbocompresor enfría el aire entrante y saliente del turbo; el enfriador de aceite garantiza que el lubricante no se sobrecaliente.

→ Es muy importante saber Cómo comprobar el estado de un turbocompresor.

Ventajas y desventajas del turbocompresor

Cómo funciona el turbo

Ya sabemos que el turbo es casi un estándar en los motores fabricados actualmente.

 Primero, vamos a citar los beneficios de la inclusión de un turbo en un vehículo: 
  • Aumenta el par motor. Este es la razón principal de utilizar un turbo coche: sirve para aumentar el rendimiento del motor, mayor potencia a menor cilindrada. Esto se hace especialmente notable cuando el motor funciona a bajas revoluciones. 
  • Ahorro de combustible. Los motores turbo gozan de una mejor recuperación de la energía, porque se aprovecha la velocidad de los gases salientes. Su inclusión también permite reducir el tamaño del motor y, consecuentemente, reducir su peso.
  • Mejor funcionamiento a cualquier altitud. En los motores atmosféricos se pierde potencia por la menor disponibilidad de oxígeno a las distintas altitudes. En contraste, los motores con turbo puede ajustar la entrada de aire al motor según se necesite.
  • Funcionamiento más silencioso del motor. El turbo sirve para reducir la cantidad de gases de escape que salen por el tubo, por lo que funcionan de manera más silenciosa que los coches que no tienen un turbocompresor incorporado.
 No son muchas y para algunos conductores no demasiado importantes, pero el turbocompresor también tiene sus desventajas: 
  • Fragilidad. Es necesario adoptar ciertas medidas para evitar que el turbo coche se estropee antes de lo debido. Puede consultar algunas de estas medidas efectivas en la sección siguiente.
  • Demora en la respuesta. El llamado “turbo lag” significa que la respuesta del turbo no es inmediata, tarda un poco en actuar desde que se pisa el acelerador y la potencia adicional se hace patente. Se ha minimizado el problema introduciendo ciertas innovaciones en su diseño, como las turbinas de geometría variable, el control electrónico del turbo.
  • Condiciona la respuesta de los motores a gasolina. Los motores turbo tienen una buena respuesta a bajas y medias RPM pero condicionan su empuje a altas RPM.

→ Amplíe sus conocimientos sobre este tema consultando: Prolongar la vida útil del turbocompresor.

Tipos de turbo

Aunque algunos fabricantes de automóviles, como Mercedes Benz o Ford, tienen sus propios diseños o implementaciones del turbocompresor coche, fuera de las innovaciones y desarrollos propios de cada fabricante, los tipos de turbo más comunes son:

  • De geometría fija: no llevan piezas móviles para llevar los gases de escape hasta el interior de la turbina. Su respuesta es la más lenta y son menos eficientes que los otros tipos de turbocompresor. Sus ventajas son que resultan económicos y fiables.
  • De geometría variable: estos sí llevan piezas móviles en la turbina, para un mejor aprovechamiento de los gases de escape. Sirven para mejorar el funcionamiento en todo el rango de revoluciones pero, sobre todo, a bajas revoluciones. Principalmente, se encuentra este turbocompresor en motor diésel.
  • Tipo Twin Scroll: este es el tipo de turbocompresor más avanzado. Canalizan el aire entrante a los cilindros por medio de unos conductos independientes. Así, se consigue un máximo aprovechamiento de los gases de escape cuando el motor funciona a bajas revoluciones, consiguiendo unas prestaciones parecidas a las de los motores biturbo.
  • Turbo eléctrico: funcionan con el mismo principio pero tienen un diseño distinto, porque carecen de una caracola de escape y llevan una caracola de entrada accionada por una zona eléctrica. Las ventajas son que eliminan el molesto retraso propio del turbo y combina las ventajas de un turbo normal y un compresor. 

→ ¿Está interesado en la mecánica del automóvil? Eche un vistazo a: Colector de escape.

Cuidados del turbocompresor para evitar averías

Coches turbocompresor

Cuidar del turbocompresor para procurarle una vida útil larga y sin complicaciones requiere adoptar ciertos hábitos a la hora de utilizar de nuestro vehículo.

 Simplemente hay que tenerlos en cuenta y pronto los realizaremos de manera automática: 
  • Cuidados adicionales. Aunque el componente no necesita un mantenimiento especial, es muy importante respetar los intervalos de sustitución del aceite del motor y utilizar solo los aceites lubricantes indicados por el fabricante. Se pueden tomar medidas para un funcionamiento sin problemas. Por ejemplo, para procurarle la correcta lubricación, se recomienda esperar un poco a que el aceite salga del cárter antes de emprender la marcha. Simplemente, arranque el motor del coche antes de realizar otras acciones, como ajustar los retrovisores o ponerse el cinturón. A bajas temperaturas, el aceite tarda más en lubricar el turbo, por ello, se recomienda esperar un poco más a ralentí. 
  • Apagar el motor. Esta es una de las medidas más importantes para el correcto cuidado del turbocompresor, antes de cerrar el contacto y apagar el motor, esperar algunos minutos para que se enfríe. Esto es especialmente importante después de viajes largos por autovías a velocidades de 120 km/h o después de subir un puerto, situaciones en las que el motor trabaja intensivamente.
  • Hábitos al volante. Cuando se conduce con un vehículo con turbo, se deben seguir tres recomendaciones importantes para evitar provocar daños a este componente. Por ejemplo, trate de circular dentro del rango de revoluciones ideales del motor, esto es, en las que el motor entrega su par máximo. Es también recomendable esperar a que el motor alcance su temperatura de funcionamiento óptima de 90º antes de superar las 2.000 RPM y no revolucionar el motor frecuentemente. En ningún caso se recomienda circular con el motor revolucionado continuamente.

→ No deje de aprender sobre mecánica automotriz leyendo un poco sobre el Enfriador de aceite.

[Total: 1   Promedio: 5/5]